Público
Público

Comisión de Reconstrucción El PSOE no logra un gran pacto económico con el PP pese a rechazar de nuevo el impuesto a las grandes fortunas

Los de Pablo Casado votan en contra del dictamen del grupo de trabajo de reactivación económica de la comisión de reconstrucción después de que el PSOE haya rechazado hasta en tres ocasiones en una tarde un impuesto a los ricos. Unidas Podemos ha votado a favor de la medida. Los socialistas rectifican una votación en la que se habían posicionado a favor de derogar la reforma laboral y han votado en contra en su repetición.

Comisión para la Reconstrucción Económica y Social
Rafael Simancas (PSOE) y Ana Pastor (PP) en la Comisión para la Reconstrucción del Congreso / EFE

Tampoco ha logrado 'colarse' el impuesto a las grandes fortunas en el trámite de enmiendas de los documentos de conclusiones de la comisión para la reconstrucción. Pese a ello, y aunque uno de los argumentos para que los socialistas no dieran su apoyo a la medida en un primer momento era el de atraer al PP a un gran acuerdo económico, este miércoles los de Pablo Casado han votado en contra del dictamen del grupo de reactivación económica en el Congreso.

En una sesión que ha durado más de ocho horas, los grupos han cerrado el documento económico de la reconstrucción con un acuerdo de mínimos bastante alejado del amplio consenso que el Gobierno de coalición había buscado con el borrador presentado la semana pasada. La idea era establecer un marco genérico y "transversal" en el que los grupos a la izquierda y a la derecha del hemiciclo pudieran sentirse reconocidos.

Sin embargo, el trámite de enmiendas (el primero para cerrar de forma definitiva las conclusiones de la comisión) ha generado bastantes dudas sobre la posibilidad de lograr un pacto que aúne a la mayoría de los diputados de la Cámara. El PP ha querido dejar claro este miércoles que en materia económica está en latitudes bastante remotas a las del Ejecutivo, y que sin una "rebaja de impuestos" no habrá ni un milímetro de acercamiento hacia un pacto fiscal.

En las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos para presentar el borrador base (sobre el que se han presentado las enmiendas este miércoles), ambas formaciones habían acordado dejar fuera el impuesto a las grandes fortunas, una de las principales medidas planteadas por los de Pablo Iglesias para reformar el sistema fiscal. Esta decisión, junto con la de plantear un borrador económico abstracto y sin reformas concretas, respondía al objetivo de lograr un consenso mayoritario en la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social de la Cámara Baja, un consenso que pasa necesariamente por el PP.

Pese a no incluirlo en ese borrador base, tres partidos (ERC, Bildu y Más País) llevaron el impuesto a las grandes fortunas entre sus enmiendas al documento, forzando a los diferentes grupos a marcar una posición. El PSOE ha votado en contra de las tres propuestas, mientras que Unidas Podemos se ha desmarcado de su socio de Gobierno y ha votado a favor de las enmiendas.

Pese a ello, el borrador presentado por las formaciones del Gobierno y las negociaciones que se produjeron hasta este mismo miércoles (en pleno desarrollo de la comisión, que ha hecho hasta tres recesos) no han servido finalmente para que el PP cambiase su 'no' al documento por, al menos, una abstención. "Al Gobierno le ha faltado una decidida bajada de impuestos y cotizaciones", ha asegurado la portavoz de los conservadores en el grupo de trabajo, Elvira Rodríguez.

Durante las votaciones se ha tenido que repetir uno de los procesos por un "error" del PSOE, que ha atribuido a la confusión que producen las más de 1.000 enmiendas que se han presentado en los cuatro grupos de trabajo. EH Bildu llevaba entre sus enmiendas un compromiso para derogar la reforma laboral; durante el turno de fijación de posiciones la portavoz del PP advirtió que su grupo no podría votar a favor de un acuerdo que incluyera esta medida.

El PSOE "corrige" su voto sobre la reforma laboral

"Los cambios normativos del anterior Gobierno fueron un éxito y el acuerdo Gobierno-Bildu sería un error total que no deberíamos ni podemos permitirnos", ha dicho Rodríguez, respecto al pacto alcanzado en mayo entre el Grupo Socialista, el de Unidas Podemos y la formación vasca.

Llegado el momento de las votaciones, la medida ha salido adelante gracias al apoyo del PSOE. De hecho, EH Bildu llegó a comunicar por sus canales de prensa que habían logrado incluir la reforma laboral en el documento de conclusiones del grupo de reactivación económica. Casi una hora después de la votación, el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, ha llegado al grupo para solicitar a la coordinadora del mismo, Luz Martínez Seijo, que repitiera la votación aludiendo a la normativa aprobada en el plan de trabajo de la comisión, que según el diputado del PSOE, habilita la repetición de las votaciones.

La coordinadora ha ordenado repetir la votación y los socialistas han cambiado el sentido de su voto y se han posicionado en contra de la derogación de la reforma laboral. Pese a este cambio, el PP ha votado que "no" al dictamen de conclusiones del grupo de trabajo, que contado con una mayoría simple de 165 votos a favor, 113 en contra y 10 abstenciones.

Tras este primer paso, el viernes se llevará el documento, junto a los textos de los otros tres grupos de trabajo, al plenario de la comisión de reconstrucción. Hasta entonces, los grupos podrán seguir negociando. Tras la sesión del viernes, a finales de julio las conclusiones irán al Pleno del Congreso. En este tiempo, el PSOE y el PP podrían lograr un entendimiento que en esta primera prueba de fuego ha estado ausente.

Más noticias de Política y Sociedad