Público
Público

Sánchez se inclina por el 23 de julio para votar su investidura, a la que irá una sola vez

Este martes se oficializará la fecha y el candidato del PSOE abrirá una segunda ronda de contactos. El presidente en funciones no prevé moverse de su oferta de Gobierno de "cooperación" con Podemos e insistirá en pedir la abstención de PP y Ciudadanos. Si fracasa en su votación, el líder socialista convocará nuevas elecciones el 10 de noviembre. Moncloa descarta por ahora ir a otra investidura en septiembre.

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 4

21/05/2019.- La duodécima presidenta del Congreso de los Diputados y la tercera mujer que ocupa este cargo, Meritxell Batet (i), y el presidente del gobierno Pedro Sánchez, durante la sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales que se celebra en el Congreso de los diputados de Madrid. EFE/ Ballesteros

Ni las complicaciones en la negociación de Bruselas para la designación de los altos cargos de la Unión Europea va a retrasar el anuncio oficial de la fecha de investidura que se conocerá este martes, y que todo apunta a que se fijará para comenzar el 22 de julio, siendo el 23 la votación al candidato encargado por el rey para formar Gobierno, el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

El aspirante y líder del PSOE no se reunirá con la presidenta del Congreso, Mertixell Batet, como estaba previsto, al tener que seguir en las negociaciones en Bruselas para la negociación sobre el reparto de cargos de la UE. Sánchez hablará telefónicamente con Batet para concertar la fecha y abrir el procedimiento, del que posteriormente pasará a informar a los grupos parlamentarios y a los medios de comunicación.

Ya hay numerosas críticas internas y externas por la lentitud con la que se está afrontando este proceso

Y todo apunta a los días 22-23 de julio, porque fijar la fecha para la próxima semana, el día 8 de julio, parece muy precipitado, pues el candidato ha anunciado que va a iniciar una nueva ronda de contactos a finales de esta semana. En cuanto al lunes 15, que estaba en el calendario, está prácticamente descartado que se haga ese día, ya que en el caso de repetirse las elecciones generales deberían ser el domingo 3 de noviembre, lo que casi las haría coincidir con la fiesta de Todos los Santos del 1 de noviembre –que sería en viernes– y el lógico puente festivo que, a buen seguro, reduciría la participación electoral. 

La otra posibilidad que quedaría para celebrar la sesión plenaria este mes sería el lunes 29, pero el presidente del Gobierno no querría prorrogar tanto las negociaciones, cuyas premisas están ya muy fijadas. Además, hay numerosas críticas internas y externas por la lentitud con la que se está afrontando este proceso.

Pedro Sánchez ha anunciado que va a iniciar una nueva ronda de contactos a finales de esta semana

Por ello, la tarde del 22 de julio es más que probable que se inicie el debate de investidura con la intervención del candidato, y se concluya el 23 de julio con la primera votación. Este día es en el que se empiezan a computar los dos meses para un segundo intento de investidura, en el caso de que fracase la primera en las dos votaciones consecutivas que se celebrarán: una sería el mismo martes y que necesita mayoría absoluta; y la segunda, que sólo requiere mayoría simple, se celebraría el jueves 25 de julio.

Pablo Iglesias mantiene su petición a Pedro Sánchez de que Unidas Podemos esté en el Consejo de Ministros a cambio de sus votos afirmativos en la investidura. En la imagen, el líder de UP en rueda de prensa. / Eduardo Parra, EP

Si en esos dos meses, que concluirán el 23 de septiembre, no se presenta ningún otro candidato, el día 24 de ese mes el BOE publicará el Real Decreto firmado por el rey disolviendo Las Cortes y convocando a elecciones, que se celebrarían el domingo 10 de noviembre.

Con la reforma hecha en 2016, la repetición de elecciones se reduce a 47 días de plazo, en lugar de los 54 días habituales. Y, además, la campaña electoral será de tan sólo ocho días.

Presidente en julio... o elecciones

Sánchez afronta la investidura, a día de hoy, con la intención de presentarse sólo una vez y, de no salir elegido, no buscar una nueva negociación ni intentarlo durante el plazo de esos dos meses. Desde el Gobierno se asegura tajantemente que se descarta un nuevo intento en septiembre como ha sugerido el líder de Unidas Podemos. “O julio, o elecciones”, afirman desde La Moncloa.

La segunda votación de la investidura, que solo requiere mayoría simple, se celebraría el jueves 25 de julio si la primera es el 23

Y el motivo de esa decisión es que Sánchez no se va a mover de la oferta hecha a Pablo Iglesias de un Gobierno de cooperación con altos cargos de esta formación en las instituciones pero no en el Consejo de Ministros, del acuerdo programático y del pacto parlamentario propuesto. Moncloa descarta que un “no” de Podemos en esta investidura vaya a hacer cambiar de posición al líder socialista, y que acceda luego a incluir dirigentes del partido morado en la mesa del Gobierno para llegar a ser investido presidente.

Para el Gobierno, ya se ha cedido frente a su pretensión inicial de un Gobierno en solitario del PSOE y, además, no paran de recordar que aun con el apoyo de los diputados de Pablo Iglesias, siguen sin tener una mayoría suficiente que les garantice el éxito en la sesión de investidura.

Y Navarra

Con estos mimbres, Sánchez está dispuesto a afrontar la investidura, aunque volverá a abrir negociaciones hasta esa fecha con todas las fuerzas políticas en una segunda ronda, para concretar las posiciones con la fecha ya fijada. No obstante, el PSOE pretende insistir en sus planteamientos: seguir exigiendo a PP y Ciudadanos la abstención para facilitar la gobernabilidad; y convencer a Podemos de que acepte la fórmula del Gobierno de cooperación. Aunque estas tres formaciones no parece que vayan a modificar sus planteamientos tampoco.

Moncloa descarta que un “no” de Podemos en esta investidura haga cambiar de posición a Sánchez: no accederá a incluir dirigentes de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros

Lo que ocurra en la formación del Gobierno de Navarra también condicionará los acuerdos con el PNV y la hipotética abstención de Bildu, que podría ser determinante también de cara a que saliera adelante la investidura, aunque el PSOE no la desee y siga negándose a negociar con la formación abertzale.

También se hablará de nuevo con ERC, cuya abstención puede determinar, asimismo, el futuro de Sánchez, siempre y cuando se alcance un acuerdo previo con Unidas Podemos, éste que cada día parece más lejano.

Más noticias en Política y Sociedad