Público
Público

Partidos políticos 8M PP y Ciudadanos: de negar el 8M a ser los más feministas en sólo una semana

Si el masivo seguimiento de la huelga feminista y de las movilizaciones del pasado 8 de marzo de 2018 cogieron a muchos por sorpresa, este año ningún partido parece dispuesto a arriesgar votos a costa del feminismo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Miles de mujeres se han concentrado esta mañana en la Puerta de Sol con motivo de la huelga feminista de este 8 de marzo. /FRAN BAENA

Nadie se queda al margen. De una u otra forma, con propuestas más o menos acertadas, todos los partidos políticos se suben a carro del feminismo en esta larga precampaña electoral que tiene varias paradas, comenzando con las generales del próximo 28 de abril y concluyendo el próximo mes de mayo con las europeas y las de muchas comunidades autónomas.

Si el masivo seguimiento de la huelga feminista y las movilizaciones del pasado 8 de marzo de 2018 cogieron a muchos por sorpresa, ningún partido parece dispuesto a arriesgar votos a costa del feminismo. Tanto si están a favor, como si están en contra de este movimiento y de sus reivindicaciones.

Entre las actitudes y declaraciones que muchos representantes políticos tuvieron en los días previos al 8 de marzo del año pasado y la convocatoria de este año, hay un abismo. Porque si entonces muchos intentaron ignorar a este movimiento y desprestigiarlo, hoy intentan capitalizar su éxito y traducirlo en votos. Para muchos esto supone verdaderos ejercicios de equilibrismo. Sólo Unidos Podemos se ha mantenido firme en su apoyo a la huelga feminista de 24 horas, como a las manifestaciones del feminismo entre los partidos representados en el Parlamento.

A continuación analizamos las diferencias de las distintas formaciones y sus virajes.

La difícil relación del PP con el feminismo

La relación del Partido Popular con el feminismo no ha sido nunca sencilla y en muchas ocasiones se ha mostrado beligerante con este movimiento. La formación de la gaviota pasó el año pasado en apenas unos pocos días de afirmar que la huelga feminista rompía "el modelo de sociedad occidental", o del “no nos metamos ahora en eso” de Rajoy cuando en una entrevista radiofónica le preguntaron por la brecha salarial, al gesto del entonces presidente del Gobierno de lucir un lazo lila del feminismo en su solapa en un acto el mismo día 8, cuando ya se había constatado que la huelga y las manifestaciones habían desbordado cualquier pronóstico.

En los días previos al 8M de 2018, los populares se prodigaron en descalificaciones tanto a la huelga como a las marchas. Desde la entonces ministra de Igualdad, Dolors Montserrat, afirmando en una entrevista con Pepa Bueno en la Cadena Ser, que ella no era feminista porque "no me gustan las etiquetas", pasando por las declaraciones de Isabel García Tejerina o Cristina Cifuentes, entonces ministra de Agricultura y presidenta de la Comunidad de Madrid respectivamente, asegurando que ese día harían "huelga a la japonesa". Entonces el PP veía "inasumible" el manifiesto feminista del 8M por su "vinculación con la izquierda radical".

Este año el Partido Popular de Casado ha querido sacar pecho de su participación en la lucha por la igualdad de las mujeres y contra la violencia de género, aunque para ello haya utilizado varias mentiras o medias verdades. Un ejemplo de esto es el empeño de Casado en más de una ocasión de atribuirle a su partido la elaboración de la ley integral contra la violencia de género de 2004, que fue en realidad puesta en marcha por el PSOE de Zapatero y a la que los representantes del PP se opusieron.

También a lo largo de los últimos días diversos representantes del PP han sacado pecho con las supuestas medidas de igualdad aprobadas a lo largo de su último Gobierno. En un vídeo protagonizado por varias de las mujeres del partido afirman que durante durante el mandato del PP se han creado más contratos indefinidos para las mujeres o que las pensiones de éstas con hijos a su se habían incrementado en un 15%. Un total de cinco logros, que una investigación de Público ha desmentido. También Pablo Casado este lunes llamó a "un pacto de Estado para acabar con la brecha salarial en España", sin recordar que su partido fue el único que negó su apoyo en el Congreso en febrero del año pasado a la ley de Igualdad Retributiva presentada por Unidos Podemos, que perseguía precisamente ese fin.

