Público
Público

Negociaciones para la Investidura Sánchez elude reunirse con Iglesias y le dice que si quiere plantear algo lo haga en la mesa de negociación

El presidente en funciones Insiste en que su negativa al Gobierno de coalición pero asegura que "hay muchas fórmulas para entenderse". Pregunta al líder de Unidas Podemos que diga si también rechaza la oferta intermedia hecha por el PSOE

Publicidad
Media: 1.86
Votos: 7

Pedro Sánchez, en el Congreso este miércoles. EFE/ Emilio Naranjo

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, no tiene intención de aceptar un nueva reunión con el líder de Unidas Podemos, Pablo iglesias, como éste le planteó durante el debate parlamentario, y remitió al dirigente del partido morado a que exponga su planteamiento en la mesa negociadora que conforman ambos partidos.

Sánchez, en su segundo turno de intervención, volvió a recodar que Unidas Podemos "despreció" su propuesta de Gobierno de coalición en julio, por lo que le insistió en que explore la nueva propuesta "intermedia" que han planteado los socialistas ahora.

Además, le preguntó directamente a Iglesias si también va a rechazar esta última propuesta, "y volverá a impedir que haya un Gobierno del PSOE y llevará al país de nuevo a elecciones", le interpeló. Y Sánchez no dedicó mucho más tiempo a esta cuestión en la que parece que el líder socialista ha dicho ya todo lo que tenía que decir.

De hecho, ya en su primera intervención, Sánchez pasó muy por encima sobre la situación política en la que está su investidura y mantuvo las posiciones ya conocidas del PSOE. En su réplica en el pleno sobre la Cumbre europea contestó la "mano tendida" que le ofreció Pablo Iglesias, para llegar a un pacto en torno a un Gobierno de coalición, reiterando que el PSOE no se moverá de la última propuesta hecha a la formación morada que no contempla un Gobierno conjunto.

Sánchez, sin poner demasiado énfasis en su intervención, pidió al líder de Unidas Podemos que "sopese" la "propuesta intermedia" hecha por los socialistas y permita una investidura para que haya un Gobierno progresista. Por ello, le instó a que haga una propuesta a la Mesa negociadora formada por ambos partidos y que se abra camino el acuerdo.

Eso sí, Sánchez previamente recordó el rechazo de Unidas Podemos al Gobierno de coalición que se le ofreció en julio y recordó los descalificativos que utilizó la formación morada para rechazas los ministerios que le ofrecieron.

Además, el candidato socialista fue especialmente duro con Iglesias al recordarle distintas declaraciones en las que apela a la necesidad de que Unidas Podemos esté en el Gobierno para garantizar que el PSOE haga una política de izquierda. Sánchez recordó que Iglesias ha dicho que da igual que gobierne el PSOE o el PP porque sólo ellos han venido a cambiar las cosas, y le recordó las políticas sociales impulsadas por el PSOE en materia de Sanidad pública, de Dependencia.

Sánchez no pasó de ahí. Se limitó a añadir que él no desea un repetición de elecciones -lo que provocó una carcajada en el Hemiciclo- y que, aunque la máxima responsabilidad de que haya Gobierno es del Grupo Socialista, "no depende sólo del Grupo Socialista, sino de los 350 diputados de esta Cámara"; concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad