Público
Público

Las imágenes de los montes carbonizados en Llutxent señalan los peligros de una mala planificación urbanística

Greenpeace señala que el 80 % de municipios españoles están situados en alguna Zona de Alto Riesgo (ZAR) por incendios forestales y carece de planes de emergencia.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Imagen de la devastación en Llutxent. GREENPEACE / PEDRO ARMESTRE

La organización Greenpeace documenta con imágenes y vídeos los daños ocasionados por el fuego en el incendio forestal que ha afectado desde el lunes a varios municipios del sur de la Comunidad Valenciana, que se inició en Llutxent, y plantea la urgente necesidad de una "planificación urbanística".

El fotógrafo Pedro Armestre ha documentado los daños causados y las consecuencias del fuego, que ha calcinado más de 3.000 hectáreas en varias zonas de los términos municipales de Gandia, Llutxent, Pinet, Ador, Barx y Quatretonda, y que ha obligado a la evacuación de más de 2.600 personas.

[Consulte la fotogalería]

Las imágenes muestran algunas viviendas con piscina construidas en medio de pinares y vegetación, lo que se denomina interfaz urbano-forestal, situación que la organización analiza en el informe 'Protege el bosque, protege tu casa', presentado en junio pasado.

En las fotos de Armestre se observa la dificultad de algunas naves que trabajan en la extinción del fuego para acceder a las zonas donde las llamas avanzan "convirtiéndose en un auténtico polvorín", señala la responsable de la campaña de Incendios de la organización, Mónica Parrilla.

Urbanizaciones  afectadas por el incendio forestal de Llutxent, en Gandía. Greenpeace/Pedro Armestre

"Tenemos un paisaje que, lejos de ser bucólico, es inflamable debido a las olas de calor como consecuencia del cambio climático", según Parrilla.

Según el estudio, el 80 % de municipios españoles están situados en alguna Zona de Alto Riesgo (ZAR) por incendios forestales y carece de planes de emergencia.

El documento señala que solo cinco de las 17 comunidades autónomas cuenta con planes de prevención de incendios forestales, que, sin embargo, "no llegan al aprobado".

Pese a estar recogidas en la Directriz Básica de Planificación y Protección Civil, las medidas de autoprotección son aún "anecdóticas" en España, según Greenpeace.

Las conclusiones del estudio realizado en colaboración con la consultora Medi XXI, recogen que los bosques en España están sufriendo cada vez más un interfaz urbano "aberrante", en el que las viviendas se construyen en el monte "sin planificación".

Las viviendas se edifican por cuestiones estéticas sin evaluar los riesgos de incendios forestales, señala Greenpeace, por lo reivindica una planificación urbanística más adecuada al medio, que cumplan con la normativa de prevención, emergencia local y autoprotección.

Más noticias en Política y Sociedad