Público
Público

La reforma del Código Penal El Gobierno no necesita los votos del PP para reformar la sedición y la rebelión

Sánchez quiere buscar el mayor consenso posible, pero la modificación saldría adelante con los votos de la investidura y el apoyo de ERC. Va a ser difícil que el cambio en el texto legal sea antes del verano, pero sí podría entrar en vigor a finales de año. 

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, durante su intervención tras recibir la cartera de manos de su antecesora Dolores Delgado en el Palacio de Parcent. EFE/Ballesteros
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, durante su intervención tras recibir la cartera de manos de su antecesora Dolores Delgado en el Palacio de Parcent. EFE/Ballesteros

Todavía no se sabe si la controvertida reforma del Código Penal será impulsada desde el Gobierno o desde el Grupo Parlamentario Socialista, pero en el Ejecutivo han hecho las cuentas y no necesitan los votos del Partido Popular para la reforma de este texto legal y, en concreto, para la modificación de los delitos de rebelión y de sedición.

Sólo con que el PSOE logre los mismos votos que en la investidura de Pedro Sánchez y el apoyo de ERC a dicha reforma, alcanzaría los 180 votos, es decir, la mayoría absoluta de la Cámara Baja, que es lo que se requiere.

No obstante, desde el Ejecutivo se intentará buscar el acuerdo con el partido de Pablo Casado en un tema tan importante que no sólo abarcará los delitos de rebelión y sedición. De hecho, en esta reforma se quieren incluir importantes modificaciones en cuanto a la tipificación de los delitos relativos a las agresiones sexuales, así como otros relacionado con el medio ambiente.

El nuevo titular del Ministerio de Justicia, Juan Carlos Campo, ya trabaja en la propuesta de modificación del Código Penal, que aspira a tener el mayor consenso posible tanto el ámbito político como jurídico.

El Gobierno admite que todavía falta mucho que negociar antes de formular una propuesta

No obstante, la reforma del Código Penal aún llevará su tiempo. Primero, aún falta saber cómo se va a tramitar -vía Gobierno o vía Congreso- y, además, desde el PSOE se quiere consensuar previamente con los grupos que dieron apoyo a la investidura.

De hecho, como recordó este martes la ministra portavoz, María Jesús Montero, esta reforma no ha sido objeto del acuerdo de Gobierno firmado entre el PSOE y Unidas Podemos y, al menos hasta este miércoles, todavía no se había tratado este asunto.

El Gobierno cree que todavía falta mucho que negociar antes de tener articulada una propuesta de reforma del Código Penal, y no solo en los aspectos de los delitos de rebelión y sedición.

Por ello, todo apunta a que será difícil que salga adelante la reforma del Código Penal antes del verano, entre otros motivos, porque también será un periodo de sesiones marcado por los Presupuestos Generales del Estado, y la tramitación parlamentaria de las Cuentas del Estado conlleva muchas sesiones. Aunque no se quiere hablar de fechas, en el mejor de los casos la reforma no entraría en vigor hasta finales de año.

Por ello, cualquier traslación de las modificaciones legales que pudiera beneficiar a los políticos independentistas condenados no se producirá de forma inmediata.

En cuanto al contenido de cómo se reformará el delito de rebelión y de sedición, desde el Gobierno se apunta a que se endurecerá el primero en cuanto a las penas y se rebajará el segundo. Pero, sobre todo, se quiere adecuar su tipificación a la normativa europea.

Además, el Ejecutivo sigue sin renunciar a volver a incluir como delito en el Código Penal la convocatoria de referéndums por la independencia, un compromiso lanzado en la campaña electoral por Pedro Sánchez, y que según dijo la ministra portavoz, se mantiene.