Público
Público

Matas se niega a declarar ante el juez por la presunta financiación ilegal del PP balear

Ha aparecido en la videoconferencia con la cabeza vendada. El extesorero del PP balear Fernando Areal niega que la sede se reformara con dinero negro

Jaume Matas, en una foto de archivo. EFE

EUROPA PRESS

PALMA.- El expresidente del Govern Jaume Matas se ha acogido a su derecho de no declarar este viernes ante el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, tras acordar su imputación en el marco de la pieza que investiga la financiación presuntamente ilegal de la reforma de la sede de los 'populares' baleares.

Matas, quien ha aparecido con la cabeza vendada, según se apreciaba en la imagen de la videoconferencia que se había habilitado para que el también exministro declarase desde la cárcel de Segovia, donde cumple condena desde julio de 2014 por un delito de tráfico de influencias, se ha negado a hacerlo, según ha destacado, por recomendación de su abogado.

El Extesorero del PP balear asegura que la sede se financió con recursos propios

El extesorero del PP balear Fernando Areal, quien también ha declarado como imputado por el juez José Castro, ha asegurado que la sede del partido fue financiada de forma lícita con los recursos propios de la formación, cuotas de los afiliados y donativos "legales" que quedaban contabilizados, negando de este modo que fuese sufragada con los fondos aportados por empresarios a cambio de adjudicaciones públicas.

Durante su interrogatorio, que ha durado cerca de una hora, el también cuñado del expresidente del Govern Jaume Matas ha afirmado que jamás ha pedido comisión alguna, rebatiendo así las pesquisas que apuntan a que se trataba del supuesto encargado de mediar en el cobro de sobornos. Ha señalado que su superior, en Madrid, era el también extesorero Luis Bárcenas.

Las comparecencias se enmarcan en la pieza 28 del caso Palma Arena, recientemente abierta para investigar de qué forma fueron sufragados los trabajos de reforma de la sede del PP, pagos que presuntamente corrieron a cargo del empresario y propietario de la constructora Bruesa, Antonio Pinal, a cambio de resultar favorecido con distintas adjudicaciones públicas durante el último mandato de Jaume Matas (2003-2007).

Castro tiene sobre su mesa la confesión efectuada por el exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma Javier Rodrigo de Santos, quien tanto ante la Fiscalía Anticorrupción como ante el propio juez explicó que Pinal le comentó que ayudó en la compra del sede del partido a cambio de serle adjudicado el desarrollo de un proyecto urbanístico en los cuarteles de Son Busquets.

Asimismo, el constructor Juan Serra, quien también se encargó de la reforma de la sede, reconoció haber recibido dinero negro en el inmueble de los 'populares', más en concreto hasta 70.000 euros en metálico y sin factura a través de Areal.

Más noticias