Público
Público

PP vasco Casado busca reavivar el fantasma de ETA con sus candidatos en Euskadi

El líder del PP ha comenzado su campaña electoral y ha escogido el pueblo de Miguel Ángel Blanco, Ermua, para ello. "El terrorismo tiene una influencia emblemática en el PP, Pablo necesita que siga vivo de algún modo", aseguran fuentes 'populares' a Público.

El candidato a lehendakari a las elecciones vascas, Carlos Iturgaiz, (i) junto al presidente del PP Pablo Casado, (c) y la presidenta del PP vasco, Amaia Fernández, (d) en el acto político celebrado este viernes en Ermua, Bizkaia. EFE/LUIS TEJIDO.
El candidato a lehendakari a las elecciones vascas, Carlos Iturgaiz, (i) junto al presidente del PP Pablo Casado, (c) y la presidenta del PP vasco, Amaia Fernández, (d) en el acto político celebrado este viernes en Ermua, Bizkaia. EFE/LUIS TEJIDO.

marta monforte/danilo albin

Pablo Casado ha comenzado su campaña electoral y el pueblo de Miguel Ángel Blanco, Ermua, ha sido el enclave escogido por el líder del PP para ello. Un lugar simbólico para la lucha contra el terrorismo tras el secuestro y asesinato en el año 1997 del entonces concejal del PP a manos de ETA. A la movilización social contra la banda terrorista se la conoce como el 'espíritu de Ermua'. El de este viernes ha sido su primer acto público con Carlos Iturgaiz tras el terremoto que supuso la fulminante destitución del ahora exlíder del PP vasco, Alfonso Alonso

Casado quiere que este 'espíritu' siga presente, a pesar de la desaparición de la banda terrorista. "El PSOE con Sánchez a la cabeza se sigue apoyando en Bildu, en los herederos de los terroristas que no han condenado el asesinato de nuestros compañeros ni los 300 asesinatos sin esclarecer. Ahora ostentan responsabilidades y han permitido que Sánchez sea presidente del gobierno de España", ha señalado durante su discurso en la sede del PP de la localidad. Justo detrás había un cuadro con el rostro de Miguel Ángel Blanco.

"Para Pablo, Euskadi y Navarra son importantísimos para mantener la llama de la lucha contra el terrorismo", señalan fuentes populares a Público. "No va a poner al frente del PP a alguien que no tenga vinculación con ETA. Es su sino. Necesita que esté viva de algún modo. El terrorismo tiene una influencia emblemática en el PP. Quienes vivieron aquello son como superhéroes, pero en un sentido trágico. Es esa idea de la reconquista, parecida a la que tiene Vox en la cabeza".

Unas palabras que coinciden con lo expuesto recientemente por el exministro de exteriores y actual eurodiputado popularJosé Manuel Margallo, en la Sexta Noche: "Desde que no nos matan, no tenemos proyecto" para Euskadi, le dijo "la máxima dirigente del PP vasco" en la presentación de las listas para las elecciones municipales de 2015. "El Partido Popular tiene que hacer un proyecto".

Lo cierto es que Casado dejó muy clara su postura tras los cambios realizados en la cúpula de dirección el pasado mes de julio. "El hecho de que la portavoz en el Congreso sea la número uno por Barcelona y fundadora de Libres e Iguales, que el portavoz en el Senado sea exalcalde de Vitoria y persona durante muchos años perseguida por el terrorismo, o que la vicesecretaria de Organización —Ana Beltrán— sea la presidenta del PP de Navarra y también haya recibido presiones del entorno abertzale da alguna pista de por dónde va a ir esta legislatura en materia territorial", arguyó el líder del PP.

Iturgaiz, una trayectoria política marcada por ETA 

"Cuando eliges a Iturgaiz ya sabes lo que hay", comenta a Público un exdirigente del PP vasco. En tal sentido, antiguos integrantes del partido que compartieron espacio con el ahora designado candidato a lehendakari recuerdan que encarnaba la línea más dura de la formación conservadora, en la que se encuadraban también la ex presidenta del partido en Euskadi, María San Gil, o el ex ministro de Interior Jaime Mayor Oreja.

Iturgaiz encarna la línea más dura del PP, cercana al expresidente Aznar. Ha enarbolado un discurso crítico contra el aborto, el matrimonio gay y el nacionalismo vasco

Prácticamente toda su carrera ha estado marcada por ETA. En su biografía 'Vivir frente al terror' habla sobre aquellos años en los que estuvo amenazado de muerte por la banda terrorista y donde ensalza el comportamiento de sus compañeros de partido, entre los que figura Alonso. El fallo del mando a distancia que debía activar una bomba impidió que la banda lo alcanzara en el año 2001.

Su designación como candidato retrotrae a esa otra época del PP. No obstante, en el entorno de Iturgaiz se niegan a confirmar el peso que tendrán en su discurso asuntos como ETA, la izquierda abertzale —hoy integrada en EH Bildu— o, a grandes rasgos, el nacionalismo vasco. El candidato a lehendakari también ha enarbolando un discurso muy crítico contra el aborto, el matrimonio gay, el nacionalismo vasco y últimamente también contra el independentismo catalán.

Las apuestas del PP: Carmelo Barrio e Íñigo Arcauz 

Tras una intensa semana que comenzó con la dimisión de Alfonso Alonso y acabó con Pablo Casado aplaudiendo a Iturgaiz en Ermua, los populares vascos apuran ahora las líneas maestras de la campaña hacia las elecciones autonómicas del 5 de abril. El jefe de campaña será Iñaki Oyarzabal, jefe del PP en Araba —un territorio clave para los intereses electorales de los conservadores— e incondicional de Alfonso Alonso.

Según avanzaron a Público fuentes del PP, todo apunta a que la lista alavesa estará encabezada por Carmelo Barrio, un histórico dirigente conservador con una larga trayectoria en el Parlamento Vasco, también muy vinculado a la lucha contra el terrorismo. Barrio ocupó además el cargo de secretario general del PP vasco entre 1996 y 2017, cuando fue sustituido por Amaya Fernández, ahora presidenta de la formación conservadora tras la renuncia de Alonso.

La lista vizcaína será para el propio Iturgaiz, mientras que en Gipuzkoa el número uno sería el ''casadista' Iñigo Arcauz, quien llegó a ser acusado en su partido de buscar votos para Vox. Hoy es considerado como una apuesta de Génova para el PP en Gipuzkoa, un territorio donde tendrá dificultades para obtener representación parlamentaria. Lo que está claro –y negociado- es que Ciudadanos ocupará el segundo lugar de la lista de Bizkaia y el tercero por Araba.

En las autonómicas de 2016, el PP obtuvo en total nueve escaños -cinco por Araba, dos por Bizkaia y otros dos por Gipuzkoa. Sin embargo, las encuestas indican que en las elecciones del próximo 5 de abril podría caer hasta los cinco escaños, según muestra el reciente análisis de Key Data para Público.

Más noticias de Política y Sociedad