Público
Público

Emergencia del coronavirus Las multas por el estado de alarma triplican en diez días a las aplicadas en Italia en un mes

Los distintos cuerpos policiales han impuesto aproximadamente 13.000 propuestas de sanción al día. Se han registrado también 1.268 detenciones, casi la mitad a cargo de la Policía Nacional.

Controles Zaragoza
Agentes de la Policía Local de Zaragoza ayudados por personal militar controlan la circulación de vehículos. EFE/Javier Cebollada

Las libretas de la Policía se están quedando sin hojas. En pleno estado de alarma por la emergencia del coronavirus, los agentes de los diversos cuerpos que controlan las calles españolas han repartido ya 144.555 multas al amparo de la Ley Mordaza, que contempla sanciones de entre 100 y 30.000 euros para quienes sean acusados de incumplir las normas de confinamiento. 

"Son propuestas de sanción que, de momento, no han empezado a ser notificadas y contra las cuales podrán presentarse recursos administrativos", matizan desde el ministerio del Interior, donde en los últimos días se produjo un cambio de estrategia: inicialmente, el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska había optado por informar exclusivamente sobre el número de detenidos. Desde esta semana, en cambio, difunde también los datos de personas multadas.

El cuerpo que más sanciones ha impuesto hasta ahora es la Policía Nacional, con 47.832 expedientes abiertos. Detrás aparece la Guardia Civil con 40.831, seguido por las Policías Municipales de todo el país.

En su conjunto, los cuerpos policiales locales suman ya 36.606 multas. Los Mossos, por su parte, llevan ya 15.438 y la Ertzaintza otras 3.204. Cierran este ranking la Policía Foral de Navarra con 521 sanciones y la Policía Canaria con 123.

Fuentes de Interior señalaron a Público que el dinero recaudado por estas multas tendrá el mismo recorrido que el establecido, en términos generales, para todas las sanciones administrativas que se imponen vía Ley de Seguridad Ciudadana. De esta manera, lo que finalmente se recaude irá a parar a los fondos del Estado.

En el ministerio que dirige Grande-Marlaska creen que aún es precipitado hacer estimaciones sobre cuánto dinero entrará a través de las multas por el estado de alarma. En tal sentido, señalan que están estipuladas diferentes cuantías dependiendo del carácter de la sanción.

Según consta en el anuario estadístico de Interior, en 2018 –último año del que se disponen cifras exactas- se impusieron 48.922 multas vía Ley Mordaza, lo que había supuesto un pequeño incremento respecto a 2017 –cuando se habían registrado 48.561 sanciones–.

En total, durante todo 2018 el Estado ingresó 18,1 millones de euros mediante multas impuestas por esa polémica norma. En diez días –si las multas fuesen solamente de 100 euros, el monto más bajo que contempla la Ley Mordaza– se alcanzarían ya los 14,5 millones de euros. 

Ritmo frenético

Hay otra comparación llamativa. El pasado fin de semana, cuando Italia cumplía el primer mes de confinamiento, se conoció que durante ese tiempo habían sido multadas unas cincuenta mil personas. En España ha habido 144.555 sanciones en 12 días.

Se acumulan ya 1.268 detenciones de personas por "incumplimientos graves"

"Siempre tenemos la tentación de explicar este tipo de diferencias a partir de las diferencias culturales, pero no tiene ningún tipo de sentido: la sociedad española no es tan diferente a la italiana", señala a Público el sociólogo e investigador navarro Ricardo Feliú. "A diferencia de Italia, hay que tener en cuenta los diversos cuerpos policiales que existen en España, donde se registra una mayor presencia policial en los espacios públicos", subraya.

Junto a las multas, Interior difunde actualmente, de forma diaria, el número de detenidos por los distintos cuerpos policiales. Según las últimas cifras proporcionadas por ese ministerio, se acumulan ya 1.268 detenciones de personas acusadas de "incumplimientos graves". La Policía Nacional también está a la cabeza en este ranking, con 557 detenidos.

"Se está dando mucha relevancia a la denuncia y la intervención policial y militar, lo que genera marco interpretativo de la crisis que no es nada bueno", afirma el sociólogo y profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) Imanol Zubero. En tal sentido, subraya que "una presencia tan destacada de las Fuerzas de Seguridad y del Ejército acaban dibujando un estado no ya de alarma, sino de excepción".

"La propia Policía se está sintiendo empoderada, y eso puede hacer que se sobreactúe", remarca Zubero, quien advierte sobre casos de "arbitrariedad en la actuación de la Policía". Por su parte, Feliú alerta también del "exceso de celo con el que está trabajando la Policía Nacional", responsable de prácticamente la mitad de detenciones registradas hasta ahora. Hay otro dato a tener en cuenta: aún quedan por delante, como mínimo, otras dos semanas de estado de alarma.