Público
Público

PSOE Pedro Sánchez: "La única solución para Catalunya es la ley y el diálogo"

El presidente español en funciones carga contra el independentismo en la tradicional Fiesta de la Rosa del PSC, que ha reunido a 25.000 personas en Gavà y ha sido concebida claramente como un acto de precampaña para las elecciones del 10 de noviembre. En el acto también han participado Miquel Iceta, Meritxell Batet y Manuel Cruz.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Pedro Sánchez, a la Fiesta de la Rosa del PSC. EFE / Alejandro García

Unas 25.000 personas se han congregado en la tradicional Fiesta de la Rosa del PSC, con el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, como principal protagonista. Ya en pleno clima preelectoral, los socialistas se ven como ganadores y eso se notaba en el ambiente en la Pineda de Gavà (Barcelona), el escenario del habitual baño de masas con que el partido inicia el otoño. Incluso una encuesta de GAD3 da al PSC como ganador en Catalunya en los comicios del próximo 10 de noviembre, a más de cuatro puntos de distancia de ERC. Un resultado que pocos podían pronosticar tras el apoyo de los socialistas a la aplicación del 155. ¿Quién se acuerda estos días de la temida pasokització del PSOE a raíz de la crisis?

Grupos de flamenco amenizan la espera de un público que se intuye entregado y que soporta estoicamente el sol de los últimos días de septiembre bajo las gorras rojas y sombreros de paja y que se ve, todo hay que decirlo, envejecido respecto a lo que imagina como votante modelo de Sánchez. Un avión sobrevuela la Pineda de Gavà. Después de unos minutos, otro. Sardanas. El presentador cita a Joan Maragall. Pasan Eva Granados, Manuel Cruz, José Montilla, que van ocupando sus asientos. Llega Meritxell Batet. Y, finalmente, llega Pedro Sánchez, a los gritos de "¡Presidente!, ¡Presidente!" y "¡Visca, visca, Catalunya socialista!". El acto, abierto por la alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, ha tenido a Miquel Iceta, Manuel Cruz y Meritxell Batet como teloneros del presidente español.

Cuando ha llegado el turno de Pedro Sánchez estaba claro que la Fiesta de la Rosa de este año era, en realidad, la fiesta del sanchismo, y un poco también del PSC. Ha arrancado con optimismo, asegurando que el PSC "será, esta vez sí, el 10-N la primera fuerza de Catalunya". Como era de prever, Sánchez ha atacado a los partidos independentistas "por haber hecho una pinza con la derecha" para tumbar los presupuestos, mientras que sobre Podemos se ha limitado a comentar que "desgraciadamente se impuso el bloqueo". "Os propongo que dejemos los lamentos, que no miremos al pasado", sino "a la cara a la gente para explicarles por qué Catalunya y el conjunto de España necesitan un gobierno progresista", ha proclamado.

"El 10-N ha llegado la hora de la verdad, escoger entre estabilidad y un gobierno que avanza o un gobierno de la ultraderecha"

"A medida que aumentan las fuerzas electorales, la única capaz de prometer estabilidad es el PSOE en el conjunto del Estado", ha defendido. Y el mantra de este acto, y de esta campaña, es para el PSOE este: la estabilidad: "El 10-N ha llegado la hora de la verdad, escoger entre estabilidad y un gobierno que avanza o un gobierno de la ultraderecha". El también secretario general del PSOE ha insistido en las críticas al independentismo: "Me llama la atención que el independentismo diga que España es una dictadura, en España no hay presos políticos: no, España no es una dictadura, sino que exhumará los restos del dictador Franco", ha señalado.

Los independentistas "dicen que España no es un país tolerante, y fue este país el que aprobó la ley de Igualdad y la ley de matrimonios del mismo sexo". También ha cargado contra los independentistas que, a su juicio, "no condenan la violencia". "Cuando hay cualquier indicio de violencia, sólo puede haber una opción, que es la condena firme y rotunda de la violencia", sentenció. Finalmente, reclamó a los dirigentes independentistas "que dejen de engañar, que su proyecto político ha naufragado, que lo que han llevado ha sido sólo dolor y no sólo a los suyos", dijo para agregar que también "ha reducido las posibilidades económicas de Catalunya".

