Público
Público
Solemne apertura de las Cortes

El rey abre la legislatura en el Congreso menos monárquico de la historia reciente

En el debate de investidura, Felipe VI protagonizó algunos de los enfrentamientos más polémicos entre la izquierda y los partidos conservadores. ERC, JxCat, Bildu, la CUP y el BNG no acudirán al evento y leerán un manifiesto para explicar su ausencia.

Retrato rey Felipe VI
Retrato de Felipe VI, inaugurado en mayo de 2019, que preside la sala donde se reúne la Mesa del Congreso / EFE

En abril de 2015 el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) incluyó por última vez una pregunta sobre la monarquía en sus encuestas. Casi cinco años después, no hay estudios por parte de ningún organismo público que registren una valoración del rey, pero el debate sobre la corona, lejos de cerrarse, está más presente que entonces en las instituciones.

Buena prueba de ello es todo lo que rodea a la apertura solemne de las Cortes que se celebrará este lunes en el Congreso. El rey será, una vez más, el encargado de inaugurar la legislatura, después de casi 10 meses de bloqueo y con dos elecciones generales de por medio.

La última ocasión en la que Felipe VI acudió a la Cámara Baja para abrir una legislatura fue en noviembre de 2016; también fue su primera vez en este acto. Tras las elecciones de abril de 2019 no se celebró la solemne apertura al no salir adelante una investidura y al forzar los partidos una repetición electoral.

Las presencia del monarca en el Congreso suscitó revuelo hace tres años por la entrada de Unidas Podemos en el Congreso, una formación a la izquierda del PSOE que defendía valores republicanos y que, con 69 diputados, era la tercera fuerza de la Cámara.

Los de Pablo Iglesias llevaron claveles rojos al hemiciclo para homenajear a las personas que lucharon contra el franquismo, y el ya exdiputado Diego Cañamero vistió una camiseta con el mensaje reivindicativo "Yo no he votado a ningún rey". La vuelta del rey al hemiciclo del Congreso no será tampoco en 2020 un acto institucional al uso.

ERC, JxCat, Bildu, la CUP y el BNG ya han anunciado que sus diputados y senadores no acudirán al acto; en total, casi medio centenar de parlamentarios se ausentarán de la Cámara. Una hora antes de la llegada de Felipe VI al hemiciclo, estas formaciones han convocado una rueda de prensa para leer un manifiesto en el que explicarán sus ausencias.

Los diputados de Unidas Podemos no aplaudieron el discurso del monarca en la apertura de 2016 / EFE

El rechazo al rey en el Parlamento tiene sus raíces más profundas en los valores republicanos de parte de las formaciones de la Cámara. Pero en esta ocasión, la monarquía también está cuestionada por hechos más recientes que lo enfrentan, sobre todo, a los partidos soberanistas, especialmente después del discurso que pronunció el 3 de octubre de 2017, dos días después de la consulta del 1-O.

En ese momento, el monarca acusó a las formaciones independentistas de vulnerar "de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Con su conducta irresponsable pueden poner en riesgo la estabilidad económica de Catalunya y de toda España", manifestó.

Las críticas a la corona por estas declaraciones no solo vinieron por parte de los partidos soberanistas catalanes, sino que formaciones independentistas de otros territorios, así como Unidas Podemos, también se sumaron a ellas. El descrédito de parte de la política hacia Felipe VI, lejos de retroceder, se mantiene vivo hasta el día de hoy.

Buena prueba de ello es el hecho de que el monarca fue uno de los protagonistas del debate de investidura de Pedro Sánchez. La portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, criticó al rey por sus palabras en 2017, momento que aprovecharon los partidos de la derecha y de la ultraderecha (PP, Vox y Ciudadanos) para exigir que se retirasen sus palabras del orden del día y para criticar al presidente del Gobierno por no "defender" a la monarquía.

PP, Vox y Cs, y el monopolio de la monarquía

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, apeló a la libertad de expresión: "Hubo otras épocas donde no se permitían las criticas al Gobierno o a otras instituciones del Estado; por suerte, esas épocas han pasado. Hoy disfrutamos de una democracia plena y, precisamente para garantizar esa democracia plena, tenemos que garantizar la libertad de expresión en el interior de esta Cámara, y eso es lo que va a hacer esta Presidencia", defendió, negándose a retirar del orden del día las declaraciones de Aizpurua.

Pero la presencia del monarca en el debate de investidura no se quedó ahí, sino que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, advirtieron a PP, Vox y Ciudadanos del peligro para la propia corona de que las derechas monopolizasen la institución. "Si quieren ustedes defender la Monarquía, eviten que la monarquía se identifique con ustedes. Quizá se hayan convertido en la mayor amenaza para la monarquía", advirtió Iglesias.

"La jefatura del Estado no es sino una institución más, sometida a crítica. Le hacen un flaco favor al rey y a su neutralidad. Intuyo que no estarán muy de acuerdo en La Zarzuela porque lo que han hecho con su torpe defensa y sus reproches ha sido identificar al jefe del Estado con su postura", añadió Esteban.

Durante el acto que tendrá lugar este lunes, tanto el monarca como la presidenta de la Cámara pronuncian un discurso en el hemiciclo y, tras levantar la sesión, Felipe VI preside un desfile militar acompañado de las presidentas de Congreso y Senado y de los miembros del Gobierno.

Más noticias de Política y Sociedad