Público
Público

La Mesa del Congreso retira del diario de sesiones la definición de "fascista" tras los ataques machistas de Vox

El socialista Alfonso Rodríguez de Celis ha eliminado del acta parlamentaria este término junto al de "filoterrorista".

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet y el vicepresidente primero del Congreso de los Diputados por el PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, a su llegada a una reunión de la Mesa del Congreso, en el Congreso de los Diputados, a 18 de octubre de 20
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet y el vicepresidente primero, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, a su llegada a una reunión de la Mesa del Congreso en una imagen de archivo. Eduardo Parra / Europa Press

El vicepresidente primero de la mesa del Congreso, el socialista Alfonso Rodríguez de Celis, ha retirado del diario de sesiones las apelaciones de Irene Montero a Vox como una formación "fascista". Concretamente, ha eliminado del acta parlamentaria el término "fascista" después de que Vox cargara contra la ministra de Igualdad profiriendo insultos machistas.

Irene Montero solicitó que se mantuviera en el diario de sesiones "la violencia política" vertida por la extrema derecha, específicamente por la diputada Carla Toscano, que ha tratado de atacar a Montero apelando a su vida personal. Mientras, Rodríguez de Celis ha optado por un ejercicio de equilibrio al retirar las palabras "fascista" y "filoterroristas", como ha señalado en su cuenta de Twitter.

Rodríguez de Celis ha recuperado el ruego que manifestó la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, este miércoles. "Voy a seguir insistiendo en que si queremos ser ejemplo y ser ejemplares ante la sociedad lo tenemos que ser también ante nosotros mismos porque es imposible exigir respeto a los demás si no lo ejercemos aquí", ha dicho, justificando la retirada de los citados términos.

Los constantes ataques de Vox han empañado la actividad llevada a cabo en las Cortes. Desde que llegaron a las instituciones, sus discursos se han basado en desplegar altas dosis de odio y descalificaciones, algo que parece haberse intensificado en las últimas semanas en medio de unas encuestas que recogen su caída electoral y su menor aparición en la agenda mediática.

Esto ocurre bajo la mirada pasiva de la mesa del Congreso de los Diputados. Durante la sesión de este miércoles, cuando Toscano profirió los insultos, Rodríguez de Celis se limitó a rogar a la representante de extrema derecha a retirar sus declaraciones sobre la vida personal de la ministra y le llamó al orden por primera vez. Toscano continuó con su discurso y promoviendo bulos relacionados con la ley del solo sí es sí

Más noticias