Público
Público

Parlamento Europeo Casado busca una "salida digna"en Europa para ministros y altos cargos de la era Rajoy

Entre los candidatos, destacan Rafael Hernando, exportavoz del Congreso, José Manuel García, exministro de Exteriores, los exministros del Interior Juan Ignacio Zoido y Jorge Fernández Díaz y el actual presidente madrileño Ángel Garrido.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El exministro Juan Ignacio Zoido (i) y elxportavoz 'popular' Rafael Hernando (d) durante un pleno de la Cámara Baja. EFE

Europa es uno de los destinos más solicitados por quienes han cumplido una etapa en el seno de un partido (desempeñando cargos al frente de un ministerio o una portavocía, habitualmente), y que todavía quieren permanecer en política. Bruselas es una "salida digna a una carrera larga", reconocen fuentes de la dirección popular a este diario, donde 'viejas glorias' tienen asegurado un buen puesto durante, al menos, cinco años. Una suerte de cementerio de dinosaurios que en los últimos años ha tratado de dejar atrás su mala reputación.

Desde el PP consideran que esta imagen ha cambiado tras la entrada en vigor del tratado de Lisboa hace diez años. "Antes el Parlamento Europeo (PE) no tenía ninguna competencia real y era una caja de resonancia de grandes resoluciones, pero ahora es un órgano que tiene codecisión en materia legislativa, junto a la Comisión y el Consejo", subrayan.

"Mucha gente que se ve con todo el derecho de ir a Bruselas como compensación a los servicios rendidos, pero el Parlamento ya no es ese sitio"

"Con este nuevo parlamento ya no puedes enviar a viejas glorias, hay que apostar por diputados que tengan idiomas y nociones de política internacional y europea", defienden fuentes 'populares'. "Mucha gente que se ve con todo el derecho de ir a Bruselas como compensación a los servicios rendidos, pero el Parlamento ya no es ese sitio", alegan.

Entre los posibles candidatos a las listas europeas -cuyos comicios se celebrarán el 26 de mayo juntamente con las elecciones autonómicas y municipales- destacan los nombres de Rafael Hernando, exportavoz del Congreso, José Manuel García, exministro de Exteriores, los exministros del Interior Juan Ignacio Zoido y Jorge Fernández Díaz -en tela de juicio por la operación Kitchen- y el actual presidente madrileño Ángel Garrido. Todos ellos habrían pedido expresamente marcharse -aunque la ultima decisión recae sobre la dirección del partido-, a excepción de Garrido, que fue apartado por decisión de Casado de la Comunidad de Madrid, y cuya candidatura supondría un 'premio' por el trabajo realizado desde la marcha de Cristina Cifuentes.

Desde la cúpula 'popular' defienden que el Parlamento cada vez "tiene más importancia y se necesita más peso" y que en la lista habrá "experiencia y renovación". Los conservadores incorporarán perfiles potentes junto a eurodiputados veteranos, como Esteban González Pons, actual portavoz de los 'populares' y de Antonio López-Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo (PPE). Con Rajoy al mando del PP, González Pons tenía asegurado ser cabeza de lista, y aunque en Génova aseguran que "se ha ganado ser número uno de nuevo porque ha sido un gran portavoz del grupo español", ese lugar aun no está adjudicado. 

En la primera fila, Esteban González Pons junto a Pablo Casado y Manfred Weber en el Congreso del PPE. Twitter.

Si González Pons no resulta elegido, se complicaría que un miembro de la delegación española sustituyera a Manfred Weber -el candidato del grupo popular para presidir la Comisión Europea- cuando éste deje el liderazgo del grupo parlamentario del PPE. Weber no dejaría en manos inexpertas la presidencia de una delegación tan relevante y el PP perdería una de sus mejores bazas. No obstante, las fuentes consultadas reconocen que España no es el único país interesado en presidir este grupo, que cuenta con 211 eurodiputados. 

Los europarlamentarios que seguro no repetirán -todos superan los 70 años de edad- serán Luis de Grandes, ocho años portavoz del PP en la Cámara Baja, Santiago Fisas, exvicepresidente del Comité Olímpico y exconsejero de Cultura y Deporte con Esperanza Aguirre, y Agustín Díaz de Mera, antiguo diputado y senador, que llegó al PE en el año 2004. La continuidad del resto de la lista está en el aire, a excepción de González Pons y López Istúriz.

