Público
Público

Yolanda Díaz: "No quiero estar a la izquierda del PSOE, le regalo al PSOE esa esquinita"

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo asegura ser consciente de que "todo es coyuntural en política, hoy te quieren mucho y mañana te pueden destruir".  Díaz avanza que cuando el Ministerio de Trabajo publicó la guía laboral de protección frente a la covid-19, el 4 de marzo de 2020, su departamento ya tenía preparados los ERTE.

Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, este miércoles en un acto. Mariscal / EFE

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha realizado este jueves una auténtica declaración de intenciones acerca del espacio que quiere ocupar su "proyecto de país". Después de que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, defendiese hace unos meses las bondades de tener un proyecto fuerte a la izquierda de los socialistas, Díaz se ha descolgado de este escenario dibujado por el presidente y ha insistido en que su proyecto, aún por definir, pretende ser transversal y no quedar relegado a un espectro concreto y reducido.

En una entrevista en La Cafetera de Radiocable la vicepresidenta ha sido preguntada por si el objetivo de su proyecto es "unir a la izquierda del PSOE": "No me gusta que me sitúen a la izquierda del PSOE, no es verdad y además yo trabajo para todos los ciudadanos. No quiero estar a la izquierda del PSOE, le regalo al PSOE esa esquinita. Yo no trabajo desde la izquierda de la izquierda, las políticas que despliego y lo que me seduce es pensar en un país en grande", ha respondido.

Díaz ha advertido en varias ocasiones de que no va a trabajar con los espacios políticos definidos por los socialistas: "Este presunto regalo que nos quisieron hacer, el 'usted quédese en la extrema izquierda', no lo vamos a aceptar; yo trabajo para la gente, me gusta trabajar desde las posiciones concretas, y ahí nos encontramos muchos y muchas", ha defendido.

La vicepresidenta ha admitido sentirse "presionada" por las expectativas que despierta su figura, pero también "ilusionada" por el proceso de "escucha activa" de la sociedad civil que ella misma va a iniciar el próximo año, después de las navidades.

"Estoy deseando no hablar yo, sino que hable la sociedad española, con la mirada puesta en imaginar nuestro país en 10 años, y voy a hacerlo después de las navidades, el año que viene. Recorreré mi país para que la ciudadanía española hable. Voy a escuchar mucho y después de escuchar mucho veremos qué hacer", ha avanzado.

También ha defendido de nuevo que los partidos políticos y las siglas no tienen por qué ser el centro de la política y de todos los debates: "Hay que deconstruir a Maquiavelo, que definía un poder muy jerarquizado. Los partidos son una cosa muy pequeña en nuestro país, y hoy son un obstáculo. Las construcciones sociales son de la gente y deben ser de otra manera", ha dicho, aunque antes ha agradecido el "enorme trabajo" que se hace de las organizaciones políticas.

La vicepresidenta ha recordado en la entrevista los peores momentos de la pandemia del coronavirus, en el año 2020, y los debates que se mantuvieron en el seno del Gobierno en los primeros meses. En este sentido, ha desvelado que ya a principios de marzo el Ministerio de Trabajo y su equipo ya tenían preparados los denominados ERTE de protección, que posteriormente se desplegaron para evitar una destrucción de empleo de manera permanente que hubiera sido histórica.

"Yo el 15 de febrero de 2020 convoqué a mi equipo por lo que estaba viendo en Italia. El 4 de marzo presente una guía enormemente polémica tanto en el Gobierno como fuera (la guía de protección de los trabajadores frente a la covid-19, un texto por el que Díaz fue calificada de "alarmista"). Cuando teníamos lista esa guía, ya teníamos previstas algunas medidas, como los ERTE de protección. Si no hubiéramos tenido los ERTE hubiéramos alcanzado las cifras (de desempleo) que tuvo Mariano Rajoy", ha defendido.

Más noticias