Público
Público

Igualdad 54 peldaños para alcanzar la conciliación

Una carrera de obstáculos ha congregado a más de 2.000 participantes en Alcobendas. Este evento, organizado por el club Malas Madres,  tiene como objetivo visibilizar la desigualdad que sufren las mujeres en el trabajo y en el hogar. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inicio de la carrera

La carrera realizada durante la mañana del domingo 7 de octubre en Alcobendas tuvo como principal función demostrar la desigualdad que las mujeres sufren en sus ámbitos privados y laborales. 

El club Malasmadres organizó gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Alcobendas una carrera de obstáculos bajo el lema "Yo No Renuncio", simbolizando las barreras que una mujer se encuentra durante su vida profesional. 

Los obstáculos que se encontrarán las corredoras empiezan por un peso que tendrán que cargar durante todo el circuito. Todo aquel que participe deberá ir acompañado de un ladrillo de 2 kilos, simbolizando así el peso de la culpa que una mujer siente cuando vuelve al trabajo tras una baja por maternidad. 

Además de esta carga extra, las participantes se encontraron con 13 obstáculos "fáciles de superar" según la organización, pero que simbolizan las barreras a las que se enfrentan las mujeres en su carrera profesional. 

Una carrera con muros y peldaños

Pruebas de equilibrio para jugar con la dificultad de las mujeres para coinciliar la vida personal y profesinal, muros en mitad del recorrido para representar los techos de cristal y 54 peldaños que hay que subir en referencia a cada minuto de tiempo libre al día que tienen las madres después de la doble jornada laboral. 

A la carrera acudió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que además hizo promoción del acto en su cuenta de Twitter. 

Dos euros de cada inscripción a la carrera se destinarán a la Fundación Aladina, una ONG ayuda a niños y adolescentes enfermos de cáncer, así como a sus familias.

Laura Baena, presidenta de Malasmadres, manifestó que lo hacen para visibilizar la desigualdad: “Va a ser un grito en familia por la conciliación”.