Público
Público
Únete a nosotros

Nuevas elecciones Sánchez anticipó en agosto al presidente de la CEOE que no habría acuerdo con Iglesias

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, se reunió dos veces de forma discreta con el presidente del Gobierno en el palacio de La Moncloa a principios de agosto y a primeros de septiembre. En esos encuentros, Sánchez le transmitió que no había ninguna posibilidad de acuerdo con Unidas Podemos, pese a que en septiembre estaban negociando.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 14

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. / EUROPA PRESS - EDUARDO PARRA

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, fue de los primeros –si no el primero– en conocer de boca del propio Pedro Sánchez que habría repetición electoral en noviembre. Eso es lo que se desprende de la noticia que publica este miércoles laiformacion.com. Según este medio, el presidente de los empresarios se reunió dos veces de forma discreta con Sánchez en el palacio de La Moncloa durante el verano, una a principios de agosto y otra a primeros de septiembre. En esos encuentros el presidente del Gobierno transmitió al de los empresarios que no había ninguna posibilidad de acuerdo con Unidas Podemos.

Aunque la opinión pública tuvo que esperar hasta el 17 de septiembre para saber que habría nuevas elecciones, Garamendi ya tuvo claro menos un mes y medio antes que no habría acuerdo y que la apuesta más firme del presidente del Gobierno ya a principios de agosto era volver a las urnas. Según se puede leer en lainformacion.com, que cita fuentes de la CEOE, "en una reunión celebrada a mediados de agosto el propio Sánchez transmitió al responsable de la patronal que el acuerdo con Unidas Podemos era muy complicado porque los de Iglesias seguían empeñados en entrar en el Gobierno. Después, a principios de septiembre, Sánchez delega en su equipo de máxima confianza para transmitirle a Garamendi que no iba a haber pacto".

Garamendi fue informando de sus encuentros con Sánchez a algunos miembros de la cúplula de la CEOE y también fue modificando su discurso sobre la situación política en función de la información que recibía de la Moncloa. Primero, Garamendi pasó de reclamar un Gobierno entre PSOE y Ciudadanos como la mejor fórmula a apostar por un Ejecutivo monocolor del PSOE; más tarde –precisamente a principios de agosto– abogó por un pacto a la portuguesa, esto es un programa de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, pero con los morados fuera del Ejecutivo. Finalmente, a principios de septiembre, coincidiendo con la segunda reunión de Sánchez con Garamendi, los empresarios se decantaron ya sin tapujos por nuevas elecciones.

Es más, el segundo encuentro entre Garamendi y Sánchez, en el que ya el presidente le confirmó –siempre según lainformacion.com– que no habría pacto con Unidas Podemos, coincidió con las negociaciones de septiembre entre los  socialistas y los morados. Según esta información, el PSOE negociaba pero ya había decidido que habría nuevas elecciones. 

Pese a todo, un día después de hacerse oficial la nueva convocatoria electoral, la CEOE mostró su preocupación ante "la falta de acuerdo entre los partidos políticos" y pidió "medidas" para afrontar la desaceleración económica.

Más noticias en Política y Sociedad