Público
Público

Una caja de herramientas contra el machismo 'Feminismo para torpes': una guía práctica para combatir el patriarcado con humor

Nerea Pérez de las Heras publica un manual feminista con herramientas para enfrentarnos a 'cuñados' y 'manadas' tuiteras con el arma más poderosa para desmontar el machismo estructural: argumentos cimentados y unas buenas risas. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 9

Nerea Pérez de las Heras, durante la presentación de su libro 'Feminismo para torpes'. Foto: Álvaro González

[Esta información ha sido elaborada el 7 de marzo]

Lunes, 4 de marzo, 19.30 horas. La Sala Equis, el histórico cine para adultos de Madrid, se desborda para acoger una clase magistral sobre feminismo. [Adviértase la ironía]. Las butacas de la estancia, los escalones y el suelo enmoquetado de rojo están repletos, incluso algunas cabecillas curiosas se asoman desde fuera para no perderse nada. Se presenta Feminismo para torpes, un libro inspirado en el monólogo homónimo de la periodista Nerea Pérez de las Heras. 

"Es difícil hacer visible cómo el patriarcado reproduce un sistema desigual en nuestra sociedad, se ha instalado el mantra: 'ahora que hay igualdad...' y parece un anacronismo defender lo contrario", explicita la filósofa Ana de Miguel durante el acto. Este manual logra hacer un triple salto mortal para desmontar esa falacia [mitad naíf, mitad negacionista] a golpe de chiste. "Decía Margaret Atwood que los hombres tienen miedo a que las mujeres se rían de ellos, mientras que las mujeres tenemos miedo a que los hombres nos maten. Quizás por eso, se nos ha negado históricamente que el sentido del humor. Uno de los mejores ejemplos de que hemos avanzado es que hoy podemos analizar la situación de manera inteligente y reírnos al mismo tiempo", añade De Miguel. Pérez de las Heras enarbola esa bandera y no pierde la ocasión para impartir un taller de reeducación de machirulos y de autodefensa verbal bien cargadito de sorna. 

Desde las páginas de este libro, toma el testigo de pioneras como Olympe de Gouges e interpela directamente a ese tío, hinchado de soberbia y vanidad, que nos hace manspreading en el metro cada día. Puede que no sea la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, pero recupera su discurso para recordar a esos 'mozos' de facilidad para el desparrame que a nosotras también nos encanta tener los genitales ventilados, pero vivimos en sociedad. "Ya es hora de que nos dirijamos a ellos, no solo al patriarcado o al capitalismo. Es el momento de preguntarles: 'Pero, ¿qué nos estáis haciendo?'", reclama De Miguel. Y así es cómo aparece el guisante debajo del colchón: La normalidad está adaptada a una parte de sociedad y a la otra... no tanto. 

Presentación de Feminismo para torpes en la Sala Equis.

No somos polvo de estrellas

Olga Iglesias es la personificación de las cifras en los vídeos que precedieron a este libro. "'La Estadística' querría ser como Shakira: sorda, ciega y muda. Sin embargo, una vez que empiezas a estudiar los porcentajes, es imposible no darte cuenta de que está todo mal. Y no eres tú, es el sistema", relata. 

En España las mujeres dedican casi el doble de horas a la semana al trabajo no remunerado (26,5 horas a la semana frente a las 14 horas de los hombres), según datos del INE. Esa actividad incluye todas las labores invisibilizadas sobre las que se sustenta el Estado de bienestar y supone una sobrecarga de trabajo importante.

"El sistema vitorea la supuesta capacidad de las mujeres, y solo de las mujeres, para la multitarea. Este reparto injusto de las tareas se justifica con la atribución de una especie de superpoder que nos convierte en unicornias mágicas, bañadas en polvo de estrellas. De lo contrario, ¿cómo se iba a explicar que podamos hacer un excel con una mano, cambiar un pañal con la otra y ponerle las pilas al sonotone del abuelo con los codos?", ironiza Pérez de las Heras. 

Esta absurda creencia quedaba evidenciada en la víspera del histórico 8M de 2018, cuando una supuesta cita del escritor británico William Golding corría como la pólvora en redes sociales: "Las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que des a una mujer ello lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará comida. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des".  Además de tratarse de una atribución falsa, resulta espeluznante que, en el contexto actual,  alguien decida compartir esta cita como 'homenaje' a la mujer. "No dice: 'Si le das una beca, sacará un MBA'. No. Son halagos rancios y cursis que glorifican el agotamiento de las mujeres", protesta la autora de este volumen, que ya va por la segunda edición. "Habría que transmitir la idea de que las ojeras por amor están mal distribuidas", apostilla. 

