Público
Público

Las grabaciones del excomisario Villarejo Villarejo logra lo que no consiguió Bárcenas con la "indemnización en diferido": Cospedal, en la cuerda floja

Casado cumple dos días sin responder a preguntas de los medios de comunicación sobre la exsecretaria general del PP y sus grabaciones con el excomisario, mientras otros dirigentes se empeñan en poner los focos en las conversaciones entre Villarejo y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, para desviar la atención. En público la respaldan, pero en privado hay quienes temen la publicación de nuevos audios que dificulten aún más la permanencia de Cospedal en el Congreso.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 14

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal (c) sentada este martes, en su escaño del Congreso. EFE/ Fernando Villar

María Dolores de Cospedal está hoy en la cuerda floja. La diputada del PP e integrante del Comité Ejecutivo Nacional de los conservadores vive una situación de cuestionamiento inédita; lo que no consiguió su enfrentamiento con el extesorero del PP, Luis Bárcenas, ni su polémica comparecencia sobre la "indemnización en diferido", lo han logrado las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo Pérez -"Pepe Pérez", para el marido de Cospedal-.

En 2009, la entonces secretaria general del PP se reunió en secreto con Villarejo en la planta noble de la sede de Génova 13, y el excomisario, en prisión provisional por la supuesta comisión de varios delitos, reveló a su marido, Ignacio López del Hierro, información sobre investigaciones al PP.

El número dos del PP afirma que "hasta ahora" no se ha revelado la comisión de "ningún delito", e insiste en hablar del caso de la ministra de Justicia

Este martes, el nuevo número dos de los conservadores, Teodoro García Egea, ha salido a la palestra para defenderla, pero ha medido sus palabras y las ha sazonado con varios "hasta ahora", o "de momento". "Hasta ahora", venía a decir García Egea, no se ha revelado la comisión de "ningún delito ni ningún ilícito"; "de momento", repetía.

Fuera de cámara, los conservadores se dividen entre quienes optan por defender sin titubeos a la exsecretaria general -"Villarejo acababa de ser condecorado por Alfredo Pérez Rubalcaba"; "Ella no sabía nada"-; y quienes piden "prudencia", pero temen que las próximas grabaciones anunciadas por la web Moncloa.com sepulten para siempre la carrera política de Cospedal. En el PP daban por hecho que aspiraría a liderar la lista a las elecciones europeas de 2019, pero hoy esperan con preocupación las demás pruebas que Villarejo pueda tener en su contra. "Pinta feo", apuntan fuentes conservadoras.

Sabedora de estar en el ojo del huracán, Cospedal ha hecho su entrada en el Congreso de los Diputados pasadas las 21.00 horas, poco antes de la llamada al voto: ha dicho sentirse "absolutamente" respaldada por su partido, y ha asegurado que no está "preocupada" porque siempre ha dicho "la verdad". Y aquí es donde su discurso entronca con el de los escasos dirigentes del PP que han salido a apoyarla públicamente, entre ellos García Egea.

Ni un tuit, ni una sola referencia a Cospedal: Casado ha convertido su omnipresencia en un atronador silencio

Los conservadores se esfuerzan por resaltar las distancias entre el caso de Cospedal y el de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que también se reunió con Villarejo y negó haberlo hecho: todas las preguntas sobre el contenido de las conversaciones de Cospedal con el excomisario se saldan del mismo modo: "Ella no mintió, Delgado sí".

Esta ha sido la principal línea de defensa seguida por la portavoz parlamentaria, amiga personal de Cospedal y exdirectora de su campaña a la Presidencia del PP, Dolors Montserrat. Este martes, Montserrat se ha desmarcado de los suyos y ha asegurado que la exsecretaria general tiene "todo el apoyo" del partido, mientras el líder de su formación, Pablo Casado, hacía lo imposible por esquivar cámaras y micrófonos.

Casado habitualmente comparece ante los medios al menos una vez al día, pero desde este lunes esquiva a la prensa al entrar y salir de los actos públicos en los que participa. Ni un tuit, ni una sola referencia a Cospedal: Casado ha convertido su omnipresencia en un atronador silencio. 

Y, aunque en Génova se esfuercen por restarle importancia a esta ausencia de reacción, lo cierto es que es llamativo hasta para los suyos; en los próximos días se espera que vean la luz nuevas grabaciones, y, a fin de cuentas, Casado debe a Cospedal una parte importante del mérito por su victoria en la carrera hacia la Presidencia del PP. Respaldarla explícitamente antes de ver todo el material en su contra podría suponer verse manchado por este asunto, pero no apoyar a la dirigente que sumó su poder territorial a su campaña tampoco es opción. "Hasta ahora". "De momento". 

Más noticias en Política y Sociedad