Público
Público

Sanxenxo, la corte gallega donde
Juan Carlos sigue siendo el rey

Un grupo de amigos y afines liderados por el regatista Pedro Campos ampara el regreso del  emérito a la villa pontevedresa

El Rey Juan Carlos, en unas regatas en Sanxenxo en septiembre de 2019.EFE
El Rey Juan Carlos, en unas regatas en Sanxenxo en septiembre de 2019. EFE

Juan Carlos de Borbón va a pasar a en pocas horas de los cuarenta grados de temperatura a mediodía en Abu Dabi a los poco más de veinte de la primavera atlántica de las rías gallegas. Pero probablemente el rey emérito sienta ese shock térmico a la inversa.

En la localidad pontevedresa de Sanxenxo se reúne la corte de incondicionales dispuestos a recibirle con la calidez que merece un regatista ilustre, viejo compañero de navegación, y no como el ex jefe de Estado que tuvo que abdicar primero y abandonar luego su país por las graves sospechas de corrupción en sus actividades.

El alcalde de la villa, Telmo Martín, confirmó este martes que Juan Carlos de Borbón estaría en Sanxenxo este fin de semana para asistir, y puede que hasta participar, en el IV Circuito de la Copa de España de Vela. "Por fin vamos a poder transmitirle el cariño que sentimos por él", dijo Martín, quien incluso aludió a la amplia oferta residencial del pueblo para ofrecerle albergue: "No va a dormir en la calle, desde luego. Tenemos 16.000 viviendas, 5.000 están ocupadas por personas de aquí, que somos 18.000 habitantes, pero tenemos 11.000 de segundas residencias".

Por cierto que el regidor, del Partido Popular y el diputado más acaudalado del Congreso en la legislatura 2011-2015, la de los recortes, ha sido investigado en varias ocasiones por corrupción urbanística. Aunque, como sucede con el emérito, todas las causas personales contra Martín han sido archivadas. Aun así, su empresa, la promotora inmobiliaria Construcuatro, sí fue condenada hace cuatro años por el Tribunal Supremo por especular con viviendas protegidas. Su hermano, Roberto Martín, fue penado por fraude fiscal en el 2014 por otro pelotazo urbanístico, y en diciembre del año pasado, detenido por blanquear dinero del narcotráfico.

El rey Juan Carlos I, con el presidente de la Xunta de Galicia, y otras autoridades, en la la ceremonia de entrega de trofeos de la Copa de España de vela, en Xanxenxo (Pontevedra), en noviembre de 2019.
Juan Carlos de Borbón, en noviembre de 2019 en la ceremonia de entrega de trofeos de la Copa de España de Vela en Sanxenxo. De izquierda a derecha, Cristina Franze, Pedro Campos, Cristina Rienda (ex presidenta del Consejo Superior de Deportes) y Alberto Núñez Feijóo, entonces presidente de la Xunta. Infosailing Photography / EUROPA PRESS

De las segundas residencias de Sanxenxo de las que habla el alcalde, varias son del regatista y empresario Pedro Campos y su familia. Presidente del Club Náutico de Sanxenxo, Campos es uno de los mejores amigos de Juan Carlos de Borbón, quien ya acostumbraba a hospedarse en su chalé en época de regatas.

Se conocieron en los años ochenta, cuando el primero, sobrino del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, ya había iniciado su meteórica carrera como deportista. Lo más probable es que el monarca vuelva a alojarse en su casa, o en algunas de las que tiene en propiedad en el municipio.

Campos fue el anfitrión del último fin de semana en España del rey emérito cuando éste se autodesterró en Emiratos Árabes en 2020. Gracias a él, antes de partir a Abu Dabi desde el aeropuerto vigués de Peinador en un jet privado, Juan Carlos pudo arroparse de sus íntimos en varias comidas y cenas de despedida y desagravio.

Entre las personas con las que el ex jefe del Estado solía compartir veranos, mariscadas y regatas en Sanxenxo figura el empresario catalán Josep Cusí, a quien conoció en una cacería organizada por Francisco Franco a principios de los años setenta. Cusí, profesor de tiro al plato del dictador y también aficionado a la navegación, acabó siendo armador del Bribón II, uno de los barcos que patroneó el emérito, a quien le une añeja amistad. Tanto que hasta pagó la más de la mitad de los 415.000 euros del viaje de boda de Felipe VI y Letizia Ortiz.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, recibe al rey Juan Carlos I, a su llegada a la ceremonia de entrega de trofeos de la Copa de España de vela, en Xanxenxo (Pontevedra), en noviembre de 2019.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, recibe al rey Juan Carlos I, a su llegada a la ceremonia de entrega de trofeos de la Copa de España de vela, en Xanxenxo (Pontevedra), en noviembre de 2019. Infosailing Photography / EUROPA PRESS

El círculo en el que Juan Carlos de Borbón ha labrado sus amistades está formado por muchos miembros de la élite económica mundial, como el empresario azucarero José Fanjul, descendiente de emigrantes españoles en Cuba con ancestros borbones; el indio Shah Karim al-Hussayni, que ostenta el título de Aga Khan, y varios jeques de monarquías árabes. También el millonario mexicano Allen Sanginés-Krause, quien pagó gastos de la familia real que sus miembros no declararon a Hacienda.

En Sanxenxo, sin embargo, Juan Carlos suele rodearse de personas quizá menos conocidas pero de sobrada influencia política y económica.

Son habituales de los encuentros y regatas en la localidad el arquitecto y armador gallego Mauricio Sánchez-Bella y el economista y empresario César Elízaga. También el británico Peter Dubens, dueño de la multinacional de ropa y suministros náuticos North Sails y a quien se vincula con la colecta que realizaron varios amigos del rey para saldar su deuda con la Agencia Tributaria; y el ingeniero José Luis Angoso, hoy director de desarrollo internacional de Acciona y hasta el 2015 director de innovación y alianzas de Indra, una de las firmas que participó en la construcción del AVE a La Meca con las que se relacionan las comisiones supuestamente cobradas por el emérito.

En los últimos años se ha unido al clan el banquero venezolano Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, la entidad heredera de las antiguas cajas de ahorro gallegas rescatadas con 9.000 millones de dinero público y privatizadas a su nombre bajo los auspicios de Alberto Núñez Feijóo.

Hubo una época en la que Feijóo también navegaba con algunas personalidades controvertidas, aunque no hay constancia de que haya regateado con Juan Carlos de Borbón. Eso sí, en el verano de 2019, pocos meses antes de que el monarca cogiera aquel jet en Vigo rumbo a Abu Dabi, Feijóo cenó con él
en Sanxenxo tras una regata y, según la periodista Carmen Duerto, le dijo frente a la concurrencia reunida en el Club Náutico: "Señor, usted es el rey vitalicio de Galicia".

Así pues, Juan Carlos de Borbón sigue siendo el rey, en Sanxenxo y en Galicia. Y seguramente él mismo lo tenía así de claro aquel día en que Feijóo le rindió pleitesía. Al menos puede aventurarse eso si se lee entre líneas su respuesta al entonces presidente de la Xunta: "Alberto, cuando yo vengo, en Galicia nunca chove". No es del todo cierto. Justo para este fin de semana las previsiones dan lluvias y mucho, mucho bochorno.

Más noticias