Público
Público

Brotes de de covid en Illes Balears Un turista asintomático, un concierto y fiestas masivas sin mascarillas: así surgió el macrobrote de Mallorca

Las autoridades baleares detectan el origen de los sucesivos brotes surgidos en los viajes de fin de curso de estudiantes de media España a la isla, que ya dejan al menos 515 contagios y 2.000 personas en cuarentena en seis comunidades. 

Mallorca
La Policía Nacional desaloja a un grupo de jóvenes en una calle de Mallorca. Enrique Calvo / REUTERS

Las autoridades sanitarias de Illes Balears ya han puesto cerco al macrobrote de covid surgido tras los viajes de fin de curso de estudiantes a la Playa de Palma y Llucmajor en los últimos días y que ha dejado contagios por media España: suma ya 515 casos positivos y 2.000 personas en cuarentena en seis comunidades autónomas.

La cifra de contagios del macrobrote, desgranadas por comunidades autónomas, son llamativas: a primera hora del viernes había 321 positivos en la Comunidad de Madrid; otros 67 en la Comunitat Valenciana, Galicia tenía 50 positivos; en Euskadi contabilizaba 49; en Murcia había 18 y en Aragón, 10. De momento no ha habido ningún ingreso hospitalario y la mayoría de los afectados permanecen asintómaticos.

Estas cifras pueden cambiar por momentos y pueden también sumarse estudiantes de otras zonas del país. La Generalitat de Catalunya investiga un brote multitudinario producido en celebraciones de final de curso de alumnos de segundo de Bachillerato, no en Mallorca, sino en la isla vecina de Menorca. Este brote tiene 24 casos positivos confirmados y otros 40 en estudio.

En Andalucía no ha habido ningún positivo hasta ahora, pero la Junta tiene "localizados y aislados" a 476 jóvenes que han realizado viajes de estudios a Baleares, según señaló el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno.

Un concierto de reggaeton en la Plaza de Toros de Palma de Mallorca y fiestas en barcos y en nueve hoteles parecen ser la zona cero de este macrobrote de coronavirus que ha puesto en alerta a medio país. Es más, según informó este viernes el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo y portavoz del Govern balear, Iago Negueruela, el macrobrote podrían tener su origen en un visitante asintomático, ya que no se han detectado casos dentro de las islas.

Illes Balears exige controles de PCR o test de antígeno negativo a los viajeros procedentes de la mayoría de de las autonomías, pero esas pruenas no son necesarias, al menos por ahora, si proceden de la Comunitat Valenciana, Murcia, Galicia, Extremadura, Ceuta y Melilla, regiones que tienen o están cerca de los 50 casos por 100.000 habitantes a 15 días.

La investigación se ha basado en los testimonios del más de medio millar de jóvenes contagiados y el rastreo llevado a cabo por los servicios sanitarios baleares. La conclusión es que en los pasados días hubo varias situaciones donde pudieron facilitarse los contagios.

Por eso, el Govern balear ya ha anunciado la apertura de un expediente a los organizadores del concierto y no descarta hacer lo mismo con los propietarios de los barcos y hoteles implicados. Las autoridades baleares también instarán al Gobierno central, competente en la materia, a que emprenda acciones legales contra aquellas agencias de viaje de la Península que hayan podido organizar o bien colaborar en el desarrollo de estas actividades que incumplieron la normativa covid.

El concierto de reggaeton en la plaza de toros de Palma estaba autorizado, ya que en Illes Balears se permiten los eventos musicales de hasta 2.000 personas, aunque los asistentes deben permanecer sentados, guardar la distancia de seguridad y llevar la mascarilla. Al parecer, todas estas normas se incumplieron según se aprecia en un vídeo difundido en sus redes sociales por Maikel de la Calle, uno de los artistas que actuaban en este evento que reunió a más de un millar de personas, según informó en su día la Policía Local, que tuvo que ordenar su disolución en torno a las 22.00 horas el día del concierto.

Las autoridades baleares se amparan en ese incumplimiento para intentar salvar una situación que transmite una mala imagen de las islas a las puertas del verano. En este sentido, la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, echó una mano a sus colegas mallorquines e informó el viernes de que los estudiantes madrileños afectados han admitido un "incumplimiento generalizado de la obligatoriedad del uso de la mascarilla". Los estudiantes, procedentes de 31 institutos de la región, se alojaron en ocho hoteles de Mallorca  y tuvieron "un programa de actividades con festivales y demás bastante intenso".

En Euskadi, la madre de unas de las jóvenes que también viajaron a Mallorca relató a los medios de comunicación que "había sitios en los que había demasiada chavalería junta". Otro de los familiares de los estudiantes vascos, sin embargo, asegura que la Policía "hacía la vista gorda". Los estudiantes vascos viajaron con una agencia especializada en viajes de fin de curso. Algunos de los padres de los estudiantes vasco ya han anunciado que van a "denunciar a la web que ha hecho el viaje".

En la misma línea, Negueruela, el portavoz del Govern, insistió el viernes en que estos viajes de fin de curso fueron organizados por agencias de la Península y pidió a las autoridades de cada territorio actuar con contundencia. Igualmente solicitó a las autoridades educativas y a los padres de alumnos "que este año no permitan este tipo de excursiones". Por el momento, el Ministerio de Sanidad ya ha recomendado suspender los viajes de fin de curso a Mallorca.

"Había sitios en los que había demasiada chavalería junta", dice la madre de uno de los afectados

La celeridad en aclarar lo sucedido por parte del Govern balear tiene una explicación: el megabrote de covid ha aparecido justo en la misma semana que el Gobierno de Reino Unido ha levantado el veto a que los turistas británicos viajen a Illes Balears, al incluirlo en su lista de destinos seguros. Ante la urgencia de la situación y la tormenta política que se ha desatado en la comunidad autónoma con la oposición del PP reclamando más efectivos policiales y controles para evitar nuevos brotes, el Govern balear se ha afanado en mandar un mensaje de tranquilidad al subrayar que el archipiélago es "un espacio seguro", con una de las incidencias de covid más bajas de Europa.

Más noticias