Público
Público

La Gran Coalición de conservadores, liberales y socialistas aprueba el blindaje de los secretos empresariales

Con 503 votos a favor y sólo 131 en contra el Pleno de Estrasburgo da luz verde a la nueva Directiva de Secretos Comerciales, que según varias organizaciones y partidos políticos blinda a las corporaciones en lugar de a los confidentes o periodistas. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Imagen de archivo del Parlamento Europeo.-

MADRID.- Tal y como estaba previsto, el Europarlamento ha aprobado este jueves la nueva Directiva de Secretos Comerciales que blinda a las corporaciones, con el voto a favor de conservadores, socialdemócratas y liberales. Con 503 votos a favor y sólo 131 en contra, el Pleno de Estrasburgo ha dado luz verde a una iniciativa que apenas 24 horas llegó a tambalearse.

La división entre partidos en el grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) a causa de la presión social y mediática abrió la puerta al posible aplazamiento de la votación este miércoles. A última hora, tras una reunión de grupo, el eurodiputado del PSOE Ramón Jáuregui aseguró a Público que han decidido mantener la votación por "coherencia", porque en líneas generales están de acuerdo con el texto, que no consideran una amenaza para los whistleblowers o los periodistas que publiquen irregularidades o delitos de las empresas.

Los socialistas abogan por crear una nueva directiva para proteger a los filtradores, pero el texto aprobado este jueves ha sido tramitado sin ningún cambio, a pesar de la fuerte oposición contra la directiva en distintos países europeos. 

Los Verdes y la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) se han opuesto a la aprobación de esta norma, que presenta una vaga definición del "concepto secreto empresarial", algo que a su entender puede ser utilizado por las empresas contra los filtradores. 

Una campaña con 155.000 apoyos, ignorada

La directiva que blinda la opacidad que pueden generar las empresas sobre sus actividades llega tan solo una semana después de que la explosión del escándalo de los Papeles de Panamá, que fueron filtrados por un alertador anónimo.

Según diferentes organizaciones de la sociedad civil, que lanzaron una campaña contra la directiva que consiguió 155.00 apoyos de los ciudadanos europeos, los alertadores y periodistas se verán ahora aún más "ante la perspectiva de persecución legal corporativa, y el desgaste económico y personal que supondría, a pesar de que finalmente el juez decida fallar en su favor", manifiestan desde Xnet, una de las asociaciones promotoras de la campaña. 

"La actitud del PSOE y su grupo europeo ha sido especialmente hipócrita, votando a favor de la directiva, y negándose al aplazamiento del voto, mientras por otro lado condenan el caso de los Papeles de Panamá y descargan responsabilidad solicitando a la Comisión Europea medias de protección para los whistleblowers", destacan los activistas. 

Más noticias en Política y Sociedad