Público
Público

Los contagios se ralentizan en las zonas con más restricciones pero la evolución en el resto dificulta el control de la quinta ola

La incidencia ha bajado por primera vez desde que empezó la quinta ola en el grupo de jóvenes que tienen entre 20 y 29 años. Pese a esto, los datos continúan siendo muy graves y las restricciones siguen siendo necesarias: el objetivo es bajar a una incidencia de 50 casos por cada 100.000 habitantes y ahora mismo está en 659.

Vista de una terraza el miércoles 21 de julio de 2021 por la noche en las calles del centro histórico de Mahón, Menorca.
Vista de una terraza el miércoles 21 de julio de 2021 por la noche en las calles del centro histórico de Mahón, Menorca. David Arquimbau / EFE

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha afirmado este jueves que Catalunya ha alcanzado el pico de contagios de la quinta ola. Catalunya es la región con el mayor número de infectados y de hospitalizados y, aunque se comience a doblegar la curva, la situación sigue siendo grave porque la incidencia es de 1.216 casos por cada 100.000 habitantes y el objetivo para alcanzar la nueva normalidad es bajar de los 50 casos.

En Castilla y León, la segunda comunidad más afectada, también se está ralentizando el crecimiento de los contagios. El número reproductivo que indica a cuánta gente puede contagiar una persona infectada por la covid-19 (Rt) ha bajado de 2,77 (máximo pico el 29 de junio) a 0,96, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. El consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria, Miguel Rodríguez, hace dos días ya defendió que los efectos del toque de queda se "empieza a notar" entre los más jóvenes porque la incidencia entre los jóvenes de 20 y 30 años ya está descendiendo.

A nivel general en todo el país, por primera vez en la quinta ola ha bajado ya la incidencia en el grupo de edad de personas entre 20 y 29 años. Además, ha habido un descenso importante en la Rt: el pico de la media del país se alcanzó el 1 de julio (1,73) y se ha ido bajando hasta llegar a 1,18, tal y como muestran los últimos datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) y ha afirmado María José Sierra, la número 2 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Es fundamental mantener limitaciones al ocio nocturno y a las reuniones sociales para conseguir controlar la transmisión del virus

Pero estos datos no quieren decir que se pueden empezar a relajar las restricciones. Los expertos apuntan a lo contrario: es fundamental mantener limitaciones al ocio nocturno y a las reuniones sociales para conseguir controlar la transmisión del virus. Algo que se prevé que sea aún más difícil en las comunidades que mantienen el ocio nocturno abierto hasta las 03.00 horas.

La pandemia ha demostrado que es muy fácil que comiencen a subir los contagios y muy difícil que empiecen a bajar. En pocos días, la incidencia se dispara. La cobertura de las vacunas aún no permite que se recupere una vida sin restricciones sobre las reuniones sociales y, por ello, se ha entrado en la quinta ola de una forma tan explosiva. Pero, como también se ha demostrado, las restricciones tienen efectos claros. José Martínez Olmos, médico y exsecretario general de Sanidad, explica con esto la ralentización de contagios en Catalunya: "Lo que está pasando tiene que ver con el toque de queda y a las restricciones al ocio nocturno. Las medidas tienen efecto a los diez días y Catalunya tomó medidas fuertes". 

¿Permite esto a la Generalitat acabar ya con las restricciones? En absoluto. La bajada de la Rt y la ralentización de los contagios sólo es el primer paso. Ahora, como indica el epidemiólogo, Catalunya tiene que reeditar las medidas una semana más al menos, si los tribunales se lo permiten. Y, si continúa así, se verá un cambio de la tendencia y los contagios empezarán a descender. La incidencia está tan alta que aún quedan muchos días para que se vuelvan a valorar como de riesgo bajo o como nueva normalidad, pero es el único camino. 

Sin embargo, esto no lo es todo, como señala el epidemiólogo y exjefe del Servicio de Epidemiologia de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Joan Caylà. La Rt depende de factores como el número de pruebas que se haga y el facultativo recuerda que Catalunya ha dejado de hacer pruebas a contactos asintomáticos por la saturación de la Atención Primaria.

"Probablemente veamos cómo la incidencia sigue subiendo en las comunidades sin restricciones"

Caylà coincide con Martínez Olmos en que lo importante ahora es adoptar restricciones valientes. Los dos expertos expresan su temor por la situación en comunidades sin limitaciones al ocio nocturno como Extremadura, la Comunidad de Madrid o Castilla-La Mancha. La última es la que ofrece mejores datos, pero la primera ya tiene una incidencia de 484 casos y en Madrid se han disparado los contagios en la última semana, hasta llegar a los 608 casos. "Necesitamos medidas más drásticas y definitivas. Tener el ocio nocturno abierto es echar gasolina al fuego", avisa Caylà. "Probablemente veamos cómo la incidencia baja en las comunidades con restricciones y sigue subiendo en las que no han adoptado medidas", valora el exsecretario de Sanidad.

Más allá de esto, la situación aún es complicada de analizar. Lo más previsible es que en agosto se esté doblegando la curva, pero hay más variables a tener en cuenta. Martínez Olmos destaca la circulación de la variante delta y explica así que Extremadura no tenga grandes restricciones, pero esté manteniendo una incidencia por debajo de la media estatal. En esta región la variante delta aún no es predominante, según los últimos datos de Sanidad. 

Frente a esto, hay nuevos factores que juegan en contra como aquellos que generan "falsa seguridad". Caylà destaca que la gente puede confiar demasiado en los test de autodiagnóstico que se han empezado ya a vender en las farmacias porque está demostrado que tienen un alto índice de falsos negativos. Además, recuerda todas las contradicciones sobre el uso de las mascarillas. En España nunca se han utilizado a nivel general los cubrebocas, porque incluso cuando eran obligatorios en todos los espacios, ya muchas personas los dejaban de utilizar en sitios de alto riesgo, como son los interiores de la hostelería.

Aunque sobre este último debate, Martínez Olmos concluye: "Lo importante es no generar confusión. Si una comunidad quiere volver a las mascarillas obligatorias lo tienen que pedir formalmente y decirle a su partido que vote a favor de ello en el Congreso". Tomando estas medidas a nivel general en todas las comunidades se podría conseguir reducir el ritmo de los contagios para alcanzar el objetivo de controlar esta quinta ola.

Más noticias