Público
Público

El Supremo investigará a Manos Limpias por abuso procesal

El Tribunal considera inaceptable la querella por prevaricación presentada contra dos magistrados de la Audiencia Nacional por haber dictado una sentencia que no contentaba al sindicato ultra

Miguel Bernard, presidente del sindicato Manos Limpias, en una imagen de archivo. EFE

G. GUZMÁN / AGENCIAS

MADRID.- La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha dictado un auto en el que desestima la querella presentada por Manos Limpias contra dos magistrados de la Audiencia Nacional en la que les acusaba de prevaricación, y decide abrir una pieza separada para investigar si procede sancionar al sindicato ultra por abuso procesal.

La sentencia que originó la querella del sindicato absolvió a 19 acusados en relación con el asedio al Parlament catalán en el año 2011.

En su auto, el alto tribunal dice que no sólo no concurre base para admitir a trámite la querella, sino que puede haber habido un abuso procesal por parte de Manos Limpias, que fue acusación popular en este procedimiento.

De estimarse que el sindicato hubiera incumplido las reglas de la buena fe procesal podría ser sancionado con multa de entre 180 y 6.000 euros, según dispone el artículo 247.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. La resolución da Audiencia a Manos Limpias "por si procediera imponer la sanción intraprocesal" prevista en la Ley.

El auto dado a conocer este martes, del que ha sido ponente el magistrado Antonio del Moral, señala que las imputaciones sobre una presunta prevaricación que Manos Limpias hizo a los magistrados -no se dirigieron contra el tercer miembro del tribunal, Fernando Grande-Marlaska, porque había emitido voto particular-, son "extremadamente graves y carentes de base objetiva".

"Reaccionar frente a una sentencia de la que se puede discrepar legítimamente con una querella por prevaricación", dice la sentencia, "aparece como un abuso de la facultad que la norma constitucional pone en manos de todo ciudadano".

El auto reprocha a Manos Limpias que no acudiera al recurso como herramienta para mostrar su discrepancia con la decisión de la Audiencia, calificando de "temeridad" la querella presentada.

"Tiene como efectos perversos generar y alimentar la sospecha de que se está prevaricando cada vez que se produce una resolución discrepante con las tesis de una parte", afirma el Supremo.


El Tribunal considera, además, que una eventual generalización de este tipo de conductas haría "dinamitar" el clima de "serenidad y sosiego" que necesita un tribunal para decidir. "Si a la hora de dictar una sentencia y de manifestar sus criterios en la deliberación un magistrado siente sobre sí la espada de Damocles de una querella, estaremos sentando las bases de unos jueces subliminalmente condicionados", concluye.

Más noticias de Política y Sociedad