Público
Público

Aves marinas, centinelas de la crisis climática

Las aves marinas se prestan como indicadores de los cambios en el ecosistema provocados por el calentamiento global, pero también se muestran como animales vulnerables a la crisis. Tanto, que un trabajo científico demuestra como el petrel de Bulwer, una importante ave marina, podría ver una disminución notable del núcleo de sus poblaciones a finales del siglo XXI.

Un petrel de Bulwer sobrevuela a ras del mar. (SEOBird Life)

alejandro tena

La crisis climática es una evidencia incuestionable y respaldada por la ciencia. Los síntomas de la emergencia se muestran en forma de inundaciones, pantanos secos y montes incendiados, pero también a través del comportamiento de las aves, que permiten entender mejor los cambios que se están produciendo en el planeta y sus ecosistemas.

En ese sentido, las especies aladas marinas se convierten en unas de las más vulnerables ante los cambios, si se tiene en cuenta el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, que advierte que el calentamiento y los cambios en la química de los océanos ya está mostrando alteraciones en toda la red alimentaria del océano, “con impactos en los ecosistemas marinos”.

"Para 2100, el océano absorberá entre 2 y 4 veces más calor que entre 1970"

“Hasta la fecha, el océano ha absorbido más del 90% del exceso de calor en el sistema climático. Para 2100, el océano absorberá entre 2 y 4 veces más calor que entre 1970 y el presente si el calentamiento global se limita a 2°C, y hasta 5 a 7 veces más con emisiones más altas. El calentamiento del océano reduce la mezcla entre las capas de agua y, como consecuencia, el suministro de oxígeno y nutrientes para la vida marina”, detalla la investigación.

Sobre este escenario, un grupo de investigadores del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Barcelona e IRBio (Instituto de Recerca de la Biodiversitat)–junto con otros expertos del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS) y del Centro Okeanos de la Universidade do Açores– han realizado un estudio para tratar de esclarecer cómo puede afectar el calentamiento de los océanos en las aves marinas. Concretamente, han centrado sus pesquisas científicas en una especie, el petrel de Bulwer (Bulweria bulwerii), que habita en la zona de la Macaronesia del Océano Atlántico.

Los resultados, nada halagüeños, vienen a demostrar que, en un escenario positivo con una disminución de emisiones de CO2 que contenga el ritmo del calentamiento global,  de un día para otro sólo sobrevivirían –a finales de siglo– el 11% de los individuos en dos de las tres zonas de estudio, Canarias y Cabo Verde. “Esto que ocurre con esta especie podría pasar en otras con dietas similares”, expone a Público Marta Cruz Flores, una de las investigadoras, que informa del riesgo de extinción en el que ya se encuentra el petrel en España.

"El aumento de temperatura afecta a la distribución y abundancia de las presas principales en la dieta de esta especie"

La investigación destaca que la temperatura superficial del mar de la zona de cría es un factor determinante para la supervivencia, por lo que el calentamiento del océano estimado por el IPCC se convertirá en un elemento que termine poniendo en riesgo la continuidad de la especie en el planeta. 

"El aumento de temperatura afecta a la distribución y abundancia de las presas principales en la dieta de esta especie. La subida de temperaturas del mar afectará, en definitiva, a la distribución y la abundancia de muchísimos organismos que habitan en los océanos y esto se transmite en la cadena trófica haciendo que muchas especies de aves se vean afectadas", valora Cruz Flores.

Es por ello que especies como el petrel de Bulwer sirven a la ciencia como una suerte de centinelas que dan información de lo que ocurre en los diferentes niveles de los océanos. Los cambios se van transmitiendo en esa cadena alimentaria, desde el fondo, hasta la superficie, y, afectando a los comportamientos de los depredadores, que terminan dando una idea de la magnitud que puede tener la crisis climática en la biodiversidad del mar. 

Más noticias de Política y Sociedad