Público
Público

Más Madrid Matar al padre: "Carmena ya no cuenta con Podemos"

La alcaldesa de la capital fue la propuesta estrella de Pablo Iglesias para las elecciones municipales de 2015. Cuatro años más tarde, descarta cualquier vínculo con los partidos políticos, incluidos a aquellos que le llevaron al Ayuntamiento.

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6

Manuela Carmena y Pablo Iglesias durante un mitin de campaña de 2015 / EFE

Manuela Carmena dijo que Iñigo Errejón no rompía con Podemos al presentarse por Más Madrid en la Comunidad. Pero parece que quien ha roto ahora con el partido es la alcaldesa. Cuando Carmena anunció que se presentaría a la reelección ya avisó que sería sin partidos, con una nueva plataforma y eligiendo su propia lista. La mayoría de organizaciones madrileñas que formaron Ahora Madrid aceptaron las condiciones sosteniendo que lo importante es mantener el gobierno de la capital. Sin embargo, a cuatro meses de las elecciones, se han dinamitado los puentes para la negociación. "Carmena ya no cuenta con Podemos", asume uno de los principales dirigentes de la formación morada. 

"La incorporación a Más Madrid no es de grupos políticos, sino de personas que pertenecen a grupos. La coalición de partidos hace que en la gestión pública se puedan dar reivindicaciones de los partidos y esto es muy negativo”, ha asegurado este miércoles la alcaldesa. Descartan las marcas. Sólo quiere contar con algunos de los dirigentes que han estado o están en las organizaciones: Rita Maestre y el resto de concejales que Podemos expulsó del partido por no presentarse a las primarias o Errejón para sumar para la Comunidad. 

Durante la entrevista en Onda Cero ha seguido desarrollando esta idea con la que rompe con los partidos: "Hay una evolución sobre lo que son los partidos. Cuando oigo conceptos como el de militancia pienso que es un término muy militar. Si lo que intentamos es buscar estructuras de representación de la ciudadanía en las instituciones públicos, el partido tiene que ser un intermediario. No puede ser un elemento directo de intervención".

Carmena no quiere políticos en su gobierno municipal, quiere dirigentes

Y es que Carmena no quiere políticos, quiere dirigentes. Por esto, la alcaldesa también ha descartado a Julio Rodríguez de su lista al considerar que está demasiado ligado a estructuras de partido. La consecuencia de sus declaraciones ha sido el desmarque definitivo de Podemos en la candidatura de Más Madrid en la capital

Aunque no es la primera vez que se ve cómo un dirigente se separa de quienes le impulsaron. "Pepe, Susana nos ha matado; es como si nos hubiese clavado un puñal", le dijo el expresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a José Antonio Griñán. Susana Díaz no dudó en decir ante los medios de comunicación que quienes le habían llevado de la mano al poder debían abandonar sus escaños si eran imputados en el caso los ERE. Este movimiento también se vio en el PP. José María Aznar propuso a Mariano Rajoy como presidente de los conservadores. Pero las diferencias entre ambos se fueron acentuando con los pasos de los años hasta que Aznar decidió romper las relaciones con su propio partido. 

La llegada a la política de la mano de Podemos

La exmagistrada fue la candidata del secretario general de Podemos para postularse a la Alcaldía con la marca Ahora Madrid. No fue una decisión fácil, pero finalmente aceptó por la insistencia del partido morado. Sobre todo, por Jesús Montero, el exsecretario general de Podemos en la capital. Quizás, entonces, la formación no supo calcular donde derivaría apostar por una independiente en la capital.

Carmena siempre insistió en su condición de independiente al no militar formalmente en ninguna de las dos organizaciones que formaban Ahora Madrid. Pero encabezó las primarias en la lista avalada por la ejecutiva local de Podemos, acompañada de Nacho Murgui y Rita Maestre, miembro de la ejecutiva estatal de Podemos y portavoz municipal.

Podemos, IU y el resto de formaciones no dudaron en celebrar la victoria de Carmena en las elecciones. El impulso que se dio entonces desde las organizaciones fue imprescindible para la campaña electoral. Al igual que lo fue para los partidos reapropiarse del éxito de los ayuntamientos del cambio como 
lanzadera para las elecciones generales. 

El creciente rechazo a los partidos

Desde el primer momento, Carmena insistió mucho en que ella no pertenecía a ningún partido pero no renegaba de ellos como lo ha hecho ahora. Y, si bien Ahora Madrid fue claramente una coalición en la que se integran estos partidos y en las pasadas elecciones la alcaldesa hizo campaña de la mano de Iglesias, ahora ha llegado a asegurar que "no tiene necesidad de tener una conversación" con el líder del partido. 

Medio año después de las elecciones de 2015 Carmena ya aseguraba que su vínculo con Podemos era "casi inexistente"

¿Cuándo comenzó esta ruptura? Es difícil marcar un punto en el tiempo pero medio año después de las elecciones Carmena ya se desmarcó claramente negándose a participar en la campaña de Iglesias en las generales. El partido quería que Carmena usara su fuerza para apuntar la candidatura de Iglesias. Carmena lo rechazó: "Mi vínculo con Podemos es muy ligero, casi inexistente. Podemos apoyó mi candidatura y lo agradecí, pero siempre dije que era independiente y que no recibo ni órdenes ni sugerencias de nadie".

Aunque, posiblemente, las relaciones se hicieron más tensas el pasado noviembre cuando la alcaldesa comenzó a preparar la plataforma sin negociar con el resto de formaciones. "Si no hubiéramos propuesto a Manuela no hubiera sido alcaldesa. Tiene que haber acuerdo entre todas las piezas para que ese puzzle tenga toda la fuerza para ganar", alegó Iglesias ante el escenario que se abría. Tres semanas antes, Carmena e Iglesias se reunían en secreto y a puertas cerradas. El tema de la conversación fue la candidatura de la alcaldesa para 2019.

Ahora Podemos lamenta que Carmena decida ir "sola" a las elecciones. Mientras que IU todavía no ha marcado una postura clara, aunque ha avisado que sus candidatos se eligen en su organización. El escenario no augura nada bueno para las izquierdas madrileñas y la alcaldesa ha decidido alejarse de las organizaciones que hace cuatro años la impulsaron. O, como se suele conocer en política, ha decidido 'matar al padre'. 

Más noticias en Política y Sociedad