Público
Público

La Guardia Civil desarticula una trama de cazadores furtivos que deja 23 detenidos y 60 cotos afectados

Se les imputa delitos de falsedad documental, contra la flora, fauna y animales domésticos (furtivismo), encubrimiento, receptación y grupo criminal.

Una imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil.
Una imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil. M. A. Santos / Europa Press

La Guardia Civil ha desarticulado a un total de 23 de cazadores furtivos, uno de ellos un taxidermista, por manipular precintos de caza para reutilizarlos. La trama, cuya actividad de llevaba investigando desde mayo, habría dejado 60 cotos de varias comunidades afectados y un total de 33 delitos esclarecidos hasta el momento. 

A los detenidos se les imputa delitos de falsedad documental, contra la flora, fauna y animales domésticos (furtivismo), encubrimiento, receptación y grupo criminal. La llamada Operación Ro3buk ha intervenido 13 trofeos de corzo, cuatro trofeos de macho montés, un congelador con especies alóctonas (cotorra nanday), un cráneo de lobo y 123 precintos de caza.

En la operación se han intervenido 13 trofeos de corzo, un cráneo de lobo, un congelador con especies alóctonas (cotorra nanday) pendientes de realizar taxidermia, cuatro trofeos de macho montés y 123 precintos de caza. La mayoría de los precintos incautados estaban manipulados.

La investigación comenzó cuando la Benemérita verificó la existencia de un taller ilegal que disecaba animales en Móstoles (Madrid). En el local se estaba realizaba taxidermia sin licencia ambiental. Gracias a esa operación, hasta el momento se han esclarecido 33 delitos y se ha procedido a su clausura.

Más noticias