Público
Público

Óscar Medina presumió de que su pueblo fuese más conocido tras un asesinato machista Un alcalde del PP llamó "tontos" a los funcionarios y "barrigas agradecidas" a los desempleados que cobran el paro

Óscar Medina, regidor de Torrox, fue duramente criticado por considerar que un crimen machista había tenido una "parte positiva" para su pueblo, puesto que se había hecho más conocido desde que él es alcalde. Estos son sus precedentes...

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Óscar Medina, alcalde de Torrox. / EP

Óscar Medina, el alcalde del PP en el Ayuntamiento de Torrox (Málaga) fue duramente criticado por la oposición municipal por considerar que un crimen machista había tenido una "parte positiva" para su pueblo, puesto que se había hecho más conocido desde que él es alcalde. IU exigió su reprobación, una petición a la que se sumó el PSOE, que solicitó su dimisión.

No es la primera vez que efectúa unas declaraciones oportunistas, impropias y ofensivas. El Plural recoge algunas machadas de Óscar Medina, antes y durante su etapa como alcalde de la localidad malagueña.

En 2011, calificó como “barrigas agradecidas” a los desempleados que cobraban el paro. Sucedió en la campaña de las elecciones municipales, en las que su candidatura sólo obtuvo un acta de concejal.

Medina cargó contra los funcionarios: "La Junta de Andalucía se lleva la palma en número de tontos por metro cuadrado"

En 2014, cuando ejercía como concejal de la oposición al tiempo que presidía la Mancomunidad de la Axarquía-Costa del Sol Oriental, manifestó que "la Junta se lleva la palma en número de tontos por metro cuadrado”, en lo que supuso un ataque a los funcionarios de Andalucía durante una intervención en la radio municipal.

Una vez investido como regidor, en 2015 pretendió cobrar cinco euros a los desempleados por optar a una plaza como contratados temporales del Consistorio. Medina, según El Plural, echó balones fuera y justificó que había sido una propuesta de los funcionarios que se encontraba en fase de estudio, aunque la medida figuraba en un borrador técnico que fue presentado en la junta de portavoces del Ayuntamiento.

Llamó "barrigas agradecidas" a los desempleados que cobraban el paro

En este caso, estimó que los trabajadores públicos sí que valían para algo, aunque sólo fuese para que él tirase la piedra y luego escondiese la mano tras ellos.