Público
Público

Desahucios Desahucian en Barcelona a un hombre sin recursos y su madre tras cinco intentos a pesar de estar amparados por la ONU

Los Mossos d'Esquadra entran en la casa de la familia tirando la puerta abajo pese al intento de grupos de activistas de parar el desalojo.

Desahucian en Barcelona a un hombre sin recursos y su madre tras 5 intentos
Imagen del desahucio a Carlos y su madre. Página web de PAH_BCN

Diez integrantes de los Mossos d'Esquadra han acudido este lunes a la calle Roger de Flor, de Barcelona, para desahuciar de su piso a un hombre sin recursos, Carlos, y a su madre, después de cinco intentos de lanzamiento anteriores parados gracias al apoyo de activistas por la vivienda.

El desahucio se ha realizado pese a que la familia se había amparado en la ONU en una carta que habían enviado a esta organización, la cual había sido aceptada, pero el juez no lo ha hecho y el desahucio se ha llevado adelante.

Antes de acudir a la ONU, tanto desde los movimientos sociales como desde la Oficina de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona se habían intentado varias vías.

Una de ellas fue que esta familia se acogiera a la ampliación del plan de la Generalitat Reallotgem, presentado por la conselleria de Drets Socials el pasado mes de julio en el que el Govern ponía sobre la mesa 20 millones de euros para pagar de forma temporal los alquileres a familias vulnerables con orden de desahucio marcada en los próximos 30 días y con un informe favorable de la mesa de emergencia. Al tratarse de una medida voluntaria -la propiedad tiene que aceptar- pese a que la familia cumplía los requisitos -son vulnerables y tenían orden de desahucio- no pudieron acogerse al plan al negarse la propiedad.

Desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han explicado este lunes que el desahucio se ha materializado tras tirar abajo la puerta de la vivienda por parte de efectivos de la policía catalana.

La plataforma en sus redes sociales han manifestado su malestar por lo ocurrido con Carlos y su madre. "Los Mossos e interior al servicio de los desahuciadores, saltándose la suspensión del desahucio que ha pedido la ONU a una familia vulnerable". "¡Vergüenza!".

Varias docenas de activistas de la PAH y los sindicatos de Inquilinas y de la Vivienda de Gràcia y vecinos han intentado parar el desahucio de este hombre y su madre, de 72 años, que vivían en una finca de la calle Roger de Flor, hoy sin éxito.

Los activistas de los sindicatos de inquilinas han mostrado también su rechazo al desahucio en las redes sociales con un mensaje dirigido hacia el Govern y al Gobierno de España. "El desahucio de hoy de Carlos demuestra dos cosas: uno, que se puede expulsar a familias a pesar de que éstas puedan pagar el alquiler. Dos, que la moratoria de la Moncloa no sirve".

"El Govern y la Moncloa son los responsables de que hoy una familia más se haya quedado en la calle", sentencian en el mensaje.

Además también han criticado la actuación de la justicia y de la Conselleria de Interior permitiendo el desahucio. "Vergüenza, 10 furgones de policía, el sistema judicial y la complicidad de interior para defender los intereses de un fondo buitre que ya ha desahuciado a más de 20 vecinas para especular y sacar rendimiento económico".

Carlos y su madre formaban parte, hasta este lunes, de una comunidad de inquilinos que vieron cómo el edificio en el que vivían de alquiler fue comprado por un fondo de inversión en 2017, y que se negó a renovar ningún contrato de alquiler de las 28 viviendas de las que consta el inmueble.

Desde entonces se han tenido que ir del edificio una veintena de familias al finalizar su contrato de alquiler, mientras una parte de los vecinos que quedan tienen renta antigua y no pueden ser expulsados.

Otras cuatro familias más son vecinas que llevan cuatro años, con la pandemia de por medio, resistiendo en el inmueble, entre ellos Carlos y su madre, que tienen un informe de vulnerabilidad elaborado por los servicios sociales y que necesitan un alquiler social.

Las mismas fuentes de la PAH han indicado que Carlos y su madre tienen previsto alojarse estos días en la vivienda de unos amigos y que mañana los servicios sociales del ayuntamiento les recibirán para encontrar una alternativa de vivienda.

El último intento de desahucio de esta familia vulnerable tuvo lugar hace sólo quince días y en aquel momento la comitiva judicial les alertó de que el lanzamiento se ejecutaría este lunes.

Los activistas han apoyado con pancartas, lemas y presencia física a Carlos y a su madre desde primeras horas de la mañana, calificando este desahucio como el último de 2021, que se conozca.

Carlos ha querido agradecer el apoyo recibido

Carlos ha querido transmitir su agradecimiento por el apoyo recibido, "quiero agradecer el apoyo de todos los colectivos de vivienda la PAH, el sindicato de inquilinos, la vivienda de Graciá y al resto de asociaciones que no conozco", ha afirmado el desahuciado.

Carlos también ha aprovechado para mostrar su descontento con lo sucedido y ha querido mostrar su apoyo a las personas que siguen siendo desahuciadas que no tienen el altavoz de las asociaciones o de los medios de comunicación. 

"Lo de hoy es una realidad triste, yo porque tengo el soporte de los colectivos y el altavoz de los medios lo puedo decir, pero aquí se sigue echando a gente silenciosa a la calle. Da igual si es en vísperas de navidad o no, aquí el problema son los que los permiten que son los juzgados y las fuerzas políticas", sentenció Carlos.

Más noticias