Público
Público

Resultados elecciones ¿Cuántos votos cuesta a cada partido un escaño en el Congreso? Así son los 'precios'

Varios factores influyen en el 'precio' en votos de un escaño en el Congreso: la circunscripción electoral, el número de diputados que se eligen y el sistema electoral. Los votos necesarios varían dependiendo de si se trata de elecciones generales, autonómicas, municipales o europeas.

Elecciones generales 2019. Europa Press

europa press

Los votos necesarios para conseguir un escaño en un congreso varían dependiendo de si se trata de elecciones generales, autonómicas, municipales o europeas. Varios factores influyen en el 'precio' en votos de un escaño: la circunscripción electoral, el número de diputados que se eligen y el sistema electoral.

En estas elecciones la derecha parece la más perjudicada, ya que por primera vez su electorado ha dividido su voto en diferentes formaciones. De esta forma, vemos que el PP ha conseguido 66 escaños con 4.356.023, mientras que Vox, el partido de ultraderecha, con la mitad de votos, 2.677.173 ha obtenido 24 escaños. Sin contar a Compromís 2019, cuyo precio por el escaño que ha conseguido es de 172.751, la formación ultra de Abascal es el partido al que más le ha costado cada uno de los 24 escaños que ha conseguido, debido al voto tan repartido que ha tenido en el territorio español: 111.549 votos por escaño.

Ciudadanos fue el partido más perjudicado de las elecciones de 2016 por no tener apenas representación, en cambio en estas, gracias a su presencia en grandes núcleos urbanos ha necesitado 72.571 votos por cada escaño frente a los 98.174 que necesitó en 2016. Y a Podemos, cada escaño le ha costado 88.879 votos.

Sin duda, los más beneficiados son siempre los partidos nacionalistas y regionalistas. En esta ocasión, a la formación cántabra PRC le ha costado el escaño que ha conseguido sólo 52.197 votos, un valor muy similar del precio que ha tenido que pagar Navarra Suma por sus dos escaños: 53.562, cada uno.

¿Y quiénes son los más perjudicados? Pues aquellas formaciones que, pese a obtener una buena cantidad de votos, no consiguen escaño debido al reparto que establece la Ley Electoral. PACMA con 326.045 votos no ha conseguido representación, algo que también le ocurre a Front Republicà con 113.008 votos y a BNG con 93.810 votos, mientras que Bildu o el PNV sí consiguen escaños con muchos menos votos.

Elecciones generales

Los 350 diputados del Congreso son elegidos por 52 circunscripciones electorales (las provincias y Ceuta y Melilla). Al margen de las ciudades autónomas, en las que solo se decide un escaño, los residentes en cada circunscripción eligen con sus votos a un mínimo de dos diputados.

El número de escaños elegido por cada provincia y ciudad autónoma no es proporcional al número de habitantes de cada territorio, lo que quiere decir que las provincias más deshabitadas tienen más escaños de lo que les correspondería por población y viceversa. Esto influye en el 'coste' en votos de los escaños: los 3,46 millones de votantes de Madrid eligieron a 36 diputados en las elecciones de 2016 (96.272 votos por escaño) mientras que los 49.993 de Soria eligieron a dos (24.809 por diputado).

Este sistema también influye en hasta qué punto pueden 'convertir' los partidos los votos que reciben en escaños. Cada escaño le ha 'costado' en las elecciones del 28 de abril a Vox 110.295 votos, frente a los 65.235 votos por escaño del PP o los 60.216 votos por escaño del PSOE.

En las generales, la circunscripción elige a cuatro senadores a excepción de los archipiélagos y las ciudades autónomas

Para repartir los escaños a partir del resultado en votos de las elecciones, se utiliza la Ley d'Hont. Según este sistema, hay que que dividir el número total de votos que ha recibido un partido por 1, 2, 3, 4, 5, etc. hasta llegar al número de cargos electos que se disputan en cada circunscripción. De todos los resultados obtenidos, se asignan los 'sillones' a los candidatos que hayan obtenido las cifras más altas, independientemente del partido que sean.

El Senado

El sistema es algo distinto para el Senado. Los 266 senadores se eligen de dos maneras: 208 en listas abiertas y el resto son designados por las comunidades autónomas. En unas generales, cada circunscripción elige a cuatro senadores a excepción de los archipiélagos y las ciudades autónomas, que eligen entre todas 18. Los candidatos más votados en cada provincia son los que finalmente conseguir un 'sillón' en la Cámara.

Utilizando el mismo ejemplo; Pío García-Escudero (PP), senador con más apoyo en Madrid, consiguió 1.310.102 votos en las elecciones de 2016; mientras que Gerardo Martínez Martínez (PP), senador con más apoyo en Soria, obtuvo 20.895 votos.

Para los comicios generales, hay un umbral mínimo de voto del 3% mientras que para las municipales ese requisito sube al 5%. Todas las Comunidades Autonómicas establecen también un umbral electoral para sus comicios, aunque éste varía según el territorio. Esto quiere decir que si una formación obtiene menos de un 3 o 5% de los votos en un territorio, estos votos son directamente descartados.

Elecciones autonómicas y municipales

Las leyes autonómicas establecen cuántos miembros tiene el parlamento de su Comunidad y las circunscripciones electorales en las que se divide el territorio.
El parlamento más grande es el de Catalunya con 135 miembros, mientras que el más pequeño es el de Cantabria, con 35. Cantabria tiene una circunscripción electoral única, mientras que Catalunya tiene cuatro (Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona). A Ciudadanos le 'costaron' 137.366 votos cada uno de los 24 diputados que salieron elegidos en 2017 por Barcelona –la circunscripción más poblada–, mientras que los dos que obtuvo en Cantabria en 2015 le 'costaron' 11.082 votos.

La Ley Electoral regula cuántos concejales se eligen en cada municipio dependiendo de su número de habitantes. Los 1,6 millones de votantes de las últimas elecciones municipales de Madrid eligieron a 57 concejales (28.843 votos por escaño), mientras que los 32.299 de Melilla eligieron a 25 (16.149 votos por escaño).

Parlamento Europeo

La UE establece el marco general en el que se deben celebrar las elecciones europeas: todos los ciudadanos europeos pueden presentarse a los comicios siempre que residan en un estado miembro, los eurodiputados deben ser elegidos por sufragio universal directo y no pueden ejercer a la vez ciertos cargos –por ejemplo, el de ser miembro del gobierno de uno de los estados de la Unión–. El resto de características de los comicios europeos (cuándo se vota, cuántos votos 'cuesta' un escaño) dependen de la legislación de cada estado miembro.

El parlamento europeo tendrá 705 escaños una vez se haga efectiva la salida de Reino Unido de la UE y España tendrá asignados 59. En nuestro país se aplica la circunscripción única con un sistema proporcional puro, lo que obliga a las formaciones territoriales a aliarse. En las últimas elecciones europeas, las de 2014, cada eurodiputado español tuvo que contar con una media de apoyo de 294.829 votos.