Público
Público

Zaragoza cuadruplica su presupuesto en luces navideñas a base de recortes sociales

El equipo de gobierno PP-C’s de Azcón y Fernández detrae fondos destinados a bibliotecas, educación, empleo y promoción del turismo y el comercio local para pagar el mayor despliegue de luminaria ornamental instalado en la ciudad, parte de él ubicado en calles plagadas de franquicias, mientras conmemoran el Día del Laicismo montando un belén.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la vicealcaldesa Sara Fernández encendieron este año la iluminación navideña más cara de la historia de Zaragoza.AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Las luces de navidad tienen este año en Zaragoza mensajes que van más allá de los tradicionales de esa época del año: se trata de la luminaria navideña más amplia y cara de la historia de la ciudad y su coste, que cuadruplica el de los últimos años, se paga con recortes sociales en otra de las particulares, y con frecuencia cambiantes aunque no en este caso, decisiones que el equipo PP-C’s de Jorge Azcón y Sara Fernández, que gobierna la ciudad bajo la supervisión de Vox, está desplegando en sus primeros meses en el ayuntamiento.

Las luminarias navideñas de este año, oficial y accidentadamente activadas por Azcón y Fernández el pasado jueves, suponen un gasto de 400.000 euros que cuadruplica los 100.000 que ese despliegue costaba la pasada legislatura.

Ese aumento del coste, con el que Zaragoza se suma a la corriente iniciada por ciudades como Vigo o Madrid, fue una de las primeras decisiones del nuevo equipo de gobierno, que la tomó a mediados de septiembre dentro de su primer paquete de recortes sociales, que se cebó especialmente con la educación, la lucha contra el cambio climático, los presupuestos participativos y los programas de inserción laboral.

Calles emblemáticas plagadas de franquicias

El aumento de 300.000 euros en la partida de “adquisición materiales ornamentación navideña” fue incluido por el equipo de gobierno, que lo sacó adelante con el apoyo de Vox, en una de las nueve modificaciones presupuestarias que impulsó poco después de comenzar a compaginar la propaganda sobre la supuestamente “diabólica” situación de las arcas municipales con un aumento de más de 600.000 euros anuales en el gasto en asesores y la certificación de una liquidez desconocidamente elevada por parte de la intervención con una política de pagos que asfixia a autónomos y pymes al dejar de liquidar facturas por 32 millones con 76 millones en el banco.

La resolución que habilitó los 300.000 euros para las luminarias navideñas, incluida en un bloque de 1,83 millones dentro de un paquete de casi 30, conllevó recortes sociales como 552.510 euros del convenio que financia un programa con Arei (Asociación Aragonesa de Empresas de Inserción) que en seis años ha creado más de 400 puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión, medio millón de los organismos municipales de Educación y Bibliotecas y de Turismo y, entre otras partidas, varias que suman casi 25.000 de Empleo, todas ellas destinadas a la economía social, el emprendimiento y la dinamización del comercio local.

El equipo de PP y C’s sostiene que ha realizado el aumento del gasto en luces navideñas “atendiendo a las peticiones de comerciantes y vecinos”, aunque lo cierto es que en las calles emblemáticas del dispositivo, como Alfonso I, Don Jaime, Paseo Independencia o la plaza Aragón, donde luce un árbol artificial de 22 metros, es ampliamente mayoritaria la presencia de franquicias y tiendas de cadenas comerciales y notablemente minoritaria la del comercio local.

El equipo de gobierno de PP y C’s plantea para el año que viene disparar el gasto en este dispositivo hasta los 700.000 euros, con lo que la partida se habrá multiplicado por siete en solo dos años.

Montar el belén el Día del Laicismo

El despliegue de luces navideñas incluyó el 6 de diciembre, en una maniobra dirigida a mutar el debate público luminaria/recortes en otro de carácter identitario, el encendido de una descomunal bandera española de más de 400 metros sobre la calle Alfonso I, cuyos 470 metros de longitud están estas semanas sobrevolados por paños de 30 metros con 1.040 tiras de cien bombillas led de bajo consumo cada que ofrecen la posibilidad de jugar con diferentes colores.

El dispositivo también permite encender una enseña aragonesa, según informó inicialmente el consistorio, aunque esa composición no fue aplicada el día de la Constitución.

Por último, el equipo de gobierno de PP y Cs inició este lunes, coincidiendo con el Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia, la instalación de un belén en la zona del edificio consistorial cercana a la Alcaldía.

Hacía más de un lustro, desde mediados de la tercera legislatura de Juan Alberto Belloch como alcalde (2011-2015), que el consistorio había dejado de colocar las figuritas navideñas en sus instalaciones, con lo que se acercaba al principio de aconfesionalidad de las instituciones que proclama la Constitución.