La situación del PPE de cara a los comicios

Si se cumplen los plazos establecidos, la salida de Reino Unido ha de producirse antes del 29 de marzo. Esta marcha supondrá 5 asientos más en la Eurocámara para España, aunque estos escaños extras no beneficiarían al PP, que perdería 3 respecto a los comicios de 2014, según las encuestas que manejan desde el organismo europeo, la más reciente publicada a primeros de este mes.

Desde la formación reconocen que el resultado de las europeas puede variar en función de lo que suceda en las elecciones generales. "Después de la victoria de Zapatero en marzo de 2004 -recuerdan- el PP obtuvo solo un escaño menos que el PSOE. La gente que votó socialista entonces, meses después cambió de opinión. Ahora podría suceder algo similar", pronostican.

"Si hubiese estado Soraya en el fenómeno Vox, el PP no sobrevive" sentencian desde el PP

Los 'populares' se muestran preocupados por el auge de la formación ultraderechista Vox, que podría pasar de 0 a 7 asientos. No obstante, consideran que los de Abascal "alcanzarán su cumbre" y que "el tiempo lo dirá". Desde el partido defienden que cuando Pablo Casado salió elegido como candidato en el Congreso Extraordinario de julio tras la marcha de Rajoy, el PP "salvó los muebles". "Si hubiese estado Soraya en el fenómeno Vox, el PP no sobrevive", sentencian.

María García Zornoza, redactora jefe de Aquí Europa, un medio digital con sede en Bruselas dedicado a información de la Unión Europea, reconoce en declaraciones a Público que hay "cierto malestar en algunos círculos del Partido Popular con la dureza del discurso de Casado" y "por la opacidad sobre el candidato que liderará su lista popular". El PP es junto a Vox el único partido a nivel nacional que no ha presentado a su cabeza de lista para las europeas.

La posible expulsión de Orbán pone en jaque al PP

La periodista considera que nos encontramos ante las elecciones más importantes de la Unión Europea en las que será crucial la línea que adopte el centro-derecha europeo. "El ejemplo lo vimos muy claro en las últimas elecciones en Alemania y Ángela Merkel ha aprendido de ello: hacer propio el discurso de extrema derecha para no dejar escapar ese rango de votos es contraproducente. La canciller lo pagó y AfD- la ultraderecha alemana- se aprovechó de ello". García sostiene que "la gente situada en el espectro más radical prefiere el discurso auténtico a la marca blanca. Imitar a la extrema derecha provoca además una fuga del centro y el sector más moderado".

Hay ciertos sectores dentro del PPE que aspiran a excluir al partido de Viktor Orbán, Fidesz, de la coalición política, debido a sus posturas ultranacionalistas y euroescépticas. La comunicadora cree que el PP "está jugando con fuego". En la condena del Parlamento Europeo a la deriva del primer ministro húngaro, los españoles fueron de los pocos que se pusieron al lado del líder de la 'democracia iliberal' no votando, absteniéndose o votando en contra de la resolución de la Eurocámara, en contra de lo que hizo la CDU de Merkel. 

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, pronuncia su discurso durante el pleno en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. - EFE

Ante la plausible expulsión de Orbán -que se decidirá la próxima semana-, el PP español también está manteniendo un perfil bajo. "Es cierto que dentro del propio PP hay diferentes posturas, Ramón Luís Valcárcel, por ejemplo, ha mantenido una mano más dura con respecto a Orbán, pero si el PP que encabeza Casado adopta esta línea, la de hacer la vista gorda ante los ataques al Estado de Derecho o contra valores como la tolerancia, puede pagarlo en las urnas europeas", apunta García Zornoza.

Orbán es un personaje semidesconocido para el público español, pero Fidesz es el buque insignia de la reacción más conservadora, autoritaria y bonapartista en la Europa actual. Un partido de masas que ocupa casi dos terceras partes del parlamento y que ha hecho suyas las posiciones del partido neofascista Jobbik hacia las minorías y la migración.

Más noticias en Política y Sociedad