Público
Público

Otegi se refuerza como el actor clave para la paz en Euskadi y desmonta los argumentos de la derecha

La histórica declaración de la izquierda abertzale, en la que muestra su pesar por el sufrimiento de las víctimas de ETA y señala que nada de esto tendría que haber sucedido, consolida el papel del dirigente independentista y abre aún más el campo de actuación política de las fuerzas soberanistas vascas.

Arnaldo Otegi junto a Arkaitz Rodríguez
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (d), y el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, realizan una "declaración solemne" con motivo del décimo aniversario de la Declaración de Aiete, este lunes en el Palacio de Aiete. Javier Etxezarreta / EFE

Un día como hoy de hace 10 años, Arnaldo Otegi estaba preso. Llevaba ya 24 meses y una semana en prisión por el caso 'Bateragune', una operación policial contra quienes estaban a cargo del proceso que buscaba, paradójicamente, el final de la violencia de ETA. Este lunes 18 de octubre a las 11.03 de la mañana, Otegi se acercó al atril situado fuera del Palacio de Aiete. Ahora sí podría hablar, y tenía algo nuevo que decir.

La declaración histórica de la izquierda abertzale, que por primera vez reconoce literalmente el sufrimiento de las víctimas de ETA y reivindica que nada de eso tendría que haber sucedido, ha tenido a Otegi como uno de sus rostros principales. Cuando el reloj superaba las 11.00 se detuvo en las escalinatas de Aiete junto a Arkaitz Rodríguez, secretario general de Sortu. Primero hubo fotos en silencio. Luego llegó el momento de dar a conocer el comunicado que ya estaba sobre sus respectivos atriles. La hora había llegado.

"Voy a decir lo primero que se me pasó por la cabeza al escucharle: he pensado en tantos años en los que un grupo de víctimas hemos estado exigiendo y reclamando a la izquierda abertzale, siempre desde el respeto y con ánimo constructivo, que reconociera lo que hoy por fin ha reconocido", dice a Público Robert Manrique, víctima del atentado de ETA en Hipercor en 1987 y actual asesor de la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT).

El mensaje leído por Rodríguez en euskera y Otegi en castellano se dirigía precisamente a Manrique y a todas las víctimas de ETA. "Sentimos su dolor, y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido, a nadie puede satisfacer que todo aquello sucediera, ni que se hubiera prolongado tanto en el tiempo", subrayó la declaración solemne.

"El dolor queda y siempre viviremos con él"

"He hablado con varias víctimas, y están contentas. Ven que la paciencia tiene recompensa y que por fin la izquierda abertzale se ha dado cuenta de que tenía que reconocer esos errores. El dolor queda y siempre viviremos con él, pero al menos tenemos el reconocimiento de que nunca más se repetirá", añade Manrique.

Pocos minutos después de que se diera a conocer esa histórica declaración, el nombre de Otegi volvía a estar presentes en despachos políticos y redacciones de todo el país. "Va a pasar a la historia como una persona que desde la izquierda abertzale contribuyó a la paz y a la superación del terrorismo", indica el sociólogo Imanol Zubero

El papel de Otegi en ese ámbito ha sido reconocido por distintas personalidades, entre las que se encuentra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Según coinciden en señalar ahora distintos expertos, su papel en la comparecencia solemne de este lunes en Donostia refuerza precisamente esa imagen.

Jule Goikoetxea, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco (UPV) e investigadora de la Universidad de Oxford, considera que el hecho de que Otegi haya leído la versión de la declaración potencia precisamente "su imagen a nivel internacional como la figura predominante que consiguió, liderando el proceso de Bateragune, que ETA dejara las armas y se disolviera sin ninguna escisión". 

Del mismo modo, Goikoetxea destaca que el acto de este lunes "refuerza su figura de cara al Estado, de forma que se relacione a Otegi con el proceso de paz y, por tanto, con la lucha democrática y pacífica". Hay también otro punto de gran significado. "Ha leído la declaración en castellano como portavoz de EH Bildu, lo cual también tiene un mensaje claro: la coalición seguirá siendo la marca de la izquierda independentista y socialista, y en ese marco hay que entender a Otegi como marca de pacificación y democracia". 

Repercusión política

El papel de la coalición vasca, en la que también participan Eusko Alkartasuna, Alternatiba e integrantes de la ya desaparecida Aralar, adquiere precisamente un valor especial en la política estatal: EH Bildu es hoy un actor político dispuesto a potenciar el bloque de izquierdas que haga posibles políticas de corte progresista y que, al mismo tiempo, intente evitar la llegada al Gobierno de la derecha y la ultraderecha.

"Estamos ante un paso más en la legitimación de la izquierda abertzale en el escenario político actual", afirma Zubero, quien cree que la declaración conocida este lunes "puede tener cierto efecto en lo que tiene que ver con la gobernabilidad del Estado". "El PSOE y Unidas Podemos se van a encontrar mucho más cómodos apoyándose en esta izquierda abertzale que ha hecho esta declaración que en la izquierda abertzale que no lo había hecho", señaló.

Para Asier Blas, director del Departamento de Ciencia Política y de la UPV, lo ocurrido este lunes permite precisamente a la izquierda abertzale "reafirmarse en el camino que tomó la izquierda abertzale hace diez años", al tiempo que "también sirve para atenuar las críticas de PP, Vox o incluso el PNV a nivel de Euskadi sobre el tema de la condena de los actos de ETA".

La repercusión llega también al ámbito de la política autonómica, el otro gran frente de batalla política que hoy tiene EH Bildu y en el que busca superar al PNV, su gran rival en el ámbito del nacionalismo. "Hay que tener en cuenta que EH Bildu es la segunda fuerza política en Euskadi, por lo que hay un temor en el PNV a perder su hegemonía", apunta Ricardo Feliú, sociólogo y profesor de la Universidad Pública de Navarra.

"Desatar nudos"

Más allá del terreno político, la posición marcada este lunes en Donostia por la izquierda abertzale abre también expectativas en el ámbito del acercamiento hacia las víctimas de ETA. "Espero sinceramente que esta declaración de reconocimiento sea acogida por todos como un paso importante hacia la paz y la reconciliación duraderas en el País Vasco y en toda España", afirmó en un comunicado el abogado sudafricano Brian Currin, quien estuvo al frente del grupo de mediadores internacionales que buscó facilitar el final de ETA.

El politólogo uruguayo-israelí Alberto Spektorowski, otro de los expertos que formó parte de ese grupo, remarca que "la evolución de la izquierda abertzale en entender que se ha causado daño y asumir su parte de responsabilidad es algo muy importante". "El diálogo entre las partes puede hacerse más potable. Espero que las otras fuerzas políticas sepan reconocer que hay un avance muy serio", agregó. 

En esa misma línea, Maider Maraña, directora de la Fundación Baketik –una organización que trabaja mediante distintas iniciativas en el escenario posconflicto– cree que la declaración de la izquierda abertzale "puede desatar algunos nudos". "Es un paso más, uno de tantos, en un camino de prácticas restaurativas tendientes a asumir responsabilidades y reparar el daño, pero que luego deben ser traducidas a la práctica", subrayó. A su juicio, la clave está en ver "cómo estos grandes hitos se van a traducir en la convivencia".

Más noticias