Público
Público

Presupuestos Generales del Estado La reforma fiscal y la ley de vivienda tensionan la negociación de Presupuestos entre el PSOE y Unidas Podemos

Unidas Podemos se planta ante los escasos avances en materia de regulación de los precios del alquiler y subida del Impuesto de Sociedades. En la parte socialista del Gobierno hay más optimismo en torno a alcanzar un acuerdo y ya se muestra dispuesta a hacer "ajustes fiscales".

La ministra de Hacienda María Jesús Montero (c), la ministra de Trabajo Yolanda Díaz (i), y la de Igualdad Irene Montero (EFE)
Imagen de archivo de la ministra de Hacienda María, Jesús Montero (c), la de de Trabajo Yolanda Díaz (i), y la de Igualdad, Irene Montero (EFE).

Parecía un camino fácil, pero a las puertas de finalizar el mes de septiembre no hay acuerdo en el seno del Gobierno para presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022. Las negociaciones están muy avanzadas en muchos de los puntos, pero hay dos escollos que están dificultando el pacto: la petición de Unidas Podemos para que se cumpla ya el acuerdo de Gobierno en materia fiscal y subir el Impuesto de Sociedades al 15%, además de subir el IRPF a las rentas más altas; y llegar por fin a un acuerdo para aprobar la ley de vivienda.

Hace apenas unos meses, ambas partes insistían en la necesidad de aprobar unas cuentas para el próximo ejercicio presupuestario, con el fin de desplegar las inversiones procedentes de los fondos europeos de reconstrucción. Además, en los dos partidos había optimismo acerca de las negociaciones presupuestarias que se iban a dar en el seno del Gobierno, y no se esperaban grandes obstáculos.

Sin embargo, a medida que han ido avanzando estas conversaciones, el pacto se ha enquistado y, al menos desde Unidas Podemos, el mensaje es que en este momento las posiciones de ambos partidos "están muy lejos"

En la parte socialista del Gobierno ya se admite que habrá algunos "ajustes fiscales" en los Presupuestos, pero la gran reforma fiscal no llegará hasta las Cuentas de 2023. Mientras, las negociaciones de la ley de vivienda están estancadas, pero todavía se confía en poder cerrar un acuerdo. De hecho, en el entorno de Pedro Sánchez hay optimismo y se cree que el acuerdo será posible, algo que dijo el propio presidente: "Va a haber Presupuestos y se presentarán en tiempo y forma".

Para el espacio confederal hay dos reformas que, a día de hoy, son esenciales: la regulación de los alquileres, en materia de vivienda; y fijar una tributación mínima del 15% en el Impuesto de Sociedades, como se recoge en el acuerdo de Gobierno.

En este sentido, hasta el momento Unidas Podemos había evitado proyectar las discrepancias hacia la opinión pública, pero tras constatar la falta de avances en estas cuestiones en las últimas semanas, se ha decidido trasladar que la negociación está enquistada. En el espacio confederal aseguran que "un Gobierno progresista no se puede permitir ser adelantado por la izquierda por el G20 o por Biden", dos actores políticos que han respaldado la subida de impuestos para las grandes empresas.

El PSOE se abre a incluir "ajustes fiscales" en los Presupuestos

Este jueves, el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez (que es el negociador de UP en materia presupuestaria) reaccionó a un mensaje del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresando su intención de subir impuestos a las grandes corporaciones: "Biden se planta: es hora de que las grandes empresas paguen los impuestos que les corresponde. Establecer un tipo mínimo efectivo en el Impuesto de Sociedades es una urgencia, en Estados Unidos pero también en España", escribió en sus redes sociales.

En la parte socialista del Gobierno hay menos pesimismo en cuanto a la posibilidad de que se alcance un acuerdo. Incluso aunque, entre líneas, el presidente del Gobierno en su comparecencia ante la prensa desde Nueva York ya no se mostró tan rotundo con que los Presupuestos Generales del Estado para 2021 no contemplen algunas reformas fiscales, como había repetido los meses anteriores.

No obstante, fuentes del Ministerio de Economía se remiten a las palabras pronunciadas esta misma semana por la vicepresidenta primera, que defiende afrontar la reforma fiscal en los Presupuestos de 2023, aunque dejó abierta la posibilidad de algunos ajustes fiscales en la Cuentas para este año.

Lo que nadie aclara es si esos "ajustes" incluirán la reforma del Impuesto de Sociedades como reclama Unidas Podemos. En este sentido, algunas fuentes apuntan que sería más fácil subir el IRPF a las rentas más altas, una medida que se contempla en el acuerdo del Gobierno de coalición.

En todo caso, serán ajustes muy puntuales para intentar el consenso con Unidas Podemos, porque Economía quiere esperar al informe del comité de expertos que se ha creado para elaborar una propuesta de reforma fiscal completa, que debería ser presentada a principios del próximo año. La aprobación de estos Presupuestos es crucial para el Gobierno, ya que le daría la estabilidad necesaria para agotar la legislatura, que es el empeño de Pedro Sánchez.

Más noticias