Público
Público

El PP se queda solo contra la ley que permite a los trans cambiarse de nombre y sexo en el registro sin declararse enfermos 

La mayoría de grupos se posicionan a favor de una propuesta de ley del PSOE que responde a reivindicaciones históricas del colectivo transexual. El texto prevé que los menores de 16 años puedan pedir un cambio de género en el Registro Civil sin la autorización de sus progenitores o tutores y que no sea necesario demostrar disforia de género para tramitarlo

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Manifestación a favor de la despatologización trans.

El Congreso tramitará una proposición de ley del PSOE que permite a los menores de 16 años solicitar un cambio de género en el Registro Civil sin la autorización de sus progenitores o tutores. Todos los grupos, excepto el PP, han votado a favor de esta norma, que prevé que el menor pueda hacer la solicitud a través del Ministerio Fiscal en el caso de que sus representantes se opongan al cambio de género. De esta forma, será un juez quien resuelva el procedimiento "teniendo siempre en cuenta el interés superior del menor". 

El Pleno del Congreso da luz verde así al fin de la estigmatización del colectivo transexual, que lleva años reclamando este tipo de medidas. Según la propuesta de ley aprobada este martes, también podrán solicitar el cambio de género los extranjeros con residencia en España que acrediten la imposibilidad de llevar a cabo este proceso en su país de origen porque implique riesgo para su vida. Además, la iniciativa socialista señala que la efectividad del derecho al reconocimiento de identidad sexual no se podrá condicionar "en ningún caso" a la acreditación de haberse sometido a cirugías, terapias hormonales o tratamientos psicológicos, psiquiátricos o médicos. Así se logra la llamada "despatologización de la transexualidad", una reivindicación histórica del colectivo transexual. Hasta ahora, las personas trans que quieren pedir un cambio de género en el registro necesitan un diagnóstico médico o psicológico que acredite que padecen disforia de género y que han sido tratadas durante un mínimo de dos años.

La iniciativa de los socialistas supone una modificación de la ley 3/2007 de 15 de marzo, aprobada precisamente por el Gobierno socialista en 2007

La iniciativa de los socialistas supone una modificación de la ley 3/2007 de 15 de marzo, aprobada precisamente por el Gobierno socialista en 2007 y que, como han señalado varios grupos parlamentarios, situaba en 16 años la edad permitida para poder registrar el cambio y excluía a los ciudadanos extranjeros. A pesar de que su toma en consideración ha sido apoyada por la mayoría de partidos, muchos de ellos han afeado al PSOE que haya tardado diez años en corregir una ley "injusta e insuficiente", en palabras de Teresa Jordà (ERC). 

Ahora, si esta ley sale adelante, "toda persona de nacionalidad española y con capacidad legal para ello podrá solicitar la rectificación de la mención registral de sexo" y que esta petición "no precisa más requisitos que la declaración expresa de la persona interesada" junto con los datos necesarios de la inscripción que se pretende rectificar y, en su caso, del número del Documento Nacional de Identidad. 

Para el Partido Popular, que ha votado en contra, la norma incurre en una "clara inseguridad jurídica" en lo relativo a los menores de 16 años y a los ciudadanos extranjeros. Su representante, María del Carmen Dueñas, sólo ha argumentado su oposición a la propuesta de ley en términos técnicos.

El resto de grupos, sin embargo, se han mostrado claramente de cuerdo con la propuesta. Miguel Ángel Garaulet ha defendido el apoyo de Ciudadanos a la iniciativa socialista afirmando que "la negación de la identidad es lo más cruel que se le puede hacer a un ser humano" y Marta Solri, representante de Compromís, ha mostrado desde la tribuna la imagen del beso de una concursante de OT con su novio transexual diciendo que en ella sólo ve "amor, respeto y personas".

La más crítica ha sido Maria del Mar García, representante de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, quien ha aprovechado su intervención para recordar que la  iniciativa del PSOE está incluida en la ley LGTBI propuesta por su grupo y cuya tramitación está "impidiendo la Mesa del Congreso [donde tienen mayoría PP y C's] con seis prórrogas del plazo de enmiendas".