Público
Público

Condena al rapero Pablo Hasél, a días de entrar en prisión: "No exiliarme es una forma de dar más voz al mensaje que quieren encarcelar"

El rapero se enfrenta a casi dos años de prisión por una condena de tres delitos, a los que se le sumarán otra condena en suspensión, pese a que la Fiscalía se oponía a su ingreso. Su reclusión se podría alargar hasta casi los 20 años teniendo en cuenta los procedimientos judiciales que aún tiene abiertos.

pablo hasel
El rapero Pablo Hasél, durante un concierto.  FOTO CEDIDA A PÚBLICO

Esta mañana la Guardia Urbana de Barcelona ha llamado a la puerta de Pablo Hasél. Esperando la notificación de su inminente ingreso en prisión, ha sabido que tendrá que ser presidente de mesa en las próximas elecciones catalanas del 14 de febrero. El cantante comunista se convertirá en el primer rapero encarcelado en Europa, enfrentándose a una primera condena que llega casi hasta los dos años de prisión a los que se le podrían sumar otros dos por una condena en suspensión de 2015. Otros procesos judiciales  abiertos pueden hacer que Hasél se enfrente a casi dos décadas de reclusión. La condena por la que deberá entrar en prisión se ha dictado contra el criterio de las partes del procedimiento, incluida la Fiscalía. "Que un tribunal vaya más allá de la petición de la Fiscalía es gravísimo e insólito", aclara su abogado. "Ante una sentencia tan injusta no me pienso entregar, sería una humillación, así que tendrán que venir a secuestrarme", agrega el afectado.

Hasél tendrá que ser encarcelado en menos de diez días desde que reciba personalmente la notificación de la Audiencia Nacional (AN). El Tribunal le ha condenado a nueve meses de prisión, a los que se sumarían otros tantos dada su negativa a pagar la multa económica, por tres delitos: enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona e injurias a las instituciones del Estado. "Le condenan por sus canciones y algunos tuits en los que se refiere a torturas sobre asesinatos cuyos responsables son las Fuerzas de Seguridad del Estado", explica Diego Catriel Herchhoren, su letrado. Por otra parte, la notificación que por ahora tan solo ha recibido el abogado está sin firmar. Tal y como ha podido confirmar Público, no aparece la rúbrica del tribunal que conforma la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la AN: ni de Concepción Espejel  (señalada políticamente en varias ocasiones por su imparcialidad ) como presidenta, ni de Francisco Javier Vieira Morante y María Riera Ocáriz como magistrados.

Herchhoren explica la sorpresa que le ha producido que el tribunal vaya más allá de las pretensiones de la Fiscalía: "Cuando una persona va a entrar en prisión, hay un trámite previo en el que las partes deben pronunciarse sobre si consideran que hay motivos o no para suspender el ingreso en la cárcel. En este caso, el condenado se compromete a no cometer delitos en dos años y se le imponen una serie de conductas que si son vulneradas se revocaría la decisión. Lo que ha ocurrido es bastante insólito procesalmente hablando, más allá de que se haya impuesto el criterio del Tribunal por encima del de las partes".

Una entrada de prisión "insólita"

Desde su punto de vista, se establece así un "antecedente peligrosísimo porque si ya se ha dado en un procedimiento como este que se encuentra impulsado netamente por el Estado, representado por la Fiscalía, en el que no existe ni siquiera acusación particular, sienta un precedente que podría extenderse a otros procedimientos". Así pues, "el Ministerio Fiscal se ha pronunciado acorde a la política del Gobierno de PSOE y UP, en tanto y cuanto hacen estos gestos dubitativos, de no pedir su absolución pero sí su no entrada en prisión; y sin abordar nunca de manera directa la legislación represiva que hay en España, acrecentada por las reformas que hizo Rajoy del Código Penal, la Ley de Enjuiciamientos Criminal y la Ley Mordaza", en términos del letrado.

Pablo Hasél, durante un concierto.  FOTO CEDIDA A PÚBLICO

Parecido opina el propio Hasél, quien afirma que "más allá de lo que haga la Fiscalía, si el Gobierno no se opone frontalmente a este atropello tan grave será cómplice del encarcelamiento, porque ante cosas así no cabe la tibieza". Tampoco le ha sorprendido el movimiento de la Fiscalía: "Han tardado tanto en encarcelarme porque aunque no haya habido la solidaridad suficiente  para parar el proceso, sí que tengo un fuerte movimiento detrás. Encarcelándome ellos también pierden, porque dan más voz al mensaje y sin duda va a generar más lucha social y provocará la toma de conciencia de muchas personas que ante este caso se van a plantear muchas cosas".

