Público
Público

COVID-19 La tauromaquia pide un 'rescate' en plena emergencia del coronavirus

El sector taurino, al igual que otras industrias dependientes del Ministerio de Cultura, pide algunas medidas para afrontar el impacto económico de la covid-19. Sectores animalistas creen que es una buena oportunidad para dejar de financiar espectáculos de maltrato animal con dinero público.

Fotograma del documental 'Tauromaquia' de PACMA.
Imagen de un toro en un espectáculo de tauromaquia./ Pacma

alejandro tena

La emergencia sanitaria del coronavirus ha tenido grandes secuelas en todos los sectores de la economía española. También para la tauromaquia, un sector que, de por sí, ya se encontraba en pleno declive con una caída de su actividad en las plazas del 58% en la última década, según los últimos datos del Ministerio de Cultura. Ahora, covid-19 se presenta como una última estocada difícil de sortear, ya que algunos de los eventos de maltrato hacia toro más populares han quedado en el aire.

El sector estima unas pérdidas de hasta 700 millones de euros debido a esta emergencia sanitaria. Sin embargo, la patronal de la tauromaquia no se resigna y acude al Estado para reclamar un 'rescate' con un paquete de medidas económicas que permitan amortiguar los daños de la pandemia en un sector que cada vez está más cuestionado por la sociedad española. Como adelantó El Mundo, las principales organizaciones taurinas –Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet), la Unión de Toreros (UT), la Unión Nacional de Picadores Banderilleros de España (UNPBE), la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) y la Fundación Toro de Lidia (FTL)– han enviado una carta conjunta al ministro José Manuel Rodríguez Uribes en la que piden quince "medidas de apoyo".

La misiva responde al interés que el propio ministro de Cultura mostró en conocer cómo estaban afrontando los diferentes sectores de la industria la crisis económica en la que se adentra el país, como consecuencia de la pandemia del coronavirus. En cualquier caso, las asociaciones vinculadas a la tauromaquia se suman a la petición de cines y teatros de rebajar el IVA de las entradas, sin embargo, también reclaman otras medidas que han sido criticadas fuertemente por los sectores animalistas.

Para evitar la sangría económica, piden que el Gobierno asuma el reembolso, "a través de vales", de las entradas vendidas de aquellos eventos que se hayan tenido que suspender por la emergencia sanitaria. Asimismo, reclaman una revisión de los criterios de cotización de los profesionales del sector taurino, con la intención de rebajar el límite establecido por el artículo 33 del Real Decreto 2064/1995, de tal manera que el descenso de la actividad no impida que los trabajadores taurinos coticen.

Además, la carta propone una exención fiscal para las actividades realizadas en plazas de toros; no sólo para las actividades destinadas al maltrato animal, sino también a espectáculos musicales, teatrales y de índole artística. Se habla aquí del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o del Impuesto de Actividades Económicas, según la carta publicada por El Mundo, que también recoge otras peticiones como la exención aprobación de prestaciones específicas para los profesionales taurinos registrados en el Ministerio de Cultura o el impulso de indemnizaciones para los trabajadores del sector que no hayan podido ejecutar sus contratos al haberse suspendido los espectáculos por la covid-19.

Fuentes del Ministerio de Cultura y Deporte explican a Público que en estos momentos simplemente se está recabando información de cómo está afectando esta crisis económica a los diferentes sectores de la industria cultural. "No se va a tener una línea especial con la tauromaquia. Cuando salgamos de ésta veremos cómo actuamos", informan desde la cartera dirigido por Rodríguez Uribes.

Dejar de "sostener" a la tauromaquia

Desde los sectores animalistas ven en esta crisis una buena oportunidad para que las instituciones públicas dejen de financiar los espectáculos con maltrato hacia los toros. "Es un momento para el Gobierno se plantee el camino que quiere tomar: apoyar una actividad muerta y rechazada por la sociedad o dejar de sostenerla", argumenta Laura Duarte, presidenta de Pacma. "Sería inadmisible que el Gobierno se plantease ayudar a este sector en un momento como este. Hay que destinar los esfuerzos a la sanidad y al resto de trabajadores", agrega.

Los grupos antitaurinos llevan años pidiendo el fin de la financiación pública a los festejos con toros, no sólo por lo económico y lo ético, sino por la decadencia del sector, que experimenta cada año una caída de su actividad, según los propios datos del Pentauro, el organismo del Ministerio de Cultura del que dependen todas las actividades del sector.

Tanto es así, que los últimos datos oficiales de 2018 hablan de un descenso de los espectáculos taurinos del 2% respecto a 2017 y del 58% durante los últimos doce años de registro, según las cifras oficiales. Asimismo, la mayor parte de los espectáculos que se celebran en España, concretamente el 79%, tienen lugar en plazas de "nula o pésima calidad", según el análisis realizado por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal.

Dado el declive del sector y el momento de emergencia sanitaria y económica que se abre, los sectores animalistas se preguntan si esta es una buena ocasión para que el Estado deje de financiar a la tauromaquia.