Público
Público
Únete a nosotros

La militancia se rebela contra Sánchez, sus vetos y los ministros a dedo en las listas

Rechazan a Maroto en Valladolid, a Valerio en Guadalajara, a Robles en León; y crean malestar en Cádiz con Marlaska; en Alicante con Pedro Duque y en Ávila con Robles. Madrid parece ser el cajón de sastre para los ministros, dejando sin sitio de salida a los dirigentes del partido. Gran malestar en numerosas provincias por las propuestas de nombres que hace Ferraz

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 14

Los ministros, de Hacienda, María Jesús Montero (i), del Interior, Fernando Grande-Marlaska (c), y de Fomento, José Luis Ábalos (d), durante el último pleno del Congreso de la legislatura, antes de la convocatoria de elecciones. EFE/J.P.Gandul

La militancia del PSOE se ha rebelado contra Pedro Sanchez y la dirección federal en su intento de colocar “a dedo” a los miembros de su Gobierno en las listas al Congreso, así como en otros territorios donde las consignas o vetos desde Ferraz no se han seguido.

El mayor malestar está en lo que ya se denomina en el partido los ministros cuneros (es decir candidatos que se presentan a unas elecciones por un lugar al que no pertenecen), que encabezarán las listas por provincias que apenas han pisado, desplazan en muchos casos a los secretarios provinciales que, además, no iban en listas ni municipales ni autonómicas, porque daban por hecha su candidatura a las Cortes.

Valladolid fue una de las primeras provincias en rebelarse cuando se les quiso imponer a la ministra de Industria, Reyes Maroto, como cabeza de lista, La genial idea se justificaba porque Maroto había nacido en Medina del Campo (Valladolid), sin contar que gran parte de su vida la ha pasado en Madrid y es militante de la federación socialista madrileña. El malestar creado en el partido hizo repacitar a Ferraz y a la propia ministra, que irá en las listas del Partido Socialista de Madrid,

Algo parecido ocurrió en León, donde se quiso colocar el nombre de la ministra de Defensa, Margarita Robles, como cabeza de la candidatura, al haber nacido allí. Sólo conocerse la noticia se provocó una amplia reacción contraria del PSOE leonés, llegándose a calificar de “poco afortunada” la propuesta. Finalmente, a la Asamblea de este sábado irá el nombre del líder provincial de Javier Cedón, rechazándose también la propuesta de última hora de colocar a Ibán Garcia.

Y como Robles se quedó sin sitio, ahora parece que puede ser la cabeza de lista por Ávila, donde en principio sonó el nombre del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Aquí ni siquiera hubo oposición, y el secretario provincial ante el baile de nombres se limitó a decir: “En los grandes partidos unas veces oyes blanco, y otras negro”.

Este cambio motivó otro, y el bilbaíno Grande-Marlaska será finalmente cabeza de lista por Cádiz, provincia por la que también fue diputado Alfredo Pérez-Rubalcaba. En Cádiz, a regañadientes, se ha terminando aceptando la candidatura.

El ministro de Ciencia, Pedro Duque, este jueves durante la última sesión del Congreso antes de que la Diputación Permanente asuma las funciones del pleno. EFE/Chema Moya

Otra ministra que no lo tendrá fácil será la de Trabajo, Magdalena Valerio, porque las agrupaciones principales de Guadalajara han propuesto a su secretario provincial, Pablo Bellido, como cabeza de lista. Valerio, aunque extremeña de nacimiento, siempre ha estado vinculada a Guadalajara y, de hecho, ya fue diputada por esta circunscripción.

Lo último que se ha conocido es que el ministro de Ciencias, Pedro Duque, irá como cabeza de lista por Alicante, y ya ha empezado a surgir las voces altisonantes con este candidato, nacido en Madrid.

En Madrid caben todos

Pero la lista de Madrid parece ser la que acogerá el mayor número de miembros del Gobierno, volviendo a ningunear a los dirigentes del partido en la capital. Eso sí, sólo Carmen Calvo podrá ser considera “cunera”, porque si finalmente el PSOE madrileño cede para que vayan en sus listas y en puestos de salida, tanto la ministra de Justicia, Dolores Salgado; como la ministra de Medio Ambiente, Teresa Ribero son nacidas en Madrid. Eso sí, pocos dirigentes del partido podrán entrar en la candidatura en puestos de salida.

La que parece que seguro que la ministra de Industria, Nadia Calviño, no será diputada y por A Coruña encabezará Pilar Cacela.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (i), junto a las ministras, de Justicia, Dolores Delgado (2i); de Defensa, Margarita Robles (2d), y de Hacienda, María Jesús Montero (d), durante el último pleno del Congreso de la legislatura antes de la convocatoria de elecciones. EFE/J.P.Gandul

Pero más allá de los ministros, hay otras imposiciones que vienen directamente de Pedro Sánchez, que tampoco están siendo oídas por los militantes. Así, en Teruel el diputado Ignacio Urquizu ha ganado en casi todas las asambleas locales, y será su nombre el que se presente a la Asamblea provincial, cuando el propio secretario general era contrario a que repitiera. Lo de Urzquizu también se está dando en otras provincias, donde se están vetando a candidatos previstos. En Zamora, por ejemplo, se quiere imponer a Alfredo González, subsecretario de Sanidad.

Destrozando al partido

A todo eso, Ferraz no sabe, no contesta. Dice que no quiere dar explicaciones de ninguna candidatura y que ya se pronunciarán cuando lleguen las propuestas a los máximos órganos del partido que son los que tienen capacidad final de decisión. O mucho se endereza el rumbo antes de la reunión de la Comisión Federal de Listas, o todo apunta a que habrá más que turbulencias internas.

De hecho, el malestar en algunas provincias es muy grande por cómo se está dirigiendo la confección de listas desde Ferraz, y algunos dirigentes afirman que "Pedro Sánchez están destrozando el partido en todos los sitios", buscando en muchos casos a personas que no son del PSOE y sólo apoyándose en los "patas negras" que le son completamente sumisos a sus planteamientos.

"Sánchez se cree que el PSOE es una gestoría", comentó a Público un dirigente territorial, comentario compartido en sectores que, incluso, le dieron su respaldo en el proceso de primarias frente a Susana Díaz.

Según estas fuentes, Sánchez, sobre todo, está intentando ejercer su autoridad en aquellas federaciones con liderazgos menos potentes o que cuyos dirigentes territoriales le deben en buena medida el cargo, buscando confeccionar listas casi "a dedo" y sólo con los más leales a "su" causa.

Más noticias en Política y Sociedad