Público
Público

Volcán La lava del volcán de La Palma llega al mar en una zona de acantilados en la costa de Tazacorte

El magma ha ido cayendo desde una altura de unos 100 metros por un acantilado situado en las cercanías de la playa El Guirre. Lo ha hecho lentamente y lo único que se ha podido ver son piedras candentes que se precipitaban al agua. 

La colada de lava que emerge de la erupción volcánica de La Palma llega al mar en una zona de acantilados en la costa de Tazacorte. EFE/Instituto Español de Oceanografía
La colada de lava que emerge de la erupción volcánica de La Palma llega al mar en una zona de acantilados en la costa de Tazacorte. Instituto Español de Oceanografía / EFE

Diez días después de que el volcán de La Palma entrara en erupción la lava ha llegado al mar. Lo ha hecho en una zona de acantilados en la costa de Tazacorte. Ha ido cayendo de forma lenta y lo único que se ha podido ver a lo lejos son piedras candentes que caían al mar, según la retransmisión de la Televisión Canaria y las imágenes facilitadas desde el buque del Instituto Español de Oceanografía Ramón Margalef.

La oscuridad de la noche no permite ver las columnas de vapor de agua que supuestamente se han debido formar por el choque térmico de la lava con el mar, columnas que llevan unos gases que pueden resultar tóxicas para los ojos, los pulmones y la piel. Sí se constata un humo negro, que forma parte del proceso que se produce cuando la lava cae al mar.

Momentos antes de que la lava llegara al mar, pasadas las 11 de la noche, se había evacuado la zona del puerto de Tazacorte, en el que se congregaban, entre otros numerosos periodistas, que se han desplazado hasta el mirador de la montaña El Time. Desde allí se divisa desde la lejanía la caída de la lava por el acantilado situado ligeramente al norte del lugar donde cayeron las coladas de lava del volcán de San Juan en 1949.

La lava ha caído al mar desde una altura de unos 100 metros por un acantilado situado en las cercanías de la playa El Guirre, en Tazacorte. Tras el parón de este lunes en la erupción volcánica, el magma, según han explicado los especialistas, ha emergido de zonas más profundas por lo que la lava está más caliente y se ha desplazado con mayor rapidez, especialmente en los últimos metros.

Un barco guardacostas pasa cerca de donde la lava de la erupción de la isla de La Palma está tocando ya el mar, cenrca del Puerto de Tazacorte. REUTERS/Nacho Doce
Un barco guardacostas pasa cerca de donde la lava de la erupción de la isla de La Palma está tocando ya el mar, cenrca del Puerto de Tazacorte. Nacho Doce / REUTERS

Los vulcanólogos han advertido estos días a la población de que no se acerque al río de lava cuando entre en contacto con el agua del mar porque pueden producirse nuevas explosiones y también intensificarse el humo que lleva sustancias tóxicas para los ojos, los pulmones y la piel. 

El Cabildo de La Palma ha resaltado que la lava ha llegado "al mar en Tazacorte siguiendo un recorrido que no ha provocado ninguna pérdida personal" y ha pedido que se sigan las recomendaciones de no acercarse y respetar el confinamiento en zonas próximas.

Por su parte, el Instituto Español de Oceanografía ha explicado que lava está generando un "impresionante" depósito de más de 50 metros de altura en solo 45 minutos y que sigue creciendo. Han añadido que desconocen que tipo de depósito será, pero han afirmado que no se formará una montaña cónica. "Nos referimos a que se encuentra a más de la mitad de altura del cantil costero que tiene una altura aproximada de 100 metros", han concretado.

El oceanógrafo Eugenio Fraile, a bordo del buque Ramón Margalef, ha explicado en la Radio Televisión Canaria que "ver como esas coladas incandescentes acaban saltar un precipicio de más de 100 metros y acaban de formar una montaña que ya llega casi a la cima del acantilado es impresionante". "Es una pirámide perfecta dorada que está mezclándose con el océano", ha añadido.

La lava ya había cruzado la carretera de Tazacorte esta tarde, después de entrar en una zona de plataneras, donde ha quemado plásticos de invernaderos y fertilizantes, con lo que se ha creado a primera hora de la tarde una nube tóxica, ya diluida, y que no ha supuesto ni daño ni peligro para las personas, puesto que se ha mantenido dentro de la zona de exclusión. 

Durante este martes la isla de La Palma ha registrado un total de 29 terremotos en diferentes puntos, desde Villa de Mazo a Fuencaliente o El Paso, con intensidad entre 2 y 3,3 puntos de magnitud de la escala Richter.

El volcán, en fase efusiva

Ahora predomina la fase hawaiana o efusiva, en la que el volcán solo emite lava, en un contexto en el que es normal que se alternen periodos de incremento y descenso de la actividad eruptiva. La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco ha explicado que el volumen estimado, mediante medidas termográficas, del cono generado es de 10 millones de metros cúbicos y que la morfología del mismo sigue cambiando constantemente, con sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración.

En esta fase el volcán solo emite lava

Las deformaciones del suelo se siguen estabilizando en los componentes horizontales y ha habido una disminución en el vertical. La tasa de emisión de dióxido de azufre registró en la jornada del lunes "un decrecimiento marcado", en torno a las 567 toneladas diarias.

Los cambios meteorológicos en las próximas horas pueden dirigir la nube de cenizas hacia La Gomera y Tenerife y afectar al tráfico aéreo, que ya se encuentra perturbado porque la principal compañía de vuelos interinsulares, Binter, mantiene suspendidas las conexiones con la isla por razones de seguridad.

Cerca de 600 viviendas destruidas

La lava ha destruido ya cerca de 600 viviendas por ahora, según recuentos provisionales, muchas de ellas primeras y únicas residencias de algunos de los 6.200 evacuados, que se distribuyen por casas de amigos y familiares, centros sociosanitarios y hoteles. Mientras, el Consejo de Ministros ha declarado a toda la isla zona catastrófica y ha aprobado las primeras ayudas, 10,5 millones de euros destinados a adquirir 107 viviendas para los damnificados, así como muebles y electrodomésticos.

El Consejo de Ministros ha declarado a toda la isla zona catastrófica

Son parte de las ayudas de urgencia previas a la fase de reconstrucción de la isla, que consistirá en la reparación y restauración de daños en viviendas, infraestructuras viarias hidráulicas, explotaciones ganaderas, cultivos, zonas forestales y equipamientos públicos.

El primer centenar de estas viviendas, que serán adquiridas en propiedad por el Gobierno de Canarias, estarán ya disponibles a principios de octubre y se espera contar con 300 a finales de año. "Tenemos que resistir, rescatar y avanzar", ha dicho en el Parlamento autonómico el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Más noticias