Público
Público

Moción de censura El Gobierno ve un punto de inflexión en la posición de Casado, pero desconfía de que se concrete en hechos

Hay satisfacción en el Ejecutivo por el desarrollo de la moción de censura, al considerar que sale reforzada la mayoría de la investidura y se despeja el camino a los Presupuestos. La congelación de la proposición de la reforma para la elección de los miembros del CGPJ no implica, de momento, que no se aborde esta cuestión.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es aplaudido por los vicepresidentes del Ejecutivo, Carmen Calvo y Pablo Iglesias. - EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es aplaudido por los vicepresidentes del Ejecutivo, Carmen Calvo y Pablo Iglesias. - EFE

MANUEL Sánchez / Alejandro López de Miguel

La moción de censura de Vox ha resultado para el Gobierno mejor de lo que esperaba: se ha visualizado la soledad de la ultraderecha, que no ha conseguido ni un voto a favor -ni siquiera una abstención-, para chocarse contra el muro de los 298 votos en contra, el peor resultado en cualquier moción de la democracia.

Además, se ha reforzado la unidad, tanto en el Ejecutivo de coalición -todas las intervenciones del Gobierno en el debate y su contenido fueron acordadas entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias-, como entre los partidos que dieron su apoyo en la investidura. Los mismos -y algunos más- que rubricaron una iniciativa contra el "discurso del odio" de la ultraderecha este mismo miércoles. 

El Ejecutivo afirma que la moción ha servido para apuntalar el bloque de investidura

Además, por el clima apreciable en el debate, se considera que esta moción ha servido para facilitar la consecución de apoyos en el bloque de investidura para los Presupuestos Generales del Estado para 2021, que se presentarán la próxima semana, y que constituyen la única vía para dar continuidad a la legislatura.

La sorpresa, también para el Gobierno, ha sido el posicionamiento del líder del PP, Pablo Casado. Distintos dirigentes, sea del PSOE o de UP, afirman que les ha sorprendido, no tanto por votar en contra de la moción, sino por el contenido de su discurso, marcando más claramente que nunca las diferencias con Vox. Reconocen, además, que Casado ha efectuado un discurso potente. 

"Esperamos que sea un punto de inflexión", comentó a Público una destacada dirigente del PSOE que, sin embargo, no ocultó que hay que esperar a que ese discurso se concrete en hechos, y se inicie una negociación sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del resto de instituciones pendientes de cambio. 

Los socialistas, como comentaron a Público hace unos días, mantienen de momento la propuesta para el cambio de elección de los miembros del CGPJ que presentaron conjuntamente con Unidas Podemos, y recuerdan que el presidente habló de "frenar" la iniciativa. No obstante, admiten que si hay acuerdo puede haber un planteamiento distinto al que lleva la proposición.

De momento, el PSOE se conforma con empezar por esa negociación para renovar los órganos institucionales y que, además, pueda abrir la puerta a otros pactos en el futuro, porque lo que descartan es que el enfrentamiento entre el PP y Vox llegue a la ruptura en las comunidades autónomas donde gobiernan, aunque fue una petición hecha por la portavoz socialista, Adrina Lastra, durante su intervención.

Unidas Podemos desconfía abiertamente de Casado

Por su parte, desde Unidas Podemos han reconocido el valor del discurso de Casado, si bien han expresado su desconfianza en las palabras del líder del PP.  No sólo en lo que se refiere al hecho de que recele públicamente de Vox mientras sigue gobernando con sus apoyos, sino en lo que toca a otros escenarios. 

Interpretan que el líder conservador no apoyará la renovación del Consejo General del Poder Judicial en ningún escenario, y que seguirá aferrándose a excusas para enmascarar que su mayoría le favorece -la última, que no se fía de UP, que es parte del Ejecutivo. 

En cualquier caso, sostienen que las próximas semanas serán claves para interpretar la estrategia del PP, y dan por hecho que los conservadores se verán más que obligados a pronunciarse. 

Más noticias de Política y Sociedad