Público
Público

Zapatero cierra su balance con elogios a Fomento

Álvarez compara su situación con "la campaña despiadada" que sufrió Prieto en la II República.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡Antes partía que doblá!', exclamó en el punto culminante del subidón. A Magdalena Álvarez, abrazada a la cintura de José Luis Rodríguez Zapatero, no se le caía ayer la sonrisa de la boca. Repudiada en Catalunya, recibió el calor de sus paisanos de Málaga, adonde está prevista la llegada del AVE el 23 de diciembre.

No es que el polideportivo universitario estuviera empapelado con carteles de apoyo, que no había ninguno. Tampoco fue que eclipsara el protagonismo de Zapatero. El calor no se ve, pero se nota.

Problemas 'por hacer'

El presidente del Gobierno avivó el hogar. Primero con el gesto: le pasó el brazo por la espalda cuando subieron a la tarima, junto a Manuel Chaves, y mantuvo la mano sobre su hombro hasta que concluyó el ritual de salutación. Después con la palabra: 'Magdalena Álvarez va a ser la ministra de Fomento de toda la democracia que más kilómetros de AVE y de autovía ha realizado. Quien no hace nada, no tiene problemas. Quien hace obras, puede tener algún problema'. Y la afición coreó su nombre: '¡Magdalena, Magdalena!'.

Fue el momento cumbre del desagravio, que Zapatero empezó asegurando que 'el AVE a Málaga, y todos los que tenemos por delante, los va a inaugurar una malagueña'. También echó su leño a la chimenea Chaves, al asegurar que la ministra, que antes fue su consejera, 'siempre va a tener el apoyo de la Junta de Andalucía, siempre'.

Pero la ministra del momento ya había entrado en calor antes de recibir el espaldarazo de sus jefes. Llegó guerrera, con ganas de resarcirse, anímica y políticamente, de 'los días difíciles e ingratos'.

Esos que días que ha superado, según evocó, con la memoria de Indalecio Prieto, una de las figuras más señeras de la historia del PSOE y que fue ministro de Obras Públicas en la II República.

'Me consuela saber que Indalecio Prieto fue objeto de una campaña despiadada y que cuando inauguró el túnel entre las estaciones de Chamartín y Atocha (Madrid) se rieron de él llamándole el ‘túnel de la risa' porque no querían que España prosperara', dijo a modo de confesión reivindicativa.

Para que no la acusen de engreída, se apresuró a reconocer que 'yo no tengo la estatura política de Indalecio Prieto', pero 'sí la fuerza de voluntad de los socialistas y la dignidad de una mujer malagueña'. O sea:'Antes partía que doblá'.

Y así, en menos de diez minutos, la que volverá a ser en 2008 el cartel electoral del PSOE por Málaga, fue aplaudida casi en una veintena de ocasiones.

El celebrado ayer en Málaga fue el último gran mitin de la campaña de balance de las gestión del Gobierno. Los socialistas arrancarán esta semana la segunda fase de su ofensiva electoral con la proclamación de Zapatero como candidato presidencial.

El broche a la primera fase lo ha puesto un video inspirado en el Partido Laborista británico que, sin ningún elemento de polémica, pretende poner en valor aquella gestión con mensajes visuales como: 'España es el primer destino que elegiría un ciudadano de la Unión Europea si se marchara de su país' o 'España es el segundo país mejor del mundo para ser un niño'.

La ‘movida' socialista

Otro video, exhibido ayer en Málaga, anticipa elementos de la segunda fase de la campaña al ritmo de Tequila, una de las bandas de la movida madrileña.

'Que el tiempo no te cambie', es el estribillo musical que acompaña al reportaje audiovisual elaborado por las Juventudes Socialistas, en el que se evoca el '¡No nos falles!' y el 'Os aseguro que el poder no me va a cambiar' de la noche del 14-M de 2004.

En él se conjugan, con la voz y la imagen de jóvenes, el 'Zapatero no nos ha fallado' con el 'Nos queda mucho por hacer, ¡eh!', en problemas como el acceso a la vivienda.

Más noticias en Política y Sociedad