Público
Público

Femen Las activistas de Femen que se encadenaron en La Almudena niegan que ofendieran los sentimientos religiosos

Las dos activistas, que han declarado este viernes en el juicio por su acción de 2014,  afirman que su intención era forzar el debate público sobre el derecho al aborto.

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2

Activistas de Femen durante su protesta en la catedral de la Almudena en Madrid EN 2014.- AFP/ARCHIVO

Las dos activistas de Femen que se encadenaron en junio de 2014 al altar de la catedral de la Almudena han declarado hoy en el juicio que no pretendieron ofender ni herir los sentimientos religiosos, sino que su acción era para crear un debate social sobre la despenalización del abordo y en un momento social donde se pretendía "cercenar el derecho de las mujeres".

Así lo han manifestado Ana y Carlota durante su declaración en el juicio que se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 23 de Madrid. Las activistas fueron detenidas por miembros de la Policía Nacional en junio de 2014 tras reivindicar el derecho al aborto libre de las mujeres con una inscripción pintada en el torso que rezaba "libertad para abortar".

Se enfrentan a una petición fiscal de pena de nueve meses de prisión por un delito de ofensa a los sentimientos religiosos. La Asociación Española de Abogados Cristianos reclama una solicitud de condena de dos años de cárcel por delitos de provocación a la discriminación, al odio y a la violencia y contra los sentimientos religiosos de los ciudadanos. Si les condenan a dos años de prisión no entrarían en la cárcel si no cuentan con antecedentes penales.

Su presidenta, Polonia Castellanos, ha reclamado tras concluir la vista oral que se deje de arremeter contra los cristianos y ha pedido respeto hacia los creyentes. "No cabe otra cosa que una sentencia condenatoria", ha apostillado.

El abogado de las activistas, Endika Zulueta, ha subrayado que no hubo profanación en la reivindicación de sus clientas en el altar de la catedral madrileña, aunque ha admitido que la acción pudo molestar dado que se desnudaron ante los fieles.

"La profanación tiene que ser algo mucho más grave", ha dicho el abogado defensor de las activistas

Así, ha insistido en que su intención era crear un debate social contra el Proyecto de Ley para penalización del aborto que impulsó el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, que finalmente no salió adelante.

"Te pueden expulsar de un templo por vestir de forma indecorosa o por no vestir. Pero eso es una cosa y otra intentar meter a alguien en la cárcel. La profanación tiene que ser algo mucho más grave. Hubo exquisito respeto a los símbolos religiosos", ha aseverado.

En esta línea, ha incidido en que lo único que se "ha profanado" son los derechos fundamentales como el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica, como "fue este caso", según ha dicho. "La intención era crear un debate social", ha aseverado.

Desde el movimiento, se apela a la absolución de las dos activistas, así como a la despenalización de los denominados "delitos religiosos" que todavía existen en el Código Penal, algo de lo que están en contra.

Una de las activistas de Femen que ha acudido a arropar a sus compañeras ha destacado que sus acciones se enmarcan dentro del marco de la libertad de expresión. Además, ha insistido en que Femen intenta cambiar a la sociedad a través de sus reivindicaciones, sin ofender.

"Si demostramos algo con Gallardón es que el colectivo feminista trabajamos juntas para defender unos derechos de las mujeres. Y eso es lo que realmente importa. Que todas trabajemos", ha reseñado. "No pretendíamos ofender ni herir los sentimientos religiosos. Respetamos los objetos religiosos", han manifestado ante el tribunal con motivo a que en el transcurso de su "performance" se encadenaron al crucifijo del altar del templo.

Más noticias en Política y Sociedad