Pero más allá de los discursos, las promesas o las falsedades o las medias verdades, lo que realmente ha puesto al feminismo sobre alerta es el acuerdo alcanzado por el Partido Popular, Ciudadanos y Vox, para que este último partido permitiera un gobierno en Andalucía. Las exigencias del partido ultraderechista de Abascal de derogar las leyes de igualdad y en materia de género, o su lucha por derogar las leyes que permiten la interrupción voluntaria del embarazo, han espoleado una postura más radical hacia la derecha del PP, que ha comenzado a hablar de volver a la ley de supuestos de hace 30 años en materia de aborto.

Cs: del "no somos anticapitalistas" al "feminismo liberal"

Si el Partido Popular tiene un historial de declaraciones y actuaciones polémicas en torno al feminismo, el partido de Albert Rivera no se queda atrás. Tres días antes de la celebración del 8M del año pasado, Rivera afirmaba que "no apoyamos la huelga feminista porque no somos anticapitalistas". Sin embargo, el día 9, una vez que se confirmó la masiva participación en la huelga y en las manifestaciones en la calle, Rivera se declaró "encantado de liderar" el debate transversal del feminismo.
Las posturas de este partido en pro de la legalización de los vientres de alquiler, una de sus apuestas estrella, y la regulación de la prostitución, han supuesto agrias críticas a la formación naranja desde el movimiento feminista.

Este año Ciudadanos secunda las movilizaciones y quiso coger el toro por los cuernos. En un evento organizado por parte de su cúpula, liderada por Inés Arrimadas, el partido presentó lo que dio en llamar el decálogo del "feminismo libreral", una serie de medidas descabaladas que no sólo volvían a reivindicar la supuesta libertad de las mujeres sobre sus cuerpos (para ejercer la prostitución o para decidir gestar para otros), sino que contiene un serie de postulados que las expertas criticaron por estar a años luz del feminismo y muy cercanos a las teorías neoliberales. 

La izquierda más cercana

A pesar de las múltiples declaraciones de los líderes populares y de ciudadanos sobre el hecho de que el feminismo no tiene ideología y que no es patrimonio de la izquierda, lo cierto es que tanto el Partido Socialista, como Unidos Podemos han estado siempre más cercanos y han sido más sensibles a las reivindicaciones de las mujeres.

Sin embargo, la decisión del PSOE de sumarse a la propuesta de los sindicatos mayoritarios UGT y CC.OO el año pasado, que proponían paros parciales de dos horas de duración, en lugar sumarse a la convocatoria de una huelga de 24 horas,  levantó duras críticas entre las organizaciones feministas, que consideraron su postura muy blanda y titubeante. Aún no está del todo claro si el PSOE apoyará una huelga de 24 horas, aunque en un reciente vídeo, el partido parece decantarse por la fórmula de os sindicatos principales. El PSOE tiene en su ADN haber sido el partido que más leyes de igualdad ha puesto en marcha. Justo antes de disolver las Cortes el ejecutivo aprobó por decreto ley una serie de medidas para igualar el permiso de maternidad y paternidad

Unidos Podemos, por su parte es la única formación política de ámbito nacional que apoya la huelga feminista de 24 horas. Este partido ha sido particularmente activo a lo largo de esta pasada legislatura en proponer leyes y medidas encaminadas a conseguir la igualdad y el fin de las violencias machistas.  A lo largo de esta semana, la formación morada se comprometió a modificar la ley de igualdad de 2007 para hacer de la recomendación de alcanzar la paridad en instituciones públicas o financiadas con fondos públicos, una obligación que se debe cumplir en cuatro años. Este martes, Isa Serra, posible candidata de la formación a presidir la Comunidad de Madrid, anunciaba su intención de crear una asignatura sobre feminismo en todas las escuelas de la región en la próxima legislatura.

El peligro de la involución de Vox

Este partido de ultraderecha tiene claros sus objetivos. Entre ellos, derogar las leyes de violencia de género e igualdad; desmontar los mecanismos públicos de igualdad y sustituirlos por organismos de protección a la familia tradicional; derogar cualquier ley que permita la interrupción del embarazo y acabar con lo que llaman los "chiringuitos" feministas y la ideología de género.

No hay fisuras. Su objetivo es reeditar el pacto conseguido en Andalucía, permitiendo un gobierno del Partido Popular y de Ciudadanos para imponer su agenda anti-derechos.

Más noticias en Política y Sociedad