El rapero lo tiene claro: "La lectura que se puede hacer del procedimiento es que claramente pueden hacer lo que les dé la gana y que hay determinados tribunales cuya función es imponer el terror de la represión y no dudan en hacerlo. Son muy vengativos y han ido a por mí porque yo no me he doblegado por otras causas y condenas, y la jueza ha tenido en cuenta eso. Supongo que le tenía que dar mucha rabia tener en frente de ella a una persona reincidente que no la consiguen acallar y ha pensado que es mejor que lo pague caro".

Esta máxima también es defendida por Herchhoren, que agrega que "Hasél nunca ha renunciado a nada de lo que le han obligado a hacer. Él ha dicho que sigue pensando lo mismo, ha continuado haciendo sus canciones y poesía y su militancia política exactamente en los mismos términos por los que ha sido condenado. Pensemos eso en un Tribunal revanchista y vengativo como la AN. Están heridos y le harán cumplir hasta el último día de condena si nada lo impide". El mismo abogado defiende que se trata de un caso de "obcecación estatal contra una persona" y que "el caso de Valtonyc no se entendería si Hasél no hubiera saltado a la palestra por un proceso de persecución de poesía política gracias a la que la gente joven ha aprendido mucho".

Hasél no se exiliará

Concretamente, el caso de Valtonyc es lo que le ha ayudado al rapero a decidir quedarse en España y no exiliarse. "Yo respeto mucho la decisión del exilio, y lo he meditado seriamente. He tenido oportunidades para hacerlo, como cuando he viajado a Bélgica y Venezuela. El Estado no me ha puesto ningún impedimento para ello, lo que me confirma que me querían quitar de encima porque en mi primera condena en la AN sí que no me permitían abandonar el Estado", comenta al respecto. Pero se va a quedar. "Decido quedarme porque creo, y lo he visto con Valtonyc, que es la única forma de dar más voz al mensaje que quieren encarcelar", arguye al respecto.

El rapero Pablo Hasél.  FOTO CEDIDA A PÚBLICO

Tal y como él mismo asegura, tendrán que ir a su casa para detenerle y trasladarle a algún centro penitenciario. Preguntado por lo que pasará en ese momento preciso, Hasél responde que no tiene pensado hacer nada de resistencia y que solo la haría si se dieran las condiciones de resistir "de verdad hasta las últimas", pero que "para hacer una performance en la que lo tengan fácil" prefiere no hacer nada. Desde su perspectiva, el rapero apunta que lo más peligroso que ha visto es el alto grado de normalización de la represión en "estos niveles tan bestias". "Y esto pasa por el miedo, porque interiorizamos que sí, que está mal y no debería pasar, pero también pensamos que o no se puede hacer nada para cambiarlo o asumimos que en este Estado no hay libertades democráticas, como si esto tuviera que ser así y no se pudiera cambiar", desarrolla el músico desde Lleida.

Solidaridad como respuesta

Pero Hasél sigue confiando en la organización popular: "Aún no es tarde para que haya una respuesta solidaria a la altura, y ojalá yo sea el último encarcelado por contar hechos objetivos u opinar y ser crítico con las políticas del Régimen". Del mismo modo, que su entrada en prisión llegue en un momento como este, en plena tercera ola de la pandemia y con una desmovilización galopante en los barrios, no es casualidad, tal y como afirman tanto letrado como defendido. "Esto no se puede ver como la decisión de una sola jueza que por libre decide tomarse una venganza. Hay una operación de Estado detrás. Cuando estábamos confinados en marzo a mí me llegaron tres sentencias en menos de una semana. Hay una planificación de todo este acoso que sufro desde hace años y no todo se limita a una jueza porque sí que hay un aparato represivo cebándose conmigo", en palabras del rapero.

Herchhoren, por su parte, alega que "esta sentencia se publica en un momento muy preciso de la historia de España, cuando toda la población está metida en casa y con unos niveles de desmovilización social más altos que nunca, quizá desde el siglo XX". Y continúa: "Esta es la primera gran operación represiva en la cual se mete en prisión a un personaje con mucha relevancia y el Estado va a medir casi de manera milimétrica la respuesta social que va a provocar este ataque a la libertad de expresión. El caso de Hasél va a ser estratégico para el Estado y la sociedad en su conjunto". El abogado no deja pasar la oportunidad sin lanzar una pregunta: "¿Hasta dónde puede llegar la represión sin que haya una respuesta consecuente y adecuada a este atropello? Es quizá uno de los momentos más importantes para esta materia".

Acudirán a Estrasburgo para que revisen el caso y su sentencia, aunque el condenado sabe que la resolución europea llegará cuando haya cumplido su pena de prisión. A corto plazo, él no pedirá el indulto. "No tengo nada por lo que arrepentirme ni nada por lo que mendigar. Si se conquista la libertad será por la presión de la solidaridad", finaliza Hasél. Por el momento, dos movilizaciones están convocadas por parte de movimientos antirrepresivos en la capital catalana y madrileña para pedir la libertad del rapero.

Más noticias de Política y Sociedad