Público
Público

Juan Carlos I Juan Carlos I celebra solo su cumpleaños desde Abu Dabi

El rey emérito celebra su cumpleaños más triste, sin la compañía de su familia, y con tres diligencias abiertas con la Fiscalía para dirimir si cometió delito fiscal y blanqueo de capitales.

El rey emérito Juan Carlos I
Imagen editada de Juan Carlos I junto a una tarta de cumpleaños. EUROPA PRESS

público

Juan Carlos cumple 83 años y lo hace en Emiratos Árabes, donde permanece alojado desde hace cinco meses tras su huida provocada por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero y sin pistas sobre cuándo podría regresar a España. Después de una vida de amantes, lujo y 'dinero de bolsillo', ahora, el rey emérito celebra su cumpleaños más triste, sin la compañía de su familia, y con tres diligencias abiertas con la Fiscalía para dirimir si cometió delito fiscal y blanqueo de capitales.

El emérito se trasladó a Abu Dabi el pasado 3 de agosto, sin que apenas hayan trascendido noticias sobre su lugar de residencia, ni sobre su estado físico. Lo único que se ha revelado recientemente es una imagen publicada por el programa Viva La Vida de Telecinco en la que aparece acompañado de dos escoltas, que sostienen al monarca por ambos brazos para ayudarle a caminar.

La primera imagen de su huida fue del momento en que bajaba del avión a su llegada a Abu Dabi, unos días antes de que el Palacio de la Zarzuela comunicara oficialmente a mediados de agosto que se encontraba en el emirato. 

El padre de Felipe VI tenía pensado venir a España en Navidad, pero finalmente desistió alegando que era arriesgado hacerlo debido a la situación sanitaria por el coronavirus y al ser una persona de alto riesgo. No obstante, mantiene su postura de que su estancia en el país árabe es solo un paréntesis toda vez que no tiene ninguna causa judicial abierta.

La Casa Real prefiere al emérito en el emirato

"Está deseando volver", señalan fuentes del entorno del rey emérito a la agencia EFE. Estas mismas fuentes aseguran que decidió postergar su regreso porque "no le dejaron", en alusión a la postura de la Casa Real de que su vuelta podría ser contraproducente en las actuales circunstancias. Una de las ventajas de hospedarse en Emiratos Árabes Unidos, a 6.000 kilómetros de Madrid, era blindar su intimidad de la presión mediática.

El anterior jefe del Estado arrastra desde hace varios años problemas de movilidad que le han obligado a usar bastón. En las últimas semanas, algunos medios publicaron que se había sometido a algunas revisiones en una clínica del emirato tras la operación de corazón que se le practicó en agosto de 2019.

El diario Ara informó a mediados de diciembre de que el rey emérito estaba hospitalizado con covid-19, si bien la Casa Real desmintió que estuviera ingresado en ese momento, sin dar más detalles. Ha sido el único pronunciamiento de la Zarzuela desde agosto sobre Juan Carlos I, retirado de la vida pública desde junio de 2019, pero quien sigue siendo miembro de la familia real y conserva el título honorífico de rey.

A través de su abogado, Javier Sánchez-Junco, se supo el 9 de diciembre que regularizó su situación con Hacienda al pagar 678.393 después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo decidiera esclarecer las donaciones recibidas de un amigo, el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, y que empleó para gastos familiares a través de tarjetas opacas.

Tres investigaciones en curso

La Fiscalía está examinando esta liquidación tributaria y mantiene vivas otras dos investigaciones, una sobre el supuesto cobro de comisiones del AVE de La Meca y otra sobre si tiene dinero oculto en el extranjero a espaldas del fisco. Felipe VI, junto a otras ausencias, no abordó la situación de su padre en su discurso de Nochebuena, aunque sí hizo una alusión indirecta al comportamiento que ha podido tener. "Los principios éticos nos obligan a todos sin excepciones y están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares", comentó el rey.

Desde Abu Dabi, Juan Carlos I está en contacto con familiares y amigos, entre ellos, los de la vela, cuyas regatas ha seguido a través de internet. Por lo que ha trascendido, la única visita que ha recibido es la de la infanta Elena, uno de sus principales baluartes, quien estuvo con él unos días a finales de noviembre. Lejos queda la última ocasión en la que se le vio con Felipe VI, que fue a finales de enero en el funeral de la infanta Pilar de Borbón, en la basílica del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en la que estuvo la familia al completo.

Más noticias de Política y Sociedad