Entre la mercancía y la revolución 

Este libro disecciona también la comercialización ilegítima del feminismo. "Muchas marcas, sobre todo las de moda y belleza, se han apropiado de la luchacomo argumento de venta", cuenta Pérez de las Heras en las páginas de 'Feminismo para torpes'. "Donde hace poco el reclamo era que estarás más sexy con aquel sujetador de encaje, ahora es que serás más poderosa", desarrolla.

Ana de Miguel advierte la perversión que esconde esta estrategia de márquetin: "Quieren hacernos creer que el feminismo es una moda. El capricho de las mujeres por defender los Derechos Humanos".

"Cada vez que veas una campaña inclusiva, pregúntate cómo son las condiciones laborales de las personas que trabajan en esa marca"

Colocar un lema feminista en camisetas hechas en Bangladesh, empaquetarlas y despacharlas para hacer caja, es un auténtico caballo de Troya. "Cada vez que veas una campaña inclusiva, pregúntate cómo son las condiciones laborales de las personas que trabajan en esa compañía. El camino hacia el cambio está por esa vía que no te muestran en las marquesinas", escribe Pérez de las Heras en una invitación a la reflexión.

El feminismo liberal y otras incongruencias

Todo lo que tenemos es gracias al feminismo. Hoy, las mujeres somos mayoría en las universidades y un 58% de las personas que acaban sus estudios superiores, según los datos del Ministerio de Educación. "A pesar de la escalada, somos aplastante minoría en los lugares donde se toman las decisiones", recuerda la autora en su libro.

El misterio que envuelve a esta anomalía se despeja fácilmente con una cita de Nuria Varela: "El patriarcado ha mantenido a las mujeres apartadas del poder". Seguimos viviendo en un país donde las cuotas son necesarias como palanca de cambio, incluso si eso supone que alcancen puestos de poder mujeres que niegan la efectividad de la discriminación positiva. "No se puede ser feminista y liberal, pero esa conciencia social no viene dada porque tengas vagina. Recordemos lo que decía Simone de Beauvoir, que el opresor no sería tan fuerte si no tuviera cómplices entre los oprimidos", aclara De Miguel, autora de Neoliberalismo sexual: El mito de la libre elección.

Portada de 'Feminismo para torpes', de Nerea Pérez de las Heras

En el acto de presentación de 'Feminismo para torpes' también se debatió la frase con la que se despachó el Papa Francisco en la clausura de la cumbre antipederastia: "Todo feminismo acaba siendo un machismo con falda". Casi nada. "Bergoglio parece haberse olvidado de que incluso él lleva falda", bromeó la filósofa. "Al margen de eso, no estaría mal que nos facilitara sus fuentes bibliográficas. Más que nada, para entender de dónde viene esta afirmación", añade De Miguel a la chanza.

Esta forma de ventilar los exabruptos que siembran la actualidad forma parte de una táctica de guerrilla. "Todavía hay mucha gente que va por la vida con las gafas sucias, sin querer enterarse de que las cosas han cambiado. Esos 'cuñados' esperan que, ya que los sacas de su comodidad, lo hagas con didáctica, una sonrisa y magdalenas", critica Pérez de las Heras. "Así que, incluso cuando quieres destruir las estructuras, te toca usar un chiste. Afortunamente, el humor se me da bien, no las armas químicas", puntualiza en tono jocoso.

La autora utiliza esa virtud para "hacer el avioncito con la cuchara" e introducir los conceptos básicos del feminismo en las mentes más resistentes: "Nadie pediría a la plataforma antidesahucios que sea complaciente al articular sus demandas y, por lo tanto, no tiene sentido que nos lo pidan a nosotras. Aún así, tengo la esperanza de que el humor abra una brecha. Lo que parece inofensivo quizá pueda echar raíces en la cabeza", concluye. 

Para muestra un botón. Debajo de estas líneas, un capítulo de ‘Feminismo para torpes’, publicado por Editorial Mr. y listo para sacudir las convicciones de los 'haters' recalcitrantes. O de tu padre.

Más noticias en Política y Sociedad