Ante el soberanismo, ha reivindicado "la ley y el diálogo" como "única solución" y ha sacado pecho de su partido como "el que ha defendido siempre la Constitución y el Estatuto de autonomía". "Si el independentismo vuelve a romper el Estatuto de autonomía", ha asegurado que el PSOE contestará "con firmeza" y "para garantizar la convivencia, la soberanía y el Estatuto de Autonomía".

"Si hay un enfriamiento de la economía, haremos un reparto justo de este enfriamiento"

De cara a las elecciones del 10 de noviembre, ha enumerado como ejes de su proyecto las "pensiones, la enseñanza, la transición ecológica, la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres, una España cohesionada en torno al estado de las autonomías que defiende el PSOE y la lucha contra la desigualdad y la exclusión social ". De paso, se ha referido a la situación internacional. "Si hay un enfriamiento de la economía, haremos un reparto justo de este enfriamiento", ha prometido tras reconocer la compleja situación internacional, sobre todo por la guerra comercial entre EEUU y China. Por ello, hay también que "avanzar en el proceso de fortalecimiento de Europa". Finalmente, ha descrito un ejecutivo socialista como un "gobierno progresista", y ha prometido aprobar tanto "una ley para la diversidad y contra los delitos de odio" como "una ley de eutanasia, de muerte digna", que "ya hay ".

Convertir al PSC en el primer partido de Catalunya

En cuanto al resto de oradores, el presidente del Senado en funciones, Manuel Cruz, se ha reivindicado como filósofo y ha citado a Gramsci, Aristóteles y Sánchez-Ferlosio. "Deberíamos hablar menos de políticos y hablar más de política", ha asegurado antes de exponer las diferencias que, a su juicio, existen entre el PSOE y el resto de partidos, en particular los de la derecha, pero también aquellos de izquierda que ha calificado "del postureo permanente". Para añadir, en un mensaje contra Podemos: ante "aquellos que defienden asaltar los cielos, el PSOE defiende "una política de poner farolas y servicios públicos, de cohesión social y territorial ".

Cruz ha cedido el paso a Meritxell Batet, presidenta del Congreso en funciones, para quien en dos años se ha pasado de un "país triste y resignado a la precariedad" recuperar "la esperanza y la convivencia". Para Batet, el gobierno de Sánchez "ha cambiado la realidad del país" gracias a su insistencia. "Sólo en un año hemos aumentado el salario mínimo, recuperado la sanidad universal o iniciado el proceso para sacar al dictador del Valle de los Caídos", ha enumerado. Y ha pedido el voto al PSOE para alejar "el peligro" de un gobierno de derechas y que "los independentistas sigan engañando a la gente".

Ha pedido el voto al PSOE para alejar "el peligro" de un gobierno de derechas

Finalmente, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se ha propuesto públicamente convertir al PSC en el primer partido de Catalunya. "Volvamos a encontrar los caminos del corazón y la razón y hagamos que el próximo 10-N nuestra victoria sea incontestable y que nadie pueda evitarla, ni la derecha ni aquellos que se dicen de izquierdas, que eso está por ver, porque alguien de izquierdas no impide cuatro veces la presidencia de un socialista", ha manifestado. "¡Este es Pedro Sánchez, mi Pedro Sánchez, nuestro Pedro Sánchez!", exclamó Iceta al indicar que es la mejor persona para hacer frente a los retos que esperan en los próximos meses en España, también a nivel europeo.

El primer secretario del PSC también se ha reservado críticas contra el independentismo y "aquellos que no saben si quieren la Guardia Civil", a la que ha agradecido, junto al resto de cuerpos policiales, su servicio. Iceta hacía referencia a una resolución aprobada esta semana en el Parlament, con los votos de JxCat, ERC y la CUP, que pide la retirada de la Guardia Civil de Catalunya. "Demasiado hemos sufrido este país como para dejar a cuatro gamberros romperlo todo: orden y progreso", ha prometido Iceta en referencia al lema de Brasil. También mandó una indirecta a los comuns, a los que tildó de "pagafantas" de los independentistas.

Más noticias en Política y Sociedad