Público
Público

La Policía no detectó "incidencias" en la manifestación nazi por la División Azul que acabó con proclamas antisemitas

En una respuesta enviada al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, Interior señala que los agentes desplegados durante la movilización ultra del pasado 13 de febrero no interpusieron ninguna denuncia contra los asistentes. Tres días después, la Fiscalía abrió una actuación de oficio por los ataques contra judíos lanzados por una de las oradoras. 

Manifestantes de ultraderecha
Manifestantes de ultraderecha durante el homenaje a la División Azul realizado el pasado 13 de febrero en Madrid. Jesús Hellín / EUROPA PRESS

El último acto antisemita celebrado por neonazis en Madrid no conoció los efectos de la ley Mordaza. Según admite el Ministerio del Interior, los efectivos de la Policía Nacional que el pasado 13 de febrero custodiaron la manifestación en honor a la División Azul no vieron necesario formular ningún tipo de denuncia. Tampoco entendieron que tuviesen que intervenir de ninguna otra forma ante este acto, que concluyó con un discurso profundamente antisemita.

Interior se ha pronunciado sobre este asunto a raíz de una pregunta escrita formulada por el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, quien en su iniciativa destacaba precisamente que en aquel acto "unas 300 personas de ideología neonazi y ultra se manifestaron en Madrid para conmemorar el 78 aniversario de la Batalla de Krasni Bor en la que participaron los voluntarios nazis españoles de la División Azul contra la Unión Soviética".

"¿Cuál es el motivo por el que se autorizan manifestaciones de enaltecimiento del nazismo?", era una de las interrogantes planteadas por Iñarritu, quien además pidió información acerca de las actuaciones realizadas ese día por los agentes y, de cara al futuro, si el Ejecutivo prevé seguir autorizando actos neonazis.

En su respuesta, Interior apela primero a la Constitución para citar, en concreto, "el derecho de reunión pacífica", subrayando que "el ejercicio de este derecho no necesita autorización previa". En cuanto al acto en concreto celebrado el día 13 de febrero y que terminó con el discurso antisemita, el ministerio señala que sus organizadores habían comunicado previamente a Delegación de Gobierno sobre la celebración de ese evento. 

Del mismo modo, indica que "los agentes destacados de la Policía Nacional no registraron incidencias ni en la manifestación, ni en la concentración, ni actos que perturbaran la seguridad ciudadana, y no se denunció a ningún asistente" en virtud de la popularmente conocida como ley Mordaza.

Requerimiento de Fiscalía

En ese contexto, la difusión del discurso pronunciado al final del mitin, durante el cual una militante neonazi lanzó proclamas antisemitas, motivó que la Fiscalía Provincial de Madrid abriese una investigación penal de oficio, a instancias de la Delegación del Gobierno "con el fin de averiguar todo lo acontecido en la citada manifestación", explica Interior. Señala además que la Fiscalía requirió "los atestados de las actuaciones policiales y la información que pudieran aportar los agentes". 

Más noticias