Público
Público

Demografía España supera por primera vez los 47 millones de habitantes gracias a la inmigración

La población aumentó en 392.921 personas durante 2019 y se situó en 47,33 millones. Este crecimiento es el más elevado desde 2008 gracias a la llegada de 748.759 inmigrantes.

Vida cotidiana
El crecimiento de la población se ha producido gracias a la llegada de 748.759 inmigrantes durante que compensaron el saldo vegetativo negativo. (CHEMA MOYA | EFE)

público | agencias

La población de España aumentó en 392.921 personas durante 2019 y se situó por primera vez por encima de los 47 millones de habitantes. En concreto, 47.329.981 personas vivían a 1 de enero de este año 2020 en el país. El crecimiento de la población se ha producido gracias a la llegada de 748.759 inmigrantes que compensaron el saldo vegetativo negativo.

Son datos provisionales de la Estadística de Migraciones. Año 2019 y Cifras de Población a 1 de enero de 2020, que este lunes publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que ponen de manifiesto que la población residente en España aumentó en 392.921 personas durante el año 2019.

Con este crecimiento, el más elevado desde 2008 (cuando la población aumentó en 570.333 personas), se superan los 47 millones de habitantes por primera vez en las cifras de población a 1 de enero, gracias al saldo migratorio positivo de 451.391 personas, que compensó el saldo vegetativo negativo de 57.146 personas. En términos relativos, la tasa de crecimiento anual de la población se ha acelerado desde el 0,60% de 2018 hasta el 0,84% de 2019.

El crecimiento poblacional de España se debió al incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo. El número de extranjeros aumentó en 395.168 personas durante 2019, hasta un total de 5.235.375 a 1 de enero de 2020. De hecho, por primera vez desde 2013 se vuelven a superar los cinco millones de extranjeros a 1 de enero.

Por el contrario, la población de nacionalidad española se redujo en 2.247 personas. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 106.853 personas), que no se vio compensado ni por el saldo migratorio positivo (6.804 personas) ni por las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 98.858 personas, según datos provisionales). Respecto a los españoles nacidos en España, la población se redujo en 97.930 personas a lo largo del año 2019.

Entre las principales nacionalidades, los mayores incrementos se dieron en la población colombiana (62.355 más), venezolana (53.288) y marroquí (47.346). Y los mayores descensos en la de Rumanía (-3.250), Ecuador (-1.769) y Bulgaria (-389). 

Si bien un total de 748.759 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en España; otras 297.368 personas abandonaron el país con destino a algún país extranjero (un 3,9% menos que el año anterior). Así pues, el saldo migratorio de España con el exterior fue positivo en 451.391 personas durante el año 2019, año que registra el valor más alto de la serie histórica homogénea, iniciada en 2008.

Por otro lado, de las 297.368 personas que se fueron de España 219.970 erna extranjeros y 77.398 españoles, el dato más bajo de emigración de españoles desde 2013. De las 77.398 personas, 51.250 habían nacido en España.

Así, el saldo migratorio de la población con nacionalidad extranjera fue de 444.587 personas durante 2019. Este saldo, positivo y creciente desde 2015, fue resultado de una inmigración de 664.557 personas y una emigración de 219.970.
Respecto a los 748.759 inmigrantes procedentes del extranjero, 664.557 tenían nacionalidad extranjera y los 84.202 restantes eran españoles. Según remarca el INE, en 2019 el número de inmigrantes extranjeros alcanza su valor más alto desde el inicio de la serie homogénea en 2008, mientras que el de emigrantes es el más bajo.

Por su parte, las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (35.618 salidas), la marroquí (18.628) y la británica (12.815). Estas tres fueron, además, las mayoritarias entre la población extranjera residente.

Por otro lado, el saldo migratorio de los españoles con el exterior continúa con signo positivo desde 2018. En concreto, fue de 6.804 entradas netas procedentes del exterior, como consecuencia de una inmigración procedente del extranjero de 84.202 personas y de una emigración al exterior de 77.398.

La llegada de españoles no consiste fundamentalmente en una inmigración de retorno, sino también de personas con nacionalidad española no nacidas en España (32.533 personas de las 84.202 que inmigraron habían nacido en España), tal y como reflejan los datos provisionales.

La población de nacionalidad española que llegó a España en 2019 procedía, principalmente, de Venezuela (13.239 personas), Ecuador (6.547) y Reino Unido (6.065). Por su parte, los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido (18.305 personas), Francia (9.293) y Estados Unidos de América (6.290).

Por último, respecto a las migraciones interiores en el territorio español, los mayores saldos migratorios entre comunidades durante 2019 se dieron en Comunidad de Madrid (4.442 entradas netas), Comunidad Valenciana (3.363) y Baleares (1.837). Por el contrario, Castilla y León (-2.945), Catalunya (-2.586), y Extremadura (-2.561 presentaron los saldos más negativos.

Más noticias de Política y Sociedad