Público
Público

Primarias Cs Arrimadas arrasa a Igea en las primarias y deja a los críticos sin réplica

Cs apuesta por la continuidad, lo ha decidido el 76,91% de la militancia. La portavoz de Cs en el Congreso se ha impuesto al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, al que ha apoyado un 22,32% del censo.

Elegidos los compromisarios de Cs Cantabria que asistirán al congreso estatal del partido, que apoyarán ampliamente a Arrimadas
La recién elegida presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

marta monforte

Inés Arrimadas es la nueva líder de Ciudadanos. Así lo ha decidido el 76,91% de la militancia tras la votación celebrada durante el fin de semana. La portavoz de Cs en el Congreso se ha impuesto a su rival, Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León, al que ha apoyado un 22,32% del censo. Arrimadas se garantiza, así, el liderazgo del partido los próximos cuatro años. El tercer candidato, un desconocido Ximo Aparici, ha obtenido el 0,74% de los votos.

En el proceso han participado el 59'5% de los afilados -un total de 12.328 votos- de un censo de 20.713. Los militantes también se han decantado claramente por un proyecto para el futuro Ciudadanos: la continuidad con el modelo de Albert Rivera -único presidente de la formación durante 13 años- en la que el Comité Ejecutivo es el máximo órgano de decisión y ostenta el poder sobre los territorios. El rupturismo, representado por Igea, hacia un modelo descentralizado, no ha logrado ni un tercio de los apoyos.

Se trata de un resultado decepcionante para el sector crítico, que esperaba capitalizar, al menos, ese 30% de apoyos

Se trata de un resultado decepcionante para el sector crítico, que esperaba capitalizar, al menos, ese 30% de apoyos. Esa ha sido la baza utilizada por Igea durante esta semana tras la elección de compromisarios, en la que Arrimadas también barrió a su rival con el 78% de los delgados. El dirigente de Cs criticaba el sistema al entender que beneficiaba a la lista más votada y advertía de que la jerezana no llegaba al 50% de los apoyos. Sin embargo, estas primarias se han realizado por sufragio universal, por lo que el resultado es incontestable.

Tal y como adelantó Público, desde el entorno de la nueva presidenta de Ciudadanos descartan que Igea sea integrado en la ejecutiva y consideran que su estrategia durante la campaña "se ha basado en hacer fuerza para ser integrado": "Pero eso no ocurrirá, no puedes tener a una persona dentro de tu dirección que te está cuestionando constantemente". Asimismo, aseguran que no se pedirá su cabeza y que el vallisoletano continuará siendo el vicepresidente de Castilla y León, si así lo desea. No obstante sí que se le pedirán "gestos" para tratar de unir el partido, empezando porque "deje de meterse" con Cs.

El reto de Arrimadas: revertir la debacle y no ser absorbidos por el PP

El reto para Arrimadas no será fácil: la formación se encuentra actualmente en un un momento de extrema debilidad, con solo 10 diputados en el Congreso, y con un Partido Popular aclamando por la integración en sus filas. El líder de los populares, Pablo Casado, ya ha felicitado a la portavoz a través de su cuenta de Twitter: "Mis mejores deseos para la nueva ejecutiva con la que seguiremos colaborando en gobiernos de coalición autonómicos y municipales frente al nacionalismo y la izquierda radical", ha escrito.

El objetivo del conservador es 'refundir' a ambos partidos en torno a una misma candidatura para las próximas elecciones generales. Un plan que ya se ha puesto en marcha con la coalición electoral entre PP y Cs en Euskadi, que acabó con la destitución de Alfonso Alonso. En Génova consideran que la victoria de Arrimadas es el primer paso para lograrlo, por el "buen entendimiento" entre ambos líderes.

Arrimadas coge el testigo de Rivera en el momento más crítico de la formación. Tras una debacle que llevó a los naranjas a pasar de 57 a 10 diputados tras perder más de 2,5 millones de votos en apenas seis meses. Desde el equipo de la presidenta de Cs hacen hincapié en la importancia de "recuperar el centro", que reconocen que perdieron tras la última etapa del partido. Sin embargo, no se plantean romper los acuerdos con el PP allí donde los votos de Vox son necesarios -Andalucía, Madrid y Murcia- para visibilizar este cambio.

Lo cierto es que la jerezana no quiere hacer borrón y cuenta nueva con el pasado. La prueba está en su nuevo equipo de dirección: 31 de los 35 miembros que conformarán su ejecutiva pertenecían al Comité Ejecutivo de Albert Rivera y 11 todavía forman parte de la actual gestora. Entre los nombres más mediáticos destacan los de Ignacio Aguado, Juan Marín, Begoña Villacís, Lorena Roldán, Edmundo Bal, Marcos de Quinto y Toni Cantó.

Arrimadas no ha hecho autocrítica públicamente tras el 10-N

Uno de los reproches que Igea le ha hecho a su contrincante durante estos meses -y que le señaló durante el debate- es que no se ha dado explicación de los motivos que han llevado al partido a esta situación, en la que los naranjas tienen menos escaños que ERC. El dirigente de Cs cree que, sin una reflexión pública, el partido va camino de repetir los mismos errores: "Me ha llevado a presentarme que no hiciéramos ninguna autocrítica en comunicación, en estrategia, en organización, que mantegamos los mismos errores y los mismos equipos".

Arrimadas difiere. "Hay una gran diferencia entre ser autocrítico y ser autodestructivo", le contestó. La líder de Cs considera que con las dimisiones de Rivera y su núcleo duro -José Manuel Villegas, Fernando de Páramo y Fran Hervías- la autocrítica está hecha. Pero lo que pide Igea -y que no se ha hecho- es reconocer públicamente que cometieron un error al no pactar con el PSOE cuando ambas formaciones sumaban 180 escaños. 

El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el centro de la imgen junto al secretario general, José Manuel Villegas (i), el secretario de comunicación, Fernando de Páramo (d) y el exportavoz Juan Carlos Girauta (fondo).

Desde el entorno de la jerezana sí admiten en privado que Cs "dejó de ser útil" para la ciudadanía al negarse tajantemente a entenderse con los socialistas. Sin embargo, justifican su postura al entender que los 57 diputados llegan por el veto a Sánchez: "Primero se nos acusa de ser veletas, después mantenemos nuestra promesa electoral y se nos pide que la incumplamos, muy coherente no es".

Más noticias de Política y Sociedad