Público
Público

Pablo Casado Casado, entre pitidos, pide en Vitoria que se prohíban por ley los homenajes a etarras

El líder del PP acude a Vitoria el día grande de sus fiestas patronales y anuncia que su partido se opondrá al acercamiento de presos al País Vasco.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, pone al presidente de los populares, Pablo Casado, el pañuelo festivo durante la visita de ésta a Vitoria. EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez  "extremar las precauciones" para que no se lleven a cabo homenajes a los presos de ETA que salgan en libertad, en particular a Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, que este sábado ha abandonado la prisión tras 30 años de condena.

Casado ha hecho estas declaraciones en Vitoria, ciudad que celebra este sábado el día grande de sus fiestas patronales, y a la que ha acudido acompañado por dirigentes del PP vasco, con su presidente, Alfonso Alonso, a la cabeza.

En una céntrica calle de la capital alavesa abarrotada de gente con motivo de las fiestas, el líder de los populares ha sido increpado por decenas de personas que le han pitado, le han llamado asesino, le han emplazado a irse del País Vasco, y han pedido la libertad para los jóvenes encarcelados por agredir a guardias civiles en la localidad navarra de Alsasua. Estos gritos han sido respondidos con aplausos por simpatizantes del PP.

Casado,no obstante, ha subrayado que es un honor estar en las fiestas de Vitoria para reivindicar la recuperación de la "concordia y de la convivencia de una sociedad en libertad, con seguridad y sin ningún tipo de presiones como las que esta minoría radical está dedicando hoy" al PP, ha dicho.

El líder de los conservadores ha señalado que hoy ha salido de prisión un "sanguinario terrorista", en referencia a Santi Potros, y ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que "extreme las precauciones para que no haya ningún homenaje ni enaltecimiento a un terrorista que asesinó a casi 40 personas".

Casado ha insistido en la necesidad de una nueva ley de memoria, dignidad y justicia para que las víctimas sean recordadas, pero en la que se deje claro que no se "toleran homenajes a terroristas".

Ha insistido en que el PP "no va a tolerar ningún acercamiento de presos etarras" porque "no cabe un beneficio a asesinos que no han tenido la decencia" de ayudar para esclarecer 300 atentados y ha advertido al Ejecutivo central de que "tendrá la oposición frontal" si lo hace.

También ha reiterado que se opone a la retirada del recurso contra la ley vasca de víctimas de abusos policiales, al defender que "en España no ha habido abusos policiales, sino muchos policías y guardias civiles asesinados por ETA".

En su discurso, Casado ha recordado a la niña asesinada en 2002 en Santa Pola (Alicante) en un atentado de ETA, que hoy cumpliría 18 años, y ha adelantado que el jueves estará en esa localidad para recordarla y para insistir en que "esos días no tienen que volver".

También acudirá el 17 de agosto a los actos de recuerdo a las víctimas de los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) y ha confiado en que "no haya ningún problema ni ningún ultraje a la corona".

Casado también ha subrayado que la relación con el PP vasco es "excelente y de absoluta admiración", y ha mostrado su total respaldo a su presidente, Alfonso Alonso, que apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en el proceso de primarias.

Flanqueado por Alonso y por el vicesecretario de Organización del partido, Javier Maroto, ha afirmado que está en política "gracias a los héroes del PP vasco", tras recordar que conoció a Alonso y a Maroto, ambos exalcaldes de Vitoria, "escoltados y pasándolo muy mal por defender las libertades y los derechos".

Ha invitado a Alonso a seguir "haciendo una labor imprescindible no solo en el PP vasco, sino en el resto de España" y ha hecho hincapié en que es su amigo e "imprescindible" para la formación.

Por su parte, el líder de los populares vascos se ha mostrado orgulloso por la visita de Casado el día grande de las fiestas, en honor a la Virgen Blanca, y ha confiado en que ésta proteja y dé suerte a Casado para que llegue a ser presidente del Gobierno.