Público
Público

Impacto del coronavirus Montero se pone de perfil ante el impuesto a los ricos que defiende Unidas Podemos

La ministra de Hacienda ha comparecido este viernes para explicar las previsiones que el Ejecutivo remitió el jueves a Bruselas. España espera una caída del PIB del 9,2% y un aumento del déficit del 10,34%. La ministra no ha querido avanzar si se crearán nuevos impuestos, pero ha descartado una "subida masiva".

Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa de la rueda de prensa ofrecida por la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este viernes en el Palacio de la Moncloa. /EFE
Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa de la rueda de prensa ofrecida por la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este viernes en el Palacio de la Moncloa. /EFE

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL / Manuel Sánchez

El Gobierno reconoce que el coronavirus supondrá en 2020 un desplome del 9,2% del PIB, que el déficit se dispare al 10,34% del Producto Interior Bruto, y sólo descarta "subidas masivas" de impuestos, sin avanzar, de momento, cómo planea recaudar más para afrontar el aumento de gasto público necesario para luchar contra la pandemia.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha puesto de perfil este viernes en lo que respecta al impuesto a la riqueza que Unidas Podemos, socio del PSOE en el Gobierno, quiere llevar a la comisión parlamentaria de reconstrucción económica y social, en el Congreso de los Diputados. La decisión de la formación de Pablo Iglesias este jueves fue avanzada por la Cadena Ser, y ha sido confirmada por Público.

La recaudación disminuirá en 2020: el Gobierno prevé una caída del 8,7% para el impuesto de sociedades; del 6,7% para los impuestos especiales; del 5,2% para el IVA y del 2,4 % para el IRPF

En su rueda de prensa de este viernes, junto a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y preguntada por esta cuestión, Montero se ha limitado a recordar que el acuerdo programático de PSOE y Podemos ya plantea que hay que "profundizar en la fiscalidad sobre la riqueza", y ha destacado que "no necesariamente" debe hacerse mediante la creación "de una figura fiscal propia". 

Así, la ministra de Hacienda ha reconocido que en 2019 hubo una reducción significativa en la recaudación del impuesto de sociedades, y ha explicado que esa caída "es desigual", ya que pymes y autónomos "están pagando o abonando una mayor cantidad de esfuerzo" respecto a las grandes empresas. También ha incidido en que los impuestos de sucesiones y patrimonio, en manos de las comunidades autónomas, tienen "especiales dificultades" para lograr "una recaudación singnificativa".

"En el momento adecuado", decía, el Gobierno retomará la agenda fiscal, y esta cuestión será debatida en la comisión parlamentaria de reconstrucción. No obstante, ya advertía de que en política fiscal "es donde hay más dificultades para establecer el consenso" con otras fuerzas políticas. 

Tanto Montero como Calviño han insistido además en que, para ayudar a paliar la situación, es necesaria la aprobación de las Tasas Google y Tobin, hoy en tramitación en el Congreso, y la ministra de Hacienda ha añadido la importancia de llevar al Parlamento la ley de lucha contra el fraude fiscal. 

Según las cifras remitidas a Bruselas, las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo provocarán un aumento del gasto público del 10,5 %, hasta alcanzar los 576.714 millones de euros, mientras que los ingresos caerán un 5,3 %, hasta 461.043 millones, siempre en 2020. 

Por si fuera poco, la recaudación disminuirá considerablemente: el Gobierno prevé una caída del 8,7% para el impuesto de sociedades; del 6,7% para los impuestos especiales; del 5,2% para el IVA; del 2,4 % para el IRPF, y hasta del 38% para el impuesto de trasmisiones patrimoniales.

La ministra apela a la "responsabilidad" de los partidos

En otro orden de cosas, Montero ha hecho un nuevo llamamiento a la "responsabilidad" de todos los partidos políticos, para que apoyen la prórroga del estado de alarma hasta "finalizar" la desescalada, evitando así nuevos rebrotes del virus.

Ha defendido que, por "coherencia", es necesario mantener el estado de alarma, que permite restringir la libertad de movimiento, y así reducir la curva de contagios. "No tendría sentido" y "no se entendería" por parte de la ciudadanía que los grupos parlamentarios no apoyaran esta prórroga y los sucesivos decretos ley con medidas del Gobierno sin una justificación de peso, apuntaba.

El jueves, este diario publicó que el Ejecutivo tiene cada vez más difícil granjearse los apoyos para estos decretos y para la prórroga del estado de alarma. Ambos requieren de la autorización del Gobierno, y el resto de partidos cada vez son más críticos con la gestión del Ejecutivo, especialmente en lo que toca a su falta de diálogo con ellos.

Más noticias de Política y Sociedad