Público
Público

Rubalcaba y Rajoy cierran el acuerdo que llevará España al Consejo Europeo de finales de junio

Ambos mandatarios apremian a la puesta en marcha del plan de empleo juvenil, a la apertura de una línea de crédito para Pymes o al impulso de inversiones para el crecimiento. Pretenden que el texto final esté consensuado por la

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Finalmente no ha habido un encuentro cara a cara. Las negociaciones que desde hace varios días mantienen miembros del Gobierno con dirigentes del principal partido de la oposición han concluido este martes con una conversación telefónica de apenas 15 minutos entre el presidente del Ejecutivo Mariano Rajoy y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Según han confirmado a Público fuentes socialistas el diálogo ha tenido lugar este mediodía, justo antes de comer.

Este contacto final ha servido para consensuar las líneas estratégicas que guiarán la defensa de la posición que mantendrá España en el Consejo Europeo del próximo día 27, si bien las fuentes consultadas han reconocido que el texto final incorporará, también, las exigencias y aportaciones que realicen los grupos parlamentarios minoritarios en el Congreso durante la reunión que tendrá lugar mañana en la Cámara Baja después del pleno, sobre las 12.30 horas.A esta reunión ya han confirmado su asistencia CiU, PNV y UPyD.

Las líneas básicas del acuerdo contemplan la exigencia de poner en marcha 'cuanto antes' el plan europeo de empleo juvenil, la aprobación de 'medidas para la economía real' -en especial, una línea de crédito para Pymes del Banco Europeo de Inversiones-, y medidas de crecimiento e inversiones europeas con cargo a los fondos comunitarios.

La iniciativa consensuada por Rajoy y Rubalcaba contempla también la Unión Bancaria y avances en el mercado interior europeo. Según han confirmado tanto desde el PSOE como desde el Ejecutivo ambos mandatarios seguirán en contacto en los próximos días para analizar los preparativos del Consejo Europeo. Siempre según esas mismas fuentes, 'los dos se han mostrado satisfechos con este acuerdo básico que esperan que se pueda ampliar con el resto de grupos'.

A última hora de la tarde, la agencia Europa Press adelantaba el borrador del texto que se va a presentar a los diferentes partidos, y que se ha redactado en forma de proposición no de ley con ocho propuestas concretas. Además de a la unión bancaria, el borrador también insta al conjunto de las instituciones europeas, incluido el Banco Central Europeo (BCE), a adoptar medidas para poner fin a la 'fragmentación' existente en los mercados financieros, que se traduce en unas 'muy diferentes' condiciones de financiación para las empresas en los distintos países de la zona euro, lo que resulta 'completamente inaceptable' en el seno del mercado interior.

De la misma manera, el texto aboga por revisar el grado de aplicación del Pacto por el Crecimiento y el Empleo para detectar sus 'deficiencias' y acelerar la puesta en marcha de los compromisos asumidos; por incorporar nuevas propuestas en aquellos ámbitos que puedan tener un mayor impacto positivo en el crecimiento y la creación de empleo, y por adoptar las medidas que aseguren la plena absorción de los fondos previstos en el actual marco financiero 2007-2013.

Otro de los puntos del borrador sugiere utilizar todos los recursos asignados a la iniciativa sobre el empleo juvenil en los primeros años de vigencia del próximo Marco Financiero Plurianual; desarrollar un programa ERASMUS para la Formación Profesional y convertir el sistema EURES en una 'verdadera' herramienta de empleo y formación europea; poner en marcha 'de manera inmediata' las medidas de la Garantía Juvenil, y aprobar mecanismos que permitan tener en cuenta los 'esfuerzos' para promover el empleo entre los jóvenes en el marco de los procedimientos existentes para asegurar los procesos de consolidación fiscal.

También defiende la necesidad de incrementar el volumen de fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para las PYME; aumentar su capacidad para otorgar a los bancos comerciales garantías de alta calidad sobre las carteras de nuevos préstamos a las pequeñas empresas; desarrollar un programa de ayuda al comercio para permitir el acceso de las empresas europeas a los procesos de licitación internacionales, y facilitar el crédito a la exportación.

El texto plantea también apoyar un 'rápido' comienzo de las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la UE 'ambicioso y mutuamente beneficioso' y favorecer avances en la consecución del mercado interior mediante la 'pronta' adopción de las propuestas legislativas pendientes, prestando especial atención a la plena y efectiva aplicación de la Directiva de Servicios.

Por último, el acuerdo Rajoy-Rubalcaba subraya que, de acuerdo con los objetivos de la Estrategia Europa 2020, la UE 'debe impulsar' el papel de los agentes sociales, favoreciendo su consulta y participación con vistas al desarrollo de la dimensión social europea; asegurar un alto nivel de protección social; proteger los derechos laborales, y fomentar los servicios públicos como la sanidad y la educación de calidad.

A primera hora de esta mañana tanto Rajoy como Rubalcaba ya escenificaron en el Pleno del Congreso su voluntad de llegar a un pacto sobre los temas centrales de la cumbre europea. 'Verán un acuerdo', exclamó el líder socialista a los periodistas al abandonar el hemiciclo. De hecho, durante la sesión de control al Gobierno, el líder de los socialistas abogó por hacer 'un esfuerzo entre todos' para que la cumbre europea 'salga bien para los intereses de España y los españoles'.

Rajoy, por su parte, expresó esa misma disposición a buscar el consenso. 'Estoy de acuerdo en que en Europa hay que hablar fundamentalmente de crecimiento, empleo juvenil e integración europea', espetó al secretario general del PSOE.

Los que no van a aceptar de ningún modo las condiciones son los diputados del Grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-EUiA-Cha). Desde hace varias semanas, sus portavoces, Joan Coscubiela y José Luis Centella, han insistido en que no habría acuerdo a no ser que el Gobierno accediera a dar un giro radical a su política de recortes y para ello tendría que empezar por dos temas clave: eliminando la reforma laboral y derogando la modificación del artículo 135 de la Constitución que ambas formaciones pactaron en septiembre de 2010 y que supedita cualquier decisión del Estado en política económica al cumplimiento de los objetivos de déficit impuestos por Bruselas.

Esta tarde, tras conocerse la llamada entre Rajoy y Rubalcaba, Centella aseguró que 'No vamos a ser convidado de piedra. Se nos invita como extras en un pastel precocinado en el que difícilmente podremos aportar nada'. El BNG, a través desu portavoz en el Congreso, Olaia Fernández Davila, ya ha confirmado que tampoco asistirá.

El acuerdo sí que cuenta con el beneplácito del expresidente del Gobierno, Felipe González, que antes de entrar en la presentación de un informe de la Fundación Alternativas, aseguró a los periodistas que 'aunque no conozco el pacto, me parece bien'. Al finalizar el acto, ha expresado su confianza en que el principio de acuerdo entre Rubalcaba y Rajoy se amplíe a CiU, IU y 'a todo el que se quiera sumar'. Para González, si existe la posibilidad de pactar políticas europeas, se pueden llegar a pactar 'políticas claves' en España, si bien ha admitido que 'no todo'. 'Eso va a ser imposible -ha argumentado-, porque hay mucha carga ideológica'.

Más noticias en Política y Sociedad