Público
Público

Salvados Iglesias responde a votantes de izquierdas en una cita que Sánchez rechazó: "Si gobiernan las derechas, pondré mi cargo a disposición" 

El candidato de Unidas Podemos reconoce que no se fía de Sánchez, pero seguirá con su mano tendida para formar una coalición porque dice que "es más importante" cómo afrontar la recesión económica que la confianza. Cree que se podría entender con Errejón mejor que con el socialista al "pensar" que con su partido tendrán "una relación más cercana". 

Pablo Iglesias durante una entrevista en 'Salvados'.

Pablo Iglesias se enfrentó esta semana a críticas y opiniones de dos votantes de Unidas Podemos y de otros dos votantes del PSOE. Tras escucharles aseguró que si gobiernan las tres derechas después del 10-N pondrá su cargo a disposición de la militancia. Preguntado por su opinión sobre si él cree que debería seguir al frente contestó que "lo tendría que estudiar" pero que, sobre todo, la decisión estaría en manos de las bases.

Salvados quiso hacer un programa en el que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez respondieran a los cuatros votantes. Estos fueron entrevistados en la misma cafetería en la que el candidato socialista reconoció en 2016 que no había pactado con Podemos por las presiones del Ibex 35. Cuatro militantes que fueron críticos con cada formación y dirigente, pero que mostraron que tienen más cosas que les unen que las que les separan. Sin embargo, Sánchez rechazó ir al programa y fue Iglesias el único que contestó a los militantes. 

Los votantes reconocieron que sentían "cabreo", "decepción" y "frustración" por la investidura fallida. "Con mucha responsabilidad", dijo Iglesias que reaccionaba ante las críticas de los reproches.

Pidió "perdón" a una militante — y concejala valenciana socialista — que dijo sentirse ofendida por las declaraciones en las que Iglesias afirma que Sánchez está buscando a las derechas, pero le dejó otro mensaje: "Si he ofendido a alguien, pido mis disculpas, pero creo que decimos la verdad. Les pediría que se acuerden de lo que supuso la reforma del artículo 135 de la Constitución o de las veces en las que el PSOE ha dicho una cosa en campaña y después ha hecho otra". 

Iglesias: "Cuando estás en el Gobierno hay que debatir en el Consejo de Ministros, pero después hay que acordar y ser leal"

Otro de los entrevistados — pero esta vez de Unidas Podemos — criticó la estrategia de negociación de Unidas Podemos durante la investidura considerando que pusieron "el carro antes que los bueyes". Ante esto Iglesias contestó que ellos nunca empezaron por los ministerios y que plantearon una negociación integral: "La clave es que sea integral — programa, competencias y ministerios — porque Sánchez firma hasta la nacionalización de banca si eso es necesario". 

Sí reconoció a este mismo votante que compartía con él que había sido demasiado "ingenuo" al creer a Sánchez que quería una coalición antes y después de las elecciones: "Yo tuve que convencer a mi formación política de que iba que ir suave con Sánchez. Ahora creo que no lo quisieron nunca. Si hubiéramos dicho que sí, hubieran buscado una nueva excusa". También confirmó que fue el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero quien le propuso que pidiera las políticas activas de empleo en plena negociación para salvar la investidura.

Iglesias cree que tendrá mejor relación con Más País

Tras esto ya no se fía de Sánchez, pero dice que la política no es cuestión de confianza, sino de garantías. Por esto y porque cree que es más importante llegar a un acuerdo ante la recesión económica asegura que sigue con "la mano tendida". 

Además, Iglesias dijo que cree que se entendería bien con Íñigo Errejón en un Ejecutivo en el que su excompañero fuera ministro porque "quiere pensar" que Unidas Podemos tendrá una relación más cercana con Más Madrid con el PSOE. "Las diferencias políticas no impiden que colaboremos y trabajemos juntos", aseguró. 

Sobre cómo funcionaría esta coalición con partidos con opiniones distintas, Iglesias confirmó que él no contradeciría al Ejecutivo públicamente si formara parte si no se llegan a extremos como "dejar morir a refugiados en el mar": "Cuando estás en el Gobierno hay que dar voces en el Consejo de Ministros, pero después hay que acordar un punto en común y ser leal". Si se llegara un extremo que no pudieran aceptar, explica que renunciarían a su presencia en el Ejecutivo. 

Tras la emisión de este programa, Iglesias ha sido el único que ha contestado a los votantes porque Sánchez no quiso asistir. Pero los militantes dejaron un claro mensaje para el presente y el ausente: "Que no defrauden".

Más noticias