Público
Público

La "humilde" estrategia electoral de C's: Rivera no sale a ganar sino a ser llave de Gobierno

El equipo de Ciudadanos ya no sueña con dar el 'sorpasso' a PSOE ni PP, sino a repetir o mejorar levemente el resultado del 20-D, cuando obtuvieron 40 escaños.

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 8

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, durante el acto con militantes y simpatizantes en el que ha presentado a su formación como el partido del "cambio sensato frente a los extremismos" y ha llamado a la participación masiva el 26-J, tras el que promete un Gobierno de "cambios" y "acuerdos". EFE/Kai Försterling

MADRID.- Albert Rivera ya no cuenta con ser presidente. Al menos, así se desprende de sus últimas intervenciones en actos de precampaña, donde presenta a Ciudadanos como un partido clave para formar Gobierno, pero no para liderarlo.

"Ciudadanos va a ser el motor de cambio del nuevo Gobierno de España", zanjó su intervención el pasado domingo en Valencia, donde presentaron su primer (y polémico) vídeo electoral. También su lema para el 26-J, en el que se incide en la idea de que sólo aspira ya a pactar: "Tiempo de acuerdo. Tiempo de cambio", reza el slogan.

Tras volver de su periplo por Venezuela, en el que claramente buscó arañar los votos de la 'nueva política' arremetiendo contra Podemos, el presidente de la formación naranja aterrizó en España promoviendo un "pacto antisillas" y siendo, además, el primero en retirarse del terreno de juego: "Claro que me haría ilusión gobernar este país, pero si ese es el problema, la silla, seré el primero en dar un paso atrás", constató también este lunes en un almuerzo con militantes.

Todo ello confirma las bajas expectativas que tienen en el partido. Después de haberse creído, antes del 20 de diciembre, que incluso podrían haberse convertido en segunda fuerza y haber aterrizado con un resultado de 40 escaños -reseñables para una formación que entra por primera vez en el Congreso, pero escasos para sus propias ilusiones, que elevaban esa cifra hasta los 100 al inicio de la anterior campaña-, altos cargos de la formación tienen ahora los pies en la tierra.

Así, aunque aspiran a repetir resultado o, incluso, a mejorarlo "algo", son conscientes también de que podrán perder escaños en León, Guadalajara, Toledo, Albacete y A Coruña -donde recientemente se ha producido una batalla interna después de que la Ejecutiva del partido retirara de las listas a su anterior número uno, Antonio Rodríguez, y lo sustituyera a dedo y sin primarias por Xosé Canedo, ex de UPyD-, entre otras provincias.

Las mismas fuentes reconocen sin tapujos que, por todo ello, ya no se ven con oportunidades de dar el 'sorpasso' a PP ni PSOE y ganar y asumen que es en esa línea -además del ataque a la pinza PP-Podemos- en la que han enfocado su campaña para las próximas elecciones generales: quieren ser, al menos, la "llave" del futuro Ejecutivo. "Somos así de humildes", justifica un dirigente de C's.

En el partido hace tiempo que ya no se escucha su frase estrella, de Paulo Coelho: "Imposible es sólo una opinión". Su líder la ha cambiado por otra de Churchill: "Es mejor ser útil que ser importante porque, al final, lo importante es ser útil", concluyó también en Valencia. Y es que, como dicen algunos, "de ilusiones no puede vivir el hombre". Rivera tampoco.

Más noticias en Política y Sociedad