Público
Público

El nuevo invento de Villarejo: una "misión de Estado" para justificar su visita a Corinna 

'Público' mantuvo dos comidas con el comisario ahora acusado de blanqueo de capitales y organización criminal en las que insistió mucho en que la visita estaba organizada por el expresidente de Telefónica, Juan Villalonga. En febrero de 2015, Villarejo ya estaba investigado por grabar al CNI y a Asuntos Internos en el marco del caso del 'pequeño Nicolás'.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El excomisario de la Policía Nacional José Villarejo, en una foto de archivo. EFE

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. En el caso del comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez, ni los dolores de espalda que le producen cojera ni sus "variables y casi delirantes versiones que da en sala" –aseguran fuentes judiciales a Público– están consiguiendo convencer al juez de la Audiencia Nacional, Diego de Egea, de que le saque de la prisión de Estremera, a la que le envió tras desplegarse la Operación Tándem. 

El jueves por la mañana, Villarejo no consiguió eludir su declaración en el juzgado. Llegó a las 11 de la mañana en ambulancia y de muy mal humor. Se negó a responder a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción y casi a las del juez, sólo dio cancha a su abogado, Ernesto Díaz-Bastién, con el que tenía preparado el discurso que utiliza desde hace cuatro años en cada uno de los casos donde ha sido imputado o investigado: que la visita a Corinna Zu Sayn-Wittgenstein (Larsen, de soltera) fue una "misión de Estado".

Sin embargo, son cuantiosas las pruebas documentales que obran en diferentes causas –incluidas las halladas en los registros de Tándem del socio de Villarejo, Rafael Redondo, y del comisario Enrique García Castaño–, así como en poder de periodistas como los de Público, que acreditan que la declaración del multimillonario policía es falsa. 

Corinna contacta con Villarejo porque Villalonga le dice que "hay un abogado que no se asusta"

En septiembre y octubre de 2016, Público mantuvo dos comidas con el comisario Villarejo que fueron grabadas y en las que el presunto blanqueador de capitales explicó con detalle cómo se fraguó su reunión en Londres con Corinna, dos años después de la visita que le hizo el director del CNI, Félix Sánz Roldán, a la amante de Juan Carlos I y, en consecuencia, antes también de que acudiera al Congreso a dar explicaciones sobre ella. 

Sin pelos en la lengua, Villarejo explica lo que se puede escuchar en el siguiente audio: Corinna "quiere presentar una denuncia en la Corte Penal Internacional porque, dice: 'El presidente del Gobierno [Mariano Rajoy] me ha amenazado de muerte'”

Villarejo: Ella [refiriéndose a Corinna] contacta conmigo porque alguien le dice que "Hay un abogado que no se asusta'. Porque, claro, ella viene y quiere presentar una denuncia en la Corte Penal Internacional porque, dice: “El presidente del Gobierno me ha amenazado de muerte”… Y, claro, hay un espabilao que dice: “Hay un zumbao por ahí”. Ella no tenia ni puta idea de que yo era madero. Mi estatus de madero es solamente para que los informes tuvieran validez, no es por otra cosa, y no he ejercido hasta que volví en el año 92, 93... y ya hablaremos de la zumbada ésa que dice que la he pinchado [refiriéndose a la puñalada recibida por la doctora Pinto].

En ese mismo contexto, Villarejo profundiza sobre cuál ha sido el papel del jefe de los servicios secretos cuando acudió a ver a Corinna en 2013, como se puede escuchar a continuación: 

Villarejo: Lo tengo porque Corinna me lo entregó, porque la iban a haber matado, porque el muy tonto la amenaza de muerte a la Corinna... ¡Él! Si quieres amenazar a alguien de muerte, coges a un tío como yo, que no se conoce la cara... Bueno ahora sí, el nombre, la cara me preocupado que no… La amenaza de muerte… Dice ella, ¿después de todo lo que me he comido me van a amenazar de muerte? Una polla. Pues le dices que me coma el coño. Y tiene la grabación y, claro, a los dos minutos de eso, le ha llegado al otro tonto... Todo ese chocho... pues a Villarejo, que le suda la polla. Yo, cuando volví hace veintitantos años, volví con una condición: yo me había ido de la poli, me he arruinado dos veces pero he ganado pasta, yo no sé lo que es una comisaría ni un coche oficial...

Las contradicciones con el comisario García Castaño

En enero de 2017, pocos meses después de estás revelaciones de Villarejo a Público, este medio también se reunió y grabó a otro de los comisarios detenidos en la Operación Tándem acusado de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal, Enrique García Castaño. 

Selfie de Patricia López, periodista de Público, con el comisario García Castaño, tomado pocas horas antes de que este diario empezase a difundir las grabaciones del ministro del Interior en su despacho. PL

En ese encuentro, Público ya sabía que este grupo de comisarios –entre los que también se incluía Eugenio Pino, ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía en tiempos de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior– estaba chantajeando a la Casa Real y al CNI, amenazando con desvelar información sobre el rey emérito Juan Carlos I. Un chantaje que comenzó ese mes de enero con las publicaciones sobre Bárbara Rey y Marta Gayá, documentos que Villarejo le había suministrado a sus periodistas Eduardo Inda y Manuel Cerdán para que ejecutaran la extorsión cuando a él le interesara. 

"Es una tomadura de pelo que Villarejo diga que el Estado le encargó una misión en 2015, cuando él ya tenía la guerra abierta desde 2012 contra el CNI y Asuntos Internos, a quienes incluso grabó en 2014"

Era la estrategia que Villarejo desarrollaba desde que, en 2014, su nombre volviera a aparecer en el sumario del pequeño Nicolás por grabar en el mes de octubre una reunión del CNI y Asuntos Internos sobre dicha investigación. Por eso, aseguran a Público diferentes fuentes conocedoras de la investigación: "Es una tomadura de pelo que Villarejo diga que el Estado le había encargado una misión en 2015, cuando él ya tenía la guerra abierta desde 2012 contra el CNI y Asuntos Internos, a quienes incluso grabó en octubre de 2014". 

Pero Castaño, además de reconocer este "chantaje" –por la obsesión que Villarejo tiene contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desde que su hijo apareciera involucrado en el caso Gao Ping junto con el comisario Carlos Salamanca–, desveló quién es la persona que organiza el encuentro Villarejo-Corinna en Londres: el ex presidente de Telefónica y amigo personal de José María Aznar, Juan Villalonga, debido a que la mujer de éste es la fotógrafa que lleva la imagen de la ex amante del rey emérito. Como se puede escuchar en este otro audio:

Castaño: Porque éste está obsesionado por el tema de Gao Ping. Siguiente paso, Corinna. Corinna se ve con Villarejo en Londres y una de las veces le relata que ha estado Félix Sanz a verla y que Félix Sanz la ha medio amenazado.

PERIODISTA: Va a verla a través de su amigo Villalonga o César Alierta que es el que...

Castaño: No, no Félix Sanz Roldán va a verla...

P: No, a Villarejo, se lo dice su amigo Villalonga, que es amigo de Corinna.

C: Eso es...

Precisamente son las cinco horas de declaración del comisario Enrique García Castaño ante el juez De Egea las que desmontan lo contado en ese mismo sumario por Villarejo y echan abajo la invención de que su encuentro con Corinna era "una misión de Estado". 

Más noticias en Política y